Friné Peña Castro-Cuba. In memoriam

A una gran madre y mujer.

Haydé Friné Peña Castro-Cuba fue una destacada abogada, política y madre. Nació un 12 de enero de 1937 en la hacienda “Esmeralda” de propiedad de su abuelo materno, don José David Castro de la Cuba Pérez de Armendáriz, ubicada en Santo Tomás, provincia de Chumbivilcas, Cusco, Perú.

 

Sus padres fueron doña Celia Esther Castro-Cuba Díaz y don Serapio Peña Villena. Tempranamente su padre enfermó y viajaron a Lima para que siguiera sus tratamientos médicos, mientras vivían en la Quinta Heeren y Friné estudiaba en el Colegio Corazón de Jesús. Pese a todos los esfuerzos de doña Celia Esther, don Serapio falleció en 1945, cuando Friné tenía apenas cumplidos los ocho años de edad y su hermano Simbad Ramiro solo cuatro. De retorno a Cusco, la viuda tuvo que seguir adelante con sus hijos desempeñándose como Directora de un Centro Educativo de Chumbivilcas y dedicándose al cuidado de ellos.

 

La figura paterna la asumió el abuelo materno, don José David Castro de la Cuba Pérez de Armendáriz, quien fuera también político, hijo destacado de la provincia de Chumbivilcas y un gran ser humano, descendiente del Marqués de Valleumbroso, de José Maruri de la Cuba, de José Pérez y Armendáriz, ilustres personalidades del Cusco y Chumbivilcas. José David era un hacendado sui géneris, pues permanentemente salía en defensa de los derechos de los campesinos y luchaba contra las injusticias que en ese tiempo primaban, aun cuando ello le valiera enemistarse con sus pares hacendados, muchos de los cuales eran sus propios parientes. Era la primera mitad del siglo XX, cuando todavía no se reconocía la igualdad ante la ley y la mujer no podía participar directamente en la vida civil ni política. Los pensamientos, lecturas y actuar de José David tuvieron un gran influjo en la vida de su nieta, Friné, en su sensibilidad social, en su espíritu de lucha contra el abuso y las injusticias, en lo que sería su posterior trayectoria política y personal.

 

Friné culminó la primaria en la escuela de mujeres de Santo Tomás, destacando siempre como primera alumna. Al no contar su tierra con el nivel secundario, se trasladó a Cusco ingresando al Colegio de Las Mercedes. Al cursar el cuarto año de secundaria se instituyó en su colegio, por vez primera en el Perú, la alcaldía escolar, siendo elegida como la primera alcaldesa escolar del país. De esa manera, además de sus estudios tuvo que preocuparse por el bienestar de sus compañeras, asumiendo una valiosa y prospectiva experiencia de liderazgo, responsabilidad y servicio a los demás.

 

Al culminar la educación secundaria, Friné tenía el deseo de estudiar Medicina Humana. Sin embargo, en aquel tiempo, no había esa carrera profesional en la ciudad del Cusco, por lo que tras sus indagaciones quiso estudiar en Brasil y, en su defecto, en Lima. No obstante, a pedido de su madre, se quedó en Cusco a estudiar Derecho en la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco, decisión que posteriormente Friné la consideró acertada por ser su verdadera vocación. Paralelamente estudió la carrera de Filosofía por estar vinculada al Derecho y para tener una visión más amplia e integral en su formación académica. Destacó siempre como excelente alumna, líder y por su carisma, así como también por su belleza, siendo elegida como reina del cachimbo jurídico y reina de la universidad. Logró ser, además, presidenta de su promoción universitaria en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas por su integridad personal y eficacia, siendo uno de sus más entrañables compañeros quien en vida fuera el Ex Presidente de la República, Valentín Paniagua Corazao.

 

Friné en su juventud

 

Mientras cursaba sus últimos años en la facultad, pese a dominar el idioma quechua, tomó clases en la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco, con los maestros Quilco Waracca y el doctor Andrés Alencastre, para mejorar y perfeccionarlo. También tomó clases de mecanografía y taquigrafía, tratando de aprender todo lo que se podía en ese tiempo. Asimismo, siguió estudios de inglés en el Instituto Cultural Peruano Norteamericano (ICPNA), culminando y graduándose satisfactoriamente. Siendo estudiante universitaria, trabajó en Cusco en el Programa “Alianza para el Progreso” del presidente John F. Kennedy, como secretaria bilingüe, tomando mayor conciencia de la situación social de Cusco ya que los voluntarios de los cuerpos de paz (”peace corps”) iban a las comunidades, despertándose nuevamente su sensibilidad social.

 

Culminada su carrera profesional de abogada, como egresada, se casó en septiembre de 1964 con el abogado y docente universitario Aldo Vladimiro Estrada Choque. En 1966 falleció su abuelo José David, siendo una de las pérdidas más dolorosas de su vida. El año de 1974 se divorció.

 

Su madre, doña Celia Esther, fue su gran soporte moral y emocional, alentándola a vencer todo obstáculo y a seguir adelante pese a los conservadurismos sociales de entonces, siendo quien cuidaba a los hijos pequeños para que Friné pudiera trabajar a fin de sostener a los niños como profesora en diversos lugares y en distintos horarios, pues su labor de abogada fue gratuita a personas naturales e instituciones. Enseñó en el Colegio Comercio 41 de Cusco, entre otros, en cursos relacionados al Derecho, siendo reconocida y recordada por sus alumnos como una maestra comprometida académicamente y a nivel humano.

 

Tras muchas dificultades, pero con constancia, sin descuidar su rol de madre trabajadora, el año de 1974 obtuvo su bachillerato tras la sustentación de la tesis titulada “Sucesión Intestada y la Reforma Agraria”, con el apoyo moral y bibliográfico de muchos docentes universitarios como el doctor Pedro Valcárcel Gamarra y el doctor Enrique Holgado Valer y con el mimiógrafo que le facilitó la madre Rosa, Directora del Colegio Santa Rosa del Cusco. Al año siguiente, el 15 de septiembre de 1975 logra el ansiado título profesional de abogada, graduándose con honores. Con ese título de abogada es que ejerció la defensa gratuita de trabajadores, de estudiantes, la defensa de derechos humanos, de personas con escasos recursos económicos, etcétera. Postuló a la docencia en la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco el año de 1976, logrando trabajar como docente contratada. Al volver a postular nuevamente, tuvo obstáculos internos como el abrupto cambio de requisitos, pero con el apoyo del movimiento estudiantil, ello regresó a su estado anterior. Como docente universitaria fomentaba la participación activa de los estudiantes, promoviendo profundos debates académicos, realizaban visitas y prácticas a diversas instituciones vinculadas al estudio del Derecho.

 

Fue la primera mujer socia del Club Cusco en esa ciudad, tras una ardua lucha por conquistar ese derecho en equidad de género, pues antes de ella ninguna mujer podía ser titular de la membresía sino únicamente podía ingresar y gozar de los beneficios del lugar como hija, esposa u otro parentesco con un titular varón.

 

Durante esos años, nuestro país vivía una dictadura militar que apresaba estudiantes, maestros, dirigentes sociales, trabajadores, campesinos y personas que enfrentaban la dictadura y Friné Peña Castro-Cuba los defendía en forma gratuita y ella también formaba parte de las protestas de rechazo al régimen autoritario. Desde entonces se fue haciendo conocida por su valentía y su compromiso social. El 16 de julio de 1977, durante el régimen de Morales Bermúdez, al ser parte del paro nacional con diversas organizaciones sociales en pie de lucha contra la dictadura y el restablecimiento de la democracia, fue detenida en la Federación Universitaria del Cusco y trasladada a Seguridad del Estado en Lima, donde también estaba la abogada y dirigente Laura Caller y otros dirigentes sociales nacionales. Gracias a la intermediación y apoyo del entonces Arzobispo del Cusco, Luis Vallejos Santoni, el Comité Cívico Femenino de Desarrollo del Cusco, el Instituto Sanmartiniano del Cusco conformado por civiles y militares y otros gremios que se movilizaron, Friné Peña pudo ser liberada y regresó a Cusco, donde sus hijos y su madre.

 

Formó el Comité de la Coordinadora de Organizaciones Populares (COCOP) que comprendía a la FDTC, a la FARTAC, a la FEB, a la FUC, al Sindicato de Choferes del Cusco, al Sindicato de Trabajadores de la Fábrica Cachimayo, entre otros, desempeñándose como asesora legal ad-honorem en los años 1978 y 1979. De igual manera, fue asesora ad-honorem de la Asociación de Ayuda al Niño Cardíaco en coordinación con el Hospital del Niño, para que los niños con problemas cardíacos pudieran ser derivados y operados en este último. También fue asesora ad-honorem de la Asociación del Niño Abandonado. Fue asesora legal ad-honorem de la Federación Agraria Revolucionaria Túpac Amaru de Cusco (FARTAC) desde 1978 hasta 1985. Dentro de la FARTAC contribuyó con la formación de lideresas en Cusco, como Toribia Flores de Cutipa, Herminia Yupanqui, Toribia Huallpayunca, entre otras. También fue asesora legal ad-honorem del Comité Cívico Femenino de Desarrollo del Cusco para lograr la equidad de género y la participación activa de la mujer cusqueña en todo ámbito. Asimismo fue asesora legal ad-honorem del Frente Único de Desarrollo del Sur Oriente (FUDESU) y tuvo una valiosa intervención en la XVI Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE) llevada a cabo en Cusco el año de 1977, al expresar que se habían obviado los principales ejes de desarrollo de la región Sur Oriente, principalmente en Cusco.

 

En la provincia de Chumbivilcas, Cusco – Perú

 

Friné Peña Castro-Cuba tuvo cinco hijos, perdiendo un bebé por negligencia del Hospital Regional del Cusco, quedando cuatro: una profesora graduada en la UNMSM, un abogado graduado en la UNMSM, un médico graduado en La Habana-Cuba y una abogada graduada en la PUCP. Su última hija la tuvo con el luchador social Néstor Guevara, en la década de los ochenta.

 

El año 1985 se llevaron a cabo elecciones generales, siendo elegido Presidente de la República el señor Alan García Pérez por el Partido Aprista Peruano (PAP) y Haydé Friné Peña Castro-Cuba fue elegida Diputada de Cusco por Izquierda Unida (IU), para el período de 1985-1990 http://cronologiapoliticadelperu.org/2014/05/20/diputados-1985-1990/, http://blog.pucp.edu.pe/blog/fernandotuesta/wp-content/uploads/sites/945/2016/05/1985-1990-Diputados.pdf, trasladándose con sus hijos y su madre a Lima. En el Parlamento de la República continuó siendo la viva voz de campesinos, mujeres, estudiantes, trabajadores, dirigentes, etcétera, destacando en su labor parlamentaria la defensa de los derechos humanos, siendo integrante de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados para fiscalizar y abogar por las víctimas de violaciones a los derechos humanos, los presos, los desaparecidos y sus familiares (hijos, madres, etcétera), como consecuencia de la violencia política interna que se vivía en nuestro país, acaecida principalmente en Cusco, Ayacucho, Apurímac y Madre de Dios. Durante su período congresal, buscando el desarrollo sostenible de su región, contactó con la Liga de Cooperativas de Italia, cuyos representantes la invitaron y lograron promover el Proyecto «PIPAC» con financiamiento italiano íntegro para cuatro grandes obras en la región Cusco: a) Carretera Cusco – Paqareqtambo – Santo Tomás, b) Planta Lechera de Anta, c) Centro alpaquero de Espinar y d) Centro de Capacitación Agropecuaria en la Hacienda donada por su familia al Estado. Sin embargo, hubo una férrea resistencia del partido de gobierno que dificultó las gestiones y el financiamiento que la contestataria diputada cusqueña de oposición había logrado, extraviándose documentación, dilatando trámites por parte del Estado peruano, que finalmente se frustró el financiamiento conseguido, quedando a la fecha únicamente la carretera Cusco-Santo Tomás.

 

Cámara de Diputados (1985-1990)

 

El 19 de abril de 1988 fallece su madre, doña Celia Esther, siendo otra de las mayores pérdidas que golpearon su vida. Culminada su labor congresal en julio de 1990, durante la violencia política que aún vivía el país, Friné contestataria, a pedido de su familia y considerando que era madre, se aparta de la vida política activa. Deseaba y siempre deseó regresar a Cusco, añoraba su provincia de Chumbivilcas, pero se mantuvo en Lima para que sus hijos, que se encontraban en universidades y colegios, no cortaran estudios. En Lima retorna a sus raíces y funda el Centro Unión Provincial Chumbivilcas con el apoyo de valiosos chumbivilcanos y chumbivilcanistas, para revalorar y mantener en la capital las tradiciones y costumbres de las y los valientes Q’orilazos.

 

Fue elegida Presidenta de la Asociación de Ex Parlamentarios del Perú para el período de 1999-2000, logrando la reivindicación de derechos de sus asociados, muchos de ellos personajes ilustres y sus viudas/os en abandono por parte del Estado.

 

Friné siempre mantuvo su permanente espíritu de superación y siendo abuela culmina sus estudios de Post Grado (1999-2001), Maestría con mención en Derecho Constitucional en la Universidad Nacional Federico Villarreal, destacando como una de las mejores alumnas, poniendo sus conocimientos al servicio solidario de sindicatos, gremios, tanto de Lima como de Cusco y otras regiones. Así también, siguió y culminó satisfactoriamente el Curso de Defensa Nacional el año 2002 en el CAEN (Centro de Altos Estudios Nacionales), destacando como brillante alumna.

 

También fue miembro de la Federación Interamericana de Abogados (FIA) y ella aportó con sus intervenciones internacionales en el intercambio de experiencias a fin de mejorar los sistemas de administración de justicia y de respeto universal a los derechos humanos.

 

A donde llegaba Friné Peña se producían cambios y avances. En sus mensajes invocaba fortalecer el espíritu desde el interior, exhortaba desarrollar una férrea fuerza de voluntad para afrontar los desafíos y retos, templar el carácter como se tiempla el acero, ser valientes, optimistas y solidarios.

 

Haydé Friné Peña Castro-Cuba tuvo una vida sacrificada y entregada a los demás, que le hizo descuidar su propia salud. Los síntomas de su dolencia se manifestaron en el 2008. Pese al ostensible declive en su salud física -al estar permanentemente atendida y rodeada por su familia, principalmente sus hijas y uno de sus nietos, visitada por amigos y familiares- se mantuvo alegre, optimista, lúcida, con actividad mental e intelectual siempre. Finalmente, Friné dejó la vida física la noche del 04 de enero del 2013 en el hospital Edgardo Rebagliati, acompañada por sus hijas y una ahijada, tras escuchar por celular las voces de sus hijos varones, quienes se encontraban en Cusco e Iquitos, respectivamente.

 

La biografía de esta abogada, política y madre peruana ha sido posible gracias a su propia colaboración en vida y a la de sus hijos.

 

Parte de su biografía también fue recopilada y redactada por José Iván Gómez Ramírez y Cynthia Rado Pacheco en “Paginas de Vida II” (Año III, N° 5) – Seminario de Investigación, Cusco-Perú (2011) de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco, en coordinación con sus hijos.

 

QEPD.

Puntuación: 5 / Votos: 7

2 pensamientos en “Friné Peña Castro-Cuba. In memoriam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*