SOBRE LOS DETERMINANTES DE LA COLUSIÓN EN LAS COMPRAS PÚBLICAS: EL CASO DE CHILE

Elaborado por la División de Mercado Público, Departamento de Investigación, Dirección de Compras y Contratación Públicas: ChileCompra, Ministerio de Hacienda, Chile

A continuación, se transcribe el resumen, la parte introductoria y la conclusión del paper. Al final, se muestra el link donde encontrará el texto completo.

El trabajo de investigación es muy interesante, recomiendo su lectura y difusión.

Resumen:

Este paper intenta explicar los determinantes de la colusión y sus consecuencias económicas para las compras públicas. Empleando una amplia variedad de modelos econométricos para la colusión, el documento concluye que la colusión es generada principalmente por el sector productivo, la independencia del organismo comprador, el monto de dinero involucrado, la posibilidad de subcontratación, la cantidad de ofertas y el esquema de adjudicación múltiple. Después de esta investigación, se implementó un enfoque econométrico estándar de regresiones MCO, Probit y Logit para obtener los determinantes, su significancia y su magnitud. Las variables independientes y dependientes fueron escogidas a partir de un profundo análisis bibliográfico, junto con consultas a los expertos en el organismo chileno de compras públicas. Los resultados de este estudio no son completamente concluyentes, debido a que estamos considerando posibilidades de colusión, sin el correspondiente juicio legal.

Introducción:

La Dirección de Contratación y Compras Públicas es la institución responsable de proveer una exclusiva y centralizada plataforma para ejecutar todas las compras que requieren los organismos públicos en Chile. En este sentido, uno de los principales objetivos de esta institución es generar las condiciones para un mercado eficiente y no discriminatorio. Así, uno de los principales objetivos estratégicos de esta entidad es proporcionar los medios para lograr la transparencia, y por lo tanto es fundamental preguntarse cómo lograr la libre competencia y el comportamiento no-coludido.

Según su experiencia en el trabajo cotidiano, nuestros funcionarios saben que la colusión puede afectar a los procesos de dos maneras principales. Por un lado, la colusión no permite la libre competencia o intercambio necesarios para obtener precios eficientes; es decir, la colusión genera graves pérdidas económicas a través de pagos excesivos o injustificados (especialmente en el caso de la colusión entre proveedores). Por otro lado, la colusión daña seriamente la percepción de transparencia (especialmente en el caso de la colusión entre un proveedor y un comprador público).

La colusión se previene y detecta utilizando dos herramientas principales. En primer lugar, como una herramienta de prevención, los organismos públicos compradores pueden utilizar checklists, o listas de control1, para preparar sus bases de licitación y contratos. Una segunda herramienta valiosa es el checklist de detección, que se utiliza una vez de abierto el proceso de licitación, para percibir cualquier irregularidad que afecte negativamente una competencia normal. Un tercer método en la lucha contra la colusión es detectar patrones de comportamiento utilizando un procedimiento de data mining, o minería de datos.

Aunque este procedimiento no es concluyente, ofrece una perspectiva valiosa acerca de cuáles son los sectores más susceptibles a la colusión, permitiendo al supervisor utilizar recursos limitados de manera eficiente.

Finalmente, este estudio proporciona un marco inicial para detectar la manifestación de eventos de colusión. El valor agregado de esta investigación está basado en el uso y procesamiento de datos crudos, aplicando pruebas econométricas estándares.

Conclusiones:

Al utilizar un enfoque estándar de análisis MCO, Probit y Logit, podemos encontrar patrones de comportamiento que indican la presencia de colusión. La variabilidad explicada no es demasiado grande, debido a que es un fenómeno sutil. Sin embargo, este análisis nos permite obtener poderosas perspectivas para enfocarnos eficientemente en los sectores más susceptibles a la colusión.

Nuestro análisis no es completamente concluyente, porque no está basado en juicios ni fallos legales; se consideran los resultados sobre la base de las anomalías en el comportamiento de las ofertas, precios y esquema de adjudicación. Para lograrlo, necesitaríamos una base de datos uniforme y procesada que incluya los casos en que se ha determinado legalmente un ilícito de colusión. La construcción de este tipo de base de datos sería muy importante, pero no se ha realizado a la fecha.

Hemos demostrado la robustez de nuestros resultados, realizando un sencillo conjunto de pruebas, tomando en cuenta los supuestos econométricos y el razonamiento de las estimaciones. En un análisis posterior, podríamos ejecutar una mayor diversidad de pruebas, pero suponemos que los resultados no serían muy distintos.

Claramente, la colusión puede clasificarse en dos categorías: colusión entre proveedores u oferentes (O-O) y colusión entre comprador y proveedor (O-D). A realizar un análisis estándar de componentes principales, hemos determinado que, desde los componentes principales de las cinco variables dependientes, hay dos dimensiones principales de colusión que se relacionan con la oferta y la relación ilícita entre oferta y demanda.

Los resultados indican que el sector productivo, la independencia del organismo comprador, el monto involucrado, la posibilidad de subcontratación, la cantidad de ofertas, y el esquema de adjudicación múltiple son determinantes de la colusión. Por lo tanto, dependiendo del tipo de ilícito, existe una necesidad de concentrarse en las licitaciones de organismos compradores más independientes, con opciones de subcontratación y la posibilidad de adjudicación múltiple.
Un análisis más profundo debiera incluir una estimación de datos de panel, para poder observar la variación en el tiempo y de los grupos. Más aún, utilizando esta herramienta econométrica podríamos hacer algunas inferencias acerca de los efectos de la estacionalidad. En este sentido, uno de los análisis pendientes tiene que ver con el costo económico total de la colusión.

Si desea acceder al texto completo haga clik en la siguiente dirección:
http://www.chilecompra.cl/secciones/gestion_y_estudios/documentos/PaperColusionESP.pdf

Leer másSOBRE LOS DETERMINANTES DE LA COLUSIÓN EN LAS COMPRAS PÚBLICAS: EL CASO DE CHILE

Evaluación de las personas al servicio de los Órganos Encargados de las Contrataciones (OEC) del Estado

SERVIR “realizará pruebas, que usan tecnología de Internet, que tienen como objetivo identificar las brechas de conocimientos de las personas al servicio del Estado, con el fin de adecuar las estrategias de capacitación a las necesidades que se diagnostiquen. Para ello, como primer paso, se vienen aplicando una serie de pruebas de conocimientos a las personas que prestan servicios a los sistemas administrativos relacionados con el ciclo de gasto del Estado”.

En lo que respecta al Sistema de Abastecimiento, uno de los 14 sistemas administrativos que actualmente existen, se ha ha publicado el cronograma de actividades, procedimiento para participar y los temas que serán objeto de evaluación.

CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES

Primera etapa de registro: envío de datos de los Jefes de las Oficinas de Administración.

Inicio del plazo: 28/08/2010

Vencimiento del plazo: 30/09/2010

Segunda etapa de registro: llenado del aplicativo virtual con los datos de las personas que prestan servicios en los OEC.

Inicio de plazo: 28/08/2010
Cencimiento de plazo: 30/09/2010

Publicación de las áreas temáticas de las pruebas en el portal de SERVIR.

Inicio de plazo: 20/09/2010

Publicación y comunicación electrónica de las fechas e indicaciones específicas para la rendición de las pruebas de conocimientos.

Inicio de plazo: 04/10/2010

PROCEDIMIENTO PARA PARTICIPAR

Para participar, se seguirá el siguiente procedimiento:

1. Registro de personas que prestan servicios en los Órganos Encargados de las Contrataciones (OEC): Para desarrollar el Diagnóstico de Conocimientos, una primera tarea es identificar a cada una de las personas que participarán de este proceso. El registro se realizará en dos etapas:

Etapa 1. Registro de Jefes:

Los Jefes de las Oficinas Generales de Administración, o quien haga sus veces, deberán completar el Anexo 1 de la Directiva Nº 002-2010-SERVIR/GDCR con sus datos personales. Una vez que se ha completado el formato del Anexo 1 con la información pertinente, éste deberá ser remitido en versión electrónica a diagnóstico@servir.gob.pe. Asimismo, dicho formato deberá ser enviado en versión física, y debidamente visado por el Jefe de Recursos Humanos o el que haga sus veces, a la siguiente dirección:

Autoridad Nacional del Servicio Civil – SERVIR
Diagnóstico de Conocimientos OEC
Pasaje Francisco de Zela 150 Piso 10 – Jesús María
Lima – Perú

*Este Anexo deberá estar firmado por el jefe de la OGA y visado por el responsable de Recursos Humanos de la entidad. El plazo vence el 30 de septiembre.

Cuando SERVIR reciba el Anexo Nº 1, lo cotejará con RENIEC. En caso la información remitida por la entidad sea incorrecta o esté incompleta, SERVIR la reenviará a la entidad para su corrección. Los jefes cuyos datos se verifiquen sin problema recibirán una contraseña personal por parte de SERVIR, para que procedan al registro de las personas que prestan servicios en los OEC de su entidad.

Etapa 2. Registro de operadores:

Los jefes de las OGA, o quien haga sus veces, deberán registrar los datos de las personas que prestan servicios en los OEC de sus respectivas entidades, especificando además las funciones que éstos cumplen en el ciclo de contrataciones. Este proceso deberá ser realizado a través del siguiente aplicativo, valiéndose de la contraseña que SERVIR le alcance al correo electrónico consignado una vez concluida la etapa anterior. Para realizar este registro, el Jefe de la OGA cuenta con tres días después de haber recibido la comunicación electrónica de SERVIR.

Esta información también deberá ser remitida en versión física a SERVIR, debidamente visada por el Jefe de Recursos Humanos o el que haga sus veces, para que pueda también ser cotejado con RENIEC.

2. Distribución de usuarios y claves a las personas que prestan servicios en los OEC

Una vez concluido el registro de las personas que prestan servicios en los OEC, SERVIR remitirá a cada persona registrada un correo electrónico con el usuario y la contraseña personales. Además, remitirá información vinculada al cronograma de las pruebas, las áreas temáticas e información relevante sobre el Diagnóstico.

Con esta comunicación, cada persona registrada estará apta para rendir la prueba de acuerdo al cronograma que establecerá SERVIR.

3. Publicación de áreas temáticas que formarán parte de la prueba

SERVIR, en coordinación con OSCE y un grupo de especialistas en contrataciones del Estado, ha identificado las áreas temáticas que formarán parte de la prueba para cada persona que presta servicios en el OEC. Estas áreas temáticas serán publicadas en esta página web a partir del 20 de septiembre de 2010.

4. Publicación de cronograma de pruebas

A partir del 4 de octubre de 2010, SERVIR publicará en su página web y comunicará por correo electrónico el cronograma para rendir la prueba, cada operador es responsable de identificar la fecha en la que le corresponde rendir la prueba.

5. Preparación individual para rendir la prueba

El instrumento del Diagnóstico de Conocimientos es una prueba que se rendirá vía internet, para lo cual es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones (como preparación para rendir la prueba):

La prueba sólo estará disponible durante 1 hora, entre las 8:00 y 9:00 horas en la fecha en la que le corresponda a cada persona.
Se rendirá la prueba en la computadora que usualmente se tiene asignada en el centro de trabajo.
Cada persona será responsable de verificar que su computadora cuente con los requisitos técnicos necesarios para rendir la prueba unos días antes de la fecha establecida por SERVIR. Estos requisitos técnicos se encuentran disponibles aquí.

6. El día de la prueba

El día de la prueba, las personas registradas y que hayan recibido su contraseña deberán:

Llegar a su centro de trabajo a las 7.30 horas para prepararse para la prueba: verificar conexión a internet de su equipo, encender el equipo, etc.
Deberán tener a la mano el usuario y contraseña remitidos por SERVIR.
A la hora indicada, ingresar al entorno virtual de la prueba disponible en esta página web.

7. Entrega de resultados individuales

Media hora después de culminada la prueba, cada persona evaluada recibirá sus resultados en su correo electrónico. Los resultados indicarán las brechas de conocimientos por temas.

En caso de que no reciba sus resultados, por favor, comunicarse de manera inmediata con SERVIR al correo electrónico diagnostico@servir.gob.pe o al teléfono 206 3370.

8. Entrega de resultados consolidados

ÁREAS TEMÁTICAS

Una vez que todas las personas registradas hayan rendido la prueba, SERVIR emitirá una comunicación a los titulares de las entidades con los resultados consolidados por entidad.

Planificación, programación y actos preparatorios

I.1. Programación

Elaborar el PAC: Consolidación y valorización de los requerimientos, seguimiento al usuario para que remita el cuadro de necesidades.
Modificar el PAC: Conocer los procedimientos y los supuestos, así como los trámites administrativos, elaborar la resolución o documentos pertinentes.
Registrar la aprobación del PAC así como sus modificaciones.
Efectuar el seguimiento y evaluación del PAC. Requerir las razones del incumplimiento de la programación.

I.2. Actos preparatorios

Analizar la pertinencia del requerimiento en relación con la programación. Verificar la coherencia del pedido o requerimiento con la programación enmarcada en el PAC.
Proceder con el estudio de las posibilidades que ofrece el mercado. Determinación del valor referencial, considerando componentes adicionales como uso de diversas fuentes, descuentos por volúmenes, pluralidad de marcas y postores, etc.
Tramitar la disponibilidad presupuestal ante el órgano competente.
Proyectar el documento aprobando el expediente de contratación: identificación de la dependencia usuaria, consignación del informe de estudio de posibilidades, establecimiento del valor del proceso, determinación del tipo de proceso, entre otros.

Tramitar ante las dependencias competentes, la propuesta de miembros del Comité Especial.
Elaborar un proyecto de bases que se presentará al Comité Especial para que sea aprobado.

Ejecución de procesos de selección

II.1. Procedimientos regulares

Apoyar al Comité Especial en el registro del proceso de selección.
Apoyar al Comité Especial en el registro de participantes.
Asesorar en la absolución de consultas y observaciones.
Proceder con la integración de las bases en el sistema, de acuerdo con la normativa de contratación pública, y registrarla en el sistema.
Asesorar en la evaluación de propuestas, de acuerdo con las disposiciones normativas y criterios establecidos por el OSCE. Proponer el acta de evaluación.

II.2. Supuestos no previstos

Asesorar al Comité Especial cuando encuentra supuestos de vicios que pueden acarrear la nulidad de los procesos. Conocer los supuestos del artículo 56 de la Ley.
Asesorar al Comité Especial cuando se pretenda cancelar el proceso de selección.
Asesorar al Comité Especial en las acciones a tener en consideración si existe duda razonable respecto de la veracidad de un documento presentado en una propuesta técnica.
II.3. Interposición de apelaciones
Asesorar al Comité Especial en los casos en que uno o varios postores interpongan recurso de apelación.

Formalización y ejecución contractual

III.1. Procedimiento de formalización

Citar los ganadores de la buena pro para la formalización del contrato. Formalizar órdenes de compra o servicios.
Conocer los requisitos para la notificación.
Conocer la consecuencia de no seguir los procedimientos de citación.
Elaborar el proyecto de contrato que será suscrito por el representante de la entidad y el representante del ganador de la buena pro.

Conocer los procedimientos del compromiso del gasto para la emisión de las órdenes de compra o servicio. Manejar los sistemas informáticos tanto internos como el SIAF –SP, si están sujetos a éstos.
Registrar el contrato en el SEACE.
Custodiar los documentos del expediente de contratación.

II.2. Irregularidades en el contrato

Tramitar la nulidad de los contratos cuando se detecten los supuestos del artículo 56 de la Ley. Conocer las consecuencias de una nulidad.
Supervisar el contrato. Tramitar los requerimientos previos de cumplimiento ante el contratista.

Conocer el procedimiento en la entrega para proceder con un plazo de subsanación de observaciones.

Proceder con la fiscalización posterior de los documentos.
Conocer los procedimientos para recurrir a una conciliación o arbitraje en defensa de la entidad. Conocer los procedimientos de solicitud, recusación de árbitros, entre otros.

Si desea ir a la fuente de esta informacion presione el siguiente link:
http://www.diagnostico-capacidades.gob.pe/html/abastecimiento_proceso.html

Leer másEvaluación de las personas al servicio de los Órganos Encargados de las Contrataciones (OEC) del Estado

LA CRISIS ALIMENTARIA: RESPUESTA EUROPEA A UN PROBLEMA GLOBAL

Por: José Ángel Sotillo
Profesor de Relaciones Internacionales
Universidad Complutense de Madrid

Trabajo auspiciado por la Fundación Carolina

Ya en 1951 Josué de Castro, que llegaría a director general de la FAO, nos advertía en su obra Geopolítica del hambre, de las distintas formas que reviste la escasez de alimentos (hambre, hambrunas, desnutrición crónica), y que el hambre no sólo tenía geografía, sino también política. Es una buena forma de enfrentar el por qué de las crisis alimentarias y qué se hace para resolverlas, especialmente por parte de la Unión Europea.

Consideramos que las crisis alimentarias son situaciones periódicas graves aunque coyunturales —de hecho, si vemos ahora los medios de comunicación parece que el problema ha desparecido—, mientras que la inseguridad alimentaria es algo estructural para una parte del planeta, que no puede ejercer, por tanto, el derecho a la alimentación. Hablamos de derecho (no sólo ayuda) a la alimentación, de que es insuficiente el ya tópico “no le des un pez, enséñale a pescar”, pues los peces ya se los han llevado, y de que la ayuda incluso puede ir en contra de la dignidad humana. El siguiente escalón sería hablar de soberanía alimentaria.

El mapa mundial de la alimentación queda reflejado en Obesos y famélicos (Los Libros del Lince), la obra de Raj Patel: hoy se producen más alimentos que nunca, pero 800 millones de seres humanos mueren de hambre. Por otro lado, 1.000 millones de personas, una de cada seis, sufren sobrepeso.

Mientras en Europa, y en otras partes del mundo rico, vivimos atemorizados por las consecuencias de la crisis económica, a la que se suma la crisis energética, muchos de nuestros otros vecinos del planeta tienen que enfrentarse a la llamada crisis alimentaria. Quizá esa gente no sepa que son las hipotecas subprime —la verdad es que muchos de nosotros tampoco— pero conocen de sobra qué ha supuesto el alza de los precios de los alimentos y la escasez de productos, ante lo que poco puede hacer el mundo pobre, sin dejar de ser paradójico que muchos países pobres sean productores de materias primas.

La sensación es, una vez más, de frustración. A la fallida Cumbre de Roma (5 de junio de 2008) sobre “Seguridad alimentaria mundial: los desafíos del cambio climático y la bioenergía” (para ver la situación en perspectiva: OECD-FAO Agricultural Outlook 2008-2017), hay que añadir el nuevo intento nulo en las negociaciones para salir del atolladero en la Ronda de Doha —¡desde 2001!— de la Organización Mundial de Comercio (OMC), y el incumplimiento del Programa de Desarrollo, tal como anunciaba su director, Pascal Lamy, el 29 de julio de 2008.

La crisis alimentaria pone en evidencia los límites de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y la propia cooperación para el desarrollo. Desde la Unión Europea se afirma que no alcanzar los ODM sería un desastre para los países en vías de desarrollo, un fracaso para Europa y una amenaza potencial para la estabilidad mundial.

¿Por qué la crisis alimentaria? Como sucede en otros casos, las causas son múltiples. Desde la mayor demanda por parte de algunos países —en los que la población aumenta y, a la vez, tiene mayor poder adquisitivo—, la subida de precios (como el gasóleo, los costes del transporte, o los fertilizantes, cuyo precio se ha incrementado en un 350% desde 1999), o las restricciones a la exportación para garantizar el consumo interno y mayores ganancias en las ventas, hasta la especulación en los alimentos considerados simplemente como mercancías con las que aumentar dividendos (recordemos que el precio de referencia del trigo se fija en la Bolsa de Chicago). Las “leyes” del mercado nada tienen en cuenta el derecho a las necesidades básicas, incluida la alimentación.

Para colmo, la crisis energética pone en ascenso la utilización de materias primas para biocombustibles (un informe del Banco Mundial responsabiliza a los biocombustibles de un 75% de la subida de precios de los alimentos).
Ha quedado clara la insuficiencia de medios para hacer frente a lo que la responsable del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Josette Sheeran, define como un “tsunami silencioso” —también se habló de tormenta perfecta y Jean Ziegler la califica como “silencioso asesinato en masa”—, que lleva al hambre a unos 100 millones de personas, lo que conduce a poner en peligro la paz y la seguridad. Alimentos como el arroz, el trigo o el maíz han duplicado su precio en los últimos meses, mientras que los recursos con los que cuentan instituciones como el PMA son absolutamente insuficientes.

¿Cómo repercute la crisis en el planeta? No es de extrañar que haya habido explosiones de violencia a lo largo y ancho del mundo pobre, como en Haití, México, Marruecos, Senegal o Costa de Marfil. ¿Cómo afecta la crisis a una de las principales corporaciones globales de la alimentación? Comprobando los datos anunciados el 7 de agosto del líder mundial en alimentación, Nestlé, estos arrojaban un beneficio de 3.200 millones de euros entre enero y junio, un 6,1% más que el trimestre anterior. De nuevo las crisis suponen perjuicios para los pobres y beneficios para los ricos, especialmente para las grandes empresas de alimentación. El 80% del comercio de cereales está en manos de cinco multinacionales de la alimentación.

¿Qué hace la UE frente a las crisis alimentarias? La UE asume el principio de responsabilidad en su acción exterior. El hambre y la desnutrición están incluidas como una de las circunstancias que afectan a la seguridad en el documento sobre la Estrategia Europea de Seguridad (“Una Europa segura en un mundo mejor”), adoptado el 20 de junio de 2003. Sin embargo, los avances en el principio de solidaridad, y de la puesta en escena de la cooperación europea, seven cuestionados por los frenos puestos por los intereses comerciales y agrarios europeos.

La UE tiene a su disposición una serie de políticas e instrumentos para actuar frente a dichas crisis, pero no puede / no quiere / no le dejan ser un protagonista activo para resolver el problema del hambre en el mundo, que no es sólo una cuestión de carencia de alimentos, sino que afecta fundamentalmente a toda la cadena alimentaria, desde la producción hasta la comercialización. Al tiempo que tiene intereses contrastados entre ser valedora de la solidaridad y atender al inmenso negocio de la alimentación.

Vemos así un recorrido que va desde el “pecado original” (la ayuda alimentaria como solución al problema de los excedentes agrícolas en la protegida agricultura europea) hasta los mecanismos que ponen en marcha una política de seguridad alimentaria.

No debemos olvidar la importancia que tiene la alimentación para cualquier ser humano y como en la avanzada Europa todavía seguimos encontrando situaciones que ponen en peligro la salud, aunque se han activado toda una serie de medidas para garantizarla en favor de una alta seguridad alimentaria, que ha pasado de ser reactiva a ser también preventiva (Gabriela Alexandra Oanta, La política de seguridad alimentaria en la UE).

En el marco de sus competencias —que en el caso de la cooperación para el desarrollo están compartidas entre la Comunidad Europea y los Estados miembros—, las instituciones de la UE han venido reelaborando la política de seguridad alimentaria. En el Consenso Europeo (Bruselas, 24 de noviembre de 2005), el objetivo primordial es la erradicación de la pobreza y el hambre en el contexto del desarrollo sostenible, vinculado a la realización de los ODM. En el punto 29 se dice que: “La UE fomentará una mayor desvinculación de la ayuda más allá de las recomendaciones de la OCDE, en particular para la ayuda alimentaria”. Al tratar de la coherencia de las políticas a favor del desarrollo (Punto 36) se afirma que: “La UE respalda firmemente una conclusión rápida, ambiciosa y favorable a los pobres de la aplicación del Programa de Doha para el Desarrollo y los acuerdos de asociación económica entre la UE y los países ACP… En el marco de la Política Agraria Común (PAC) reformada, la UE reducirá sustancialmente el grado de distorsión comercial relacionada con sus medidas de apoyo al sector agrario, y facilitará el desarrollo agrícola de los países en desarrollo…”.

Al definir los ámbitos de la intervención comunitaria se seleccionan aquellos considerados de mayor ventaja comparativa, incluyendo el desarrollo rural, la ordenación del territorio, la agricultura y la seguridad alimentaria. En el punto 84 se dice que: “La Comunidad seguirá desempeñando un papel propulsor de la seguridad alimentaria tanto a nivel internacional como regional y nacional, apoyando planteamientos estratégicos en los países que padecen una vulnerabilidad crónica. Se hará hincapié en la prevención, las redes de seguridad, la mejora del acceso a los recursos, la calidad alimentaria y el desarrollo de las capacidades. Se prestará especial atención a las situaciones de transición y a la eficacia de la ayuda de emergencia”. Y en el 85: “En el ámbito agrario, la Comunidad hará hincapié en el acceso a los recursos (tierra, agua, finanzas), a la intensificación sostenible de la producción (cuando proceda, y en especial en los PMA), a la competitividad en los mercados regionales e internacionales y a la gestión de los riesgos (países dependientes de los productos básicos). Para que el desarrollo tecnológico sea favorable a los países en desarrollo, la CE reforzará su apoyo a la investigación agrícola a nivel global”.

El Reglamento (CE) 1905/2006, de 18 de diciembre de 2006, establece un Instrumento de Financiación de la Cooperación al Desarrollo (DOUE, L 378, 27 de diciembre de 2006, aplicado del 1 de enero de 2007 al 31 de diciembre de 2013); es el nuevo marco que regula la planificación y el suministro de las actividades de ayuda comunitaria con el fin de aumentar su eficacia. En su considerando 17 se afirma que: “La política comunitaria en materia de seguridad alimentaria ha evolucionado hacia el apoyo a una estrategia de seguridad
alimentaria de gran alcance en los niveles nacional, regional y mundial, que limita el recurso a la ayuda alimentaria a las situaciones humanitarias y a las crisis alimentarias y evita los efectos perturbadores para la producción y los mercados locales, y debe tener en cuenta la situación particular de los países que son estructuralmente frágiles y sumamente dependientes del apoyo a la seguridad alimentaria, con objeto de evitar una reducción drástica de la asistencia comunitaria a dichos países”.

El artículo 15 está dedicado a seguridad alimentaria: “1. El objetivo del programa temático sobre la seguridad alimentaria consistirá en aumentar la seguridad alimentaria a favor de la población más pobre y más vulnerable y contribuir a lograr el ODM relativo a la pobreza y el hambre, mediante un conjunto de medidas que garanticen la coherencia, la complementariedad y la continuidad generales de las intervenciones comunitarias, incluso en el ámbito de la transición de la ayuda al desarrollo”. En el punto 2 se establecen los ámbitos de actividad.

En cuanto a acciones concretas, para hacer frente a la crisis alimentaria el comisario europeo de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel, anunciaba en Bruselas, el 22 de abril de 2008, que la UE destinaría una ayuda de 117,25 millones de euros para paliar el impacto de los precios de los alimentos y su escasez en las poblaciones “más vulnerables del mundo”. Pero advertía que estas acciones a corto plazo no eran suficientes frente al brutal aumento de los precios, para lo que demandaba una respuesta mundial.

El 20 de mayo, la Comisión presentaba un proyecto de medidas destinadas a “mitigar los efectos del alza mundial de precios en el sector alimentario”. Se analizan los factores estructurales y cíclicos y se propone una respuesta política en tres puntos, incluidas medidas a corto plazo en el contexto de la revisión de la PAC; iniciativas para aumentar el suministro agrícola y garantizar la seguridad alimentaria, incluida la promoción de nuevas generaciones de biocombustibles sostenibles; e iniciativas para contribuir al esfuerzo mundial para abordar los efectos de la subida de precios en las poblaciones pobres.

Más imaginativa es la propuesta del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, lanzada el 7 de julio de 2008 en Toyako (Japón) con motivo de la Cumbre del G-8 que, por cierto, no se puso de acuerdo en como hacer frente al cambio climático, al precio del petróleo y de los alimentos. Barroso propone utilizar el dinero ahorrado por la PAC para crear un fondo que ayude a los agricultores africanos a solventar la crisis. El fondo sería bienal (2008 y 2009), contaría con 1.000 millones de euros y se sumaría a los que la UE tiene para ayuda al desarrollo. Bruselas calcula que del prepuesto anual de la PAC, 55.800 millones de euros en 2008, se pueden ahorrar 750 millones este años y 250 millones en 2009 (el Banco Mundial cifra en 10.000 millones de dólares, 6.392 millones de euros, la cantidad necesaria para contener a medio plazo la actual crisis alimentaria). Se daría prioridad a los países más necesitados y se destinaría a medidas dirigidas a la oferta, que mejoren el acceso a los insumos agrícolas (fertilizantes y semillas), para aumentar la capacidad productiva de la agricultura. En un documento posterior, de 18 de julio, la Comisión “confía en que el Consejo y el Parlamento puedan llegar a un acuerdo antes de noviembre, a fin de no desaprovechar los fondos de 2008 no utilizados”.

Sin negar lo positivo de la medida, si finalmente es adoptada, y la buena intención de la Comisión, se hacen ver de nuevo las contradicciones de las políticas agrarias y el hambre en el mundo, ya que la proporción que desde la ayuda al desarrollo se dedica a agricultura ha bajado a la mitad desde 1980, dedicándose en la actualidad entre 3.000 y 4.000 millones de dólares anuales, mientras que las subvenciones a los agricultores de los países ricos alcanzan los 240.000 millones de dólares anuales. Así lo denuncia del informe de Intermón Oxfam La hora de la verdad.

La UE proclama, con razón cuantitativa, ser el primer donante mundial de ayuda al desarrollo ya que, según las cuentas, cada ciudadano destinaría 100 euros anuales a ese concepto y la ayuda comprometida conjuntamente por los Estados miembros y la Comisión Europea alcanzaría los 46.000 millones de euros. El Consejo Europeo (Bruselas, 19 y 20 de junio de 2008), reiteraba “con firmeza” su compromiso de lograr un objetivo colectivo de AOD del 0,56% de la RNB en 2010 y del 0,7% en 2015. Ese compromiso debería llevar a la duplicación anual de la AOD europea en 2010, que llegaría a una cantidad superior a los 66.000 millones de euros. Sin embargo, el algodón no engaña y en 2007 los fondos aportados por la UE descendieron por vez primera a 46.087 millones de euros (0,38% del PIB), frente a los 47.676 millones del año anterior (0,41%).

Examinando a los Estados miembros, la actitud de cada Gobierno revela su compromiso: mientras unos avanzan (Bélgica, Dinamarca, Luxemburgo, Holanda y Suecia pretenden lograr el objetivo del 0,7% en 2010; Irlanda y España en 2012 y el Reino Unido en 2013), la Francia de Sarkozy lo retrasa hasta 2015. Los Gobiernos de Francia y de Italia, entre otros, tampoco han establecido calendarios anuales para alcanzar los objetivos.

Una cosa es paliar una situación y otra enfrentarse realmente a un problema, atendiendo a sus causas y no sólo ayudando a remediarlo con lo que nos sobra. Cuando, además, el proteccionismo es una de las causas de ese problema. La UE dispone de buen diagnóstico, buen diseño, buena técnica, buenas intenciones, pero no va al fondo de la cuestión: la dependencia estructural alimentaria de los países pobres. Va a tener razón Stiglitz cuando dice que es mejor ser vaca en Europa que un pobre en un país desarrollado.

Añadamos el inevitable juego de intereses: mientras algunos gobiernos (como el de Nicolás Sarkozy, que ejerce la presidencia europea durante el segundo semestre de 2008) apoyan decididamente medidas proteccionistas en el sector agrícola, la Unión Europea apuesta por una mayor flexibilidad y apertura. Quizá raye en la esquizofrenia que quien defiende el proteccionismo sea al mismo tiempo el abanderado de los ideales europeos. Cuando se reúnen los ministros de Comercio (Bruselas, 18 de julio de 2008), Francia defiende que no habrá compromiso —cara a la reunión de la OMC en Ginebra el día 21— si los países emergentes no permiten un mayor acceso a sus mercados a los productos y servicios europeos. Además, el presidente francés critica al comisario de Comercio de la UE, Peter Mandelson, por considerar que su posición reduce el 20% la producción agrícola europea; para Sarkozy el acuerdo llevaría al “sacrificio de la producción agrícola europea en el altar del liberalismo mundial”. Recordemos que Francia es el principal beneficiario de la PAC, con un 22%, seguido por España, con un 15%.

Mientras, la Comisión sigue con su tarea y anuncia, el 14 de mayo, que prolongará más allá de julio la suspensión de los aranceles que gravan las importaciones de cereales a la UE, para tratar de paliar el incremento de los precios de los alimentos. Bruselas prorrogará la suspensión vigente de la campaña agrícola que finaliza el 31 de junio, y que fue adoptada a finales del año pasado tras el repunte de los precios de varios cereales. La UE, que tradicionalmente ha sido exportadora de cereal, se convirtió en el pasado otoño en importadora neta y sufrió los efectos del alza en los mercados internacionales, lo que también influye en la carencia de materia prima para piensos y en la producción ganadera. Los aranceles a los cereales que aplica la UE son muy bajos y se fijan según los precios de referencia mundial, excepto en la cebada y en el trigo de calidad baja o media. De la suspensión de aranceles se excluyó al mijo y a la avena.

¿Hay alimentos para todo el mundo? La respuesta es sí; una vez más el problema no es lo que hay, sino cómo está distribuido. Los avances científicos y técnicos en agricultura, con todos sus riegos —sigue abierto el debate sobre los transgénicos—, permiten aumentar las cosechas; hemos visto que mientras los países ricos generan excedentes y protegen el sector, los pobres, cuya mayor parte de la población siegue dedicándose a la agricultura y la ganadería, ven disminuir su recursos. La técnica, por tanto, es una opción, pero no es la solución al problema de la escasez de alimentos para una parte de la población mundial.

Según datos de la Red de Información sobre Población de Naciones Unidas, el mundo cuenta en la actualidad con 6.700 millones de habitantes, de los cuales 5.500 millones —el 82%— viven, si se puede decir así, en las regiones más pobres. En 2050 habrá 9.300 millones, aumentando la población en las zonas más pobres al 86%. Para colmo, la población crece más rápido en regiones en las que es altamente difícil cultivar alimentos. Esta situación, que es otra forma de violencia, parece no tener interés para algunas de las grandes potencias; si esa situación no se atiende con perspectiva de futuro y de forma estructural, y aquí la Unión Europea tiene una gran responsabilidad, asistiremos a las consecuencias del estallido de las bombas de la pobreza.

¿Será posible una Europa más fuerte en un mundo mejor? La UE ¿será un gestor eficiente de la globalización o socio para el desarrollo? Últimamente parece que no vamos por el buen camino. Hoy la Unión Europea está debilitada —¿qué hacemos tras el no irlandés al Tratado de Lisboa?— y no sabe o no puede responder a los problemas como hacía en décadas anteriores. Berlusconi o Sarkozy no son los líderes europeos que estas situaciones demandan, no sólo ya por su ideología y su forma de hacer política, sino porque priman lo nacional por encima del bien común europeo. Además, en tiempos de crisis y con los nubarrones de la recesión económica cada uno tira por su lado. Y así nos va.

Puebla de Sanabria, septiembre de 2008.

Leer másLA CRISIS ALIMENTARIA: RESPUESTA EUROPEA A UN PROBLEMA GLOBAL