TRATAMIENTO TRIBUTARIO DE LA REORGANIZACIÓN DE SOCIEDADES

TRATAMIENTO TRIBUTARIO DE LA REORGANIZACIÓN DE SOCIEDADES

[Visto: 7457 veces]

El incremento de la economía peruana en los últimos años, ha traído un crecimiento económico importante, haciendo que las empresas tengan la necesidad de ser más competitivas, para lo cual suman no solo sinergias sino potencialidades comunes, pues la suma de experticias puede traer capacidades para entrar a nuevos mercados y no solo eso, sino que, en muchos casos, se estimula la economía de escala disminuyendo y optimizando la forma y fondo en cómo se atienden nuevos y mayores mercados.

En el presente trabajo se abordará el tratamiento tributario y contable de la reorganización de sociedades, a fin de establecer un marco sobre el cual los empresarios y especialistas y personas dedicadas a la reorganización empresarial puedan establecer parámetros indicadores de conveniencia tributaria y contables, pues al final de las decisiones estas implicancias pueden o no definir el negocio.

I. Concepto de reorganización de sociedades:

 La reorganización de sociedades es un procedimiento estructural societario que tiene un impacto tributario contable para las empresas que la realizan. Existen varias formas de reorganizarse: Fusión por absorción, escisión propia, escisión impropia y reorganización simple. Por extensión, el reglamento puntualiza que también pueden fusionarse las E.I.R.L, siempre que pertenezcan al mismo titular.

En principio, la reorganización sólo comprende a las sociedades domiciliadas en el país, pero de manera excepcional pueden también fusionarse las sucursales de personas jurídicas no domiciliadas en el país, siempre que se fusionen sus casas matrices u oficinas principales en el extranjero. De la misma manera, es posible la fusión de una o más sucursales de personas jurídicas no domicilias y una persona jurídica domiciliada, si es que está precedida de la fusión de la respectiva matriz con la persona jurídica establecida en el Perú.

Cabe precisar que, en la fusión y en la escisión las acciones o participaciones son recibidas por los socios de las nuevas sociedades o de la sociedad absorbente, mientras que, en la reorganización simple, según los artículos 391 y 392 de la Ley General de Sociedades, las acciones se entregan a la sociedad que hizo el aporte.

II.- Desde el punto de vista del impuesto a la renta: 

De conformidad con lo señalado por el texto del artículo 104º del TUO de la Ley del Impuesto a la Renta (en adelante LIR), una vez que se ha producido la reorganización de sociedades o empresas, las partes intervinientes pueden optar, en forma excluyente por los siguientes tres regímenes:

“Leer más”

Suscripción

Ingrese su correo electrónico para notificarlo de las actualizaciones de este blog:

261 subscribers