null
Primera Central Hidroeléctrica "Santa Rosa" (Chosica, Yanacoto, 1945)

En realidad, las fuentes hídricas que alimentan a las centrales hidroeléctricas, al servicio de agua potable y a los canales de regadío de la gran Lima, no solo hay que buscarlas en los flancos de la Cordillera (entre los 4 y 5 mil metros de altitud) sino al otro lado de las cumbres, “corrigiendo” la geografía para lograr que las aguas que normalmente iban al Atlántico, discurran por el río Rímac y desemboquen en el Pacífico.

Ha sido una labor paciente de varias décadas, impulsada por ingenieros peruanos. Así, por ejemplo, el río Rímac está relacionado con la generación de energía eléctrica a nuestra ciudad a través de cinco centrales hidtroeléctricas: Huampaní, Matucana, Huinco, Barbablanca, y Juan Carosio. La de Matucana (también llamada Pablo Bonner) es de acceso restringido, pero tiene áreas de esparcimiento como salas de recreación, canchas de fulbito, bungalows, juegos para niños, extensas áreas verdes y, su mayor atractivo, un funicular único en Lima. Por su lado, Huinco (a 65 kilómetros de Lima, en el valle de Santa Eulalia, provincia de Huarochirí, cerca del pueblo de Huinco a 1850 msnm, construida con la forma de caverna y con 4 generadores de elctricidad) es la principal central hidroeléctrica de Lima. Su producción es de 262 Mw a través de 4 generadores. La cuenca hídrica que abastece a Huinco es recogida de las lagunas de Marcapomacocha y Antacoto a 5 mil m.s.n.m. Las aguas son derivadas a través de una caída neta de 1.245 m para ser absorbidas por 8 turbinas Pelton. Fue puesta en operación en 1965.