• ¿Por qué viajar?

    Angkor Wat .

    ..Para qué viajar, más bien.

    Tiene que ver con la necesidad de contrastarnos, de saber que existe algo más allá de lo que vivimos en nuestros países, en nuestras sociedades, en nuestra familia, en nuestra casa o trabajo.

    Que hay otro tipo de belleza, que constantemente podemos seguirnos desafiando porque en cada viaje se pueden vivir aventuras, retos, situaciones divertidas e incómodas. Desde la comida (que no puedes andar pidiendo pollo con papas fritas todos los días de tu viaje) hasta el hecho de quedarte varado en el aeropuerto porque no sabias que necesitabas la visa shengen si querías hacer tránsito en dos países europeos. Echas de menos hasta el pollo a la brasa del restaurante de la esquina (que rico suena, luego de tanto PAD thai) a tus padres, tu mascota, y hasta a los amigos del trabajo. Puedes descubrir que un tigre cuando crece en cautiverio, puede convertirse en una mascota, que un elefante puede ser un estupendo medio de transporte, descubrir que hasta la persona más ajena o más extraña puede tenderte una mano; o que no había que tenerle tanto miedo a una moto.

    Tu cerebro se reprograma a conducir por la izquierda, y ya no por la derecha;  a saber que sonreír siempre es la mejor arma ante cualquier situación.

    Estas líneas se escribieron en Tailandia, y si bien los omnipresentes crucifijos en las iglesias cristianas fueron reemplazados por Budas, decir que esto es la religiosidad de este país es un acto de estupido reduccionismo. Es mas, mucho más. Hindúes en algunos lugares del Norte, Ayuthaya o Chiang Raí, incluso en la vecina Siam Reap (Camboya), e importantemente musulmana en una isla como Koh Lanta, en Krabi. Picante con comida en el norte, delicias vietnamitas un poco más al sur, arroz cocido en piña en la deslumbrante Camboya, o un aguardiente hecho con abejas maceradas. 

    Viajo porque me gusta, viajo para descubrir el mundo, para vivir experiencias que queden grabadas en el alma, pero por sobre todas las cosas… para recordar que aun me queda mucho por aprender y descubrir.

    Puntuación: 0 / Votos: 0

1 RespuestaLejos.

  1. Mónica dice:

    Un encuentro con lo mágico y subjetivo que se convierte en lo real y maravilloso que es el disfrutar cruzar tus propias fronteras mentales y físicas; para abrir esa puerta imaginaria a realidades diversas, aquí o fuera de tu Perú.

Deja un comentario