Estimados blogeros:

Desde hace muchos años consideramos que el ciudadano debe empoderarse y que ello es base para una mejora de la vida humana. A su vez, consideramos que las propias sociedades deben empoderar. Todo ello muestra una linea más clara en búsqueda del desarrollo humano.

En el mismo sentido, Franciso Míró Quesada escribió unas importantes líneas denominadas como "El empoderamiento es clave para el desarrollo humano". Fue publicado en el Diario El Comercio el 25.04.2010. Disfruten las finas líneas del Dr. Miró Quesada.

------

Por: Francisco Miró Quesada R Director

“Empoderamiento” es un término reciente gestado en los ámbitos de las ciencias sociales, especialmente en la ciencia política.
Zygmunt Bauman, en su obra “Vida líquida”, afirma que empoderamiento es “ser capaz de elegir y de actuar de manera efectiva [...] lo que a su vez supone la capacidad de influir en la amplitud de opciones disponibles y en los contextos sociales [...]”.
El empoderamiento es un proceso político que garantiza los derechos humanos, la justicia social y ayuda a los ciudadanos a tomar las riendas de su propia vida. Un ciudadano empoderado ayuda al desarrollo económico y social de su comunidad, al mismo tiempo que la ayuda al desarrollo empodera a la población.
Una persona y una sociedad empoderadas adquieren las habilidades para ejercer poder y participar. Para empoderarnos tiene que haber una red de relaciones sociales, tiene que fortalecerse la educación social, el sentido de conciencia y responsabilidad social. Los peruanos, en su mayoría, son ajenos a la política no solo por falta de información sino por la falta de canales de participación y control que garanticen su empoderamiento. Empoderarse significa tener control social sobre el entorno en que vivimos. Como dice Pierre Bourdieu: “Quienes no tienen un mínimo de control sobre el presente no serán capaces de reunir el coraje necesario para controlar el futuro”.
Henry A. Giroux y Susan Searls sostienen que “la democracia está en peligro porque los individuos son incapaces de traducir sus sufrimientos privados en unas preocupaciones y una acción colectiva ampliamente compartidas con otras personas”.
La causa de esta deshumanización del acto político se debe a que el mercado predomina sobre el individuo y sus sentimientos particulares giran en torno a una relación de transacción, el ser humano se convierte en una mercancía intercambiable. Para humanizar el mercado este debe ser controlado por el ciudadano, que empoderado se convierte en consumidor responsable que empieza a exigir sus derechos y con ello lleva a una saludable transformación del modo de ver y entender las transacciones comerciales.
Empoderar es “politizarse”, es decir desarrollar las capacidades individuales para actuar sobre el destino político de su comunidad. Lo peor que le puede pasar a un individuo o a un grupo es ser ajeno a la polis —es decir la cosa pública— porque dejará espacio para que unos pocos se apropien de ella y dirijan el destino de todos los demás.
Los atenienses llamaban “idiots”, es decir idiotas, a los que se aislaban de la política, a los que no participaban de lo público, en la asamblea, porque eran manipulados por el resto. Estar desempoderado, aislado y marginado es no tener control sobre el poder, la sociedad, su destino y su propia vida.

Etiquetas :