El título de esta entrada es el nombre de un grupo creado en Facebook que denuncia, pero sobre todo, reclama, a la empresa Herbalife el cumplir con los derechos de todo consumidor y advertir como es debido de posibles efectos secundarios.

Un grupo en Facebook puede servir para muchas cosas y en especial este sirve para agrupar a aquellas personas que han sentido, en primer lugar, algún malestar con la empresa Herbalife y, en segundo lugar, pero más importante, que consideran como un derecho de todo consumidor el estar advertido de posibles efectos secundarios o contraindicaciones por más de que el porcentaje de casos sea incluso "ridículo".

Este grupo no es para gente que odia Herbalife, sino para gente que no tenga dudas en hacer respetar su derecho a estar bien informado de un producto. El problema con Herbalife es que sus vendedores no están ni medianamente capacitados para ello y no tienen el nivel profesional que pueda acreditar sus afirmaciones. El problema con Herbalife es que su estilo de venta se basa en la confianza entre las personas, “te lo recomiendo porque a mi me sirvió y me va muy bien”. Si un hijo le dice eso a su mamá es mucho más probable que se incline a consumir esta producto por encima de otros. Es una estrategia muy eficaz para ventas, pero cuando hablamos de productos con sustancias diversas (seguramente todas ellas muy beneficiosas) y mezcladas lo más correcto es consultar con un médico. En muchos países, como en España, los productos Herbalife “se encuentran dentro del marco legal ya que algunos productos dietéticos requieren inscripción en el registro pero no autorización previa y otros dietéticos y todos los complementos alimenticios sólo precisan una notificación de inicio de comercialización en cualquiera de los 27 Estados miembros de la Unión Europea.” Es decir, los productos Herbalife, no pasan ningún estudio riguroso cuando, según otras investigaciones debería pasar como medicamento y no como suplemento dietario ya que contiene una combinación de sustancias que potencialmente pueden causar efectos secundarios. La información al respecto se puede encontrar en este estudio del Ministerio de Salud de Colombia del año 1996: http://web.invima.gov.co/Invima/consultas/docs_actas/medicamentos/1996/Acta31.htm

La historia de Herbalife y de la lucha de muchas por personas por evidenciar estafas y mentiras es larga, casi desde sus inicios. Como bien lo predijo su fundador Mark Hughes desde el inicio Herbalife ha tenido que enfrentar una serie de demandas antes las cuales, en su mayoría, ha cedido aunque nunca ha reconocido que obró mal. Con estos antecedentes no debemos esperar que los vendedores de Herbalife y sus gerentes algún día admitan su error, pero sí podemos lograr que coloquen la información de advertencia. Aquí lo único que vamos a promover es una lucha en favor de los consumidores y de ninguna manera una lucha en contra de Herbalife. El propósito de este grupo no es, como ya he escuchado por ahí, ser una anti-brand community ( o comunidad anti-marca o multinacionales) sino una comunidad pro consumidor. Aquí no nos interesa que desaparezcan los productos Herbalife del mercado, no nos interesa dejar sin trabajo a miles de personas que venden estos productos; nos interesa que el beneficio de estos vendedores y vendedoras no sea en perjuicio de otras personas que confiando en las palabras “no tiene contraindicaciones, no tiene efectos secundarios, es 100% natural, te ayudará a perder peso, te ayudará a mantener tu peso, etc.”, puedan sufrir algún efecto secundario.

Herbalife sufrió demandas por publicidad engañosa en 1986 (http://www.nytimes.com/1986/10/17/business/herbalife-to-pay-850000-penalty.html?scp=6&sq=herbalife&st=nyt) y se les prohibió usar frases que promovieran la perdida de peso con sus productos, sin embargo en muchos países sus vendedores continúan con este tipo de publicidad. Asimismo, se vio obligada a retirar la sustancia belcho de sus productos en el 2004 cuando varios estados de E.E.U.U. prohibieron la comercialización de productos con dicha sustancia. ¿Por qué? Por que podía causar alguno de estos efectos secundarios:

“Algunas personas pueden sentir molestia abdominal (náusea, vómito, diarrea, pérdida de apetito, estreñimiento), ansiedad, mareo, dolor de cabeza, escalofríos, insomnio, sequedad en la boca, delirios, o desmayos. El belcho también puede causar irritabilidad, euforia, alucinaciones, ataques de epilepsia o apoplejías, así como disminución en los niveles de potasio en la sangre, exageración de la respuesta reflexiva, debilidad, dolor muscular, lesión muscular, depresión, manías, agitación, pensamientos suicidas o síntomas similares a la enfermedad de Parkinson. Las personas con antecedentes de apoplejías o ataques isquémicos transitorios (TIA/"mini-apoplejías"), temblores o insomnio deben evitar tomar belcho. Las personas con historial de enfermedades siquiátricas, especialmente si han sido tratadas con inhibidores de la monoamina oxidasa (MAOI), deben consultar con un profesional de la salud debidamente calificado, antes de tomar suplementos de belcho. Dentro de los ejemplos de MAOI se incluyen: isocarboxacida (Marplan®), fenelzina (Nardil®) y tranilcipromina (Parnate®).” (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/patient-ephedra.html)


La prohibición del belcho ocurrió en el 2004, es decir, Herbalife llevaba casi 20 años comercializando sus productos y diciéndole a las personas que no tenían efectos secundarios ni contraindicaciones cuando esto, evidentemente, era mentira. Herbalife lleva más de la mitad de su vida como empresa mintiéndole a las personas.



¿Qué pretendemos?

1.Que la empresa Herbalife asuma la responsabilidad de pasar como medicamentos y no como “suplementos dietarios” como lo sugiere el estudio del Ministerio de Salud de Colombia. Que los países donde este producto se comercializa estudien el producto con la rigurosidad que se trata a los medicamentos ya que la combinación de sustancias que contienen los productos Herbalife lo ameritan. Si bien es cierto que la regulación sobre productos con hierbas naturales no son materia de la FDA (US Food and Drug Administration) es irresponsable arrimarse a un término legal que los salva de ser estudiados rigurosamente es perjuicio de los consumidores.

2.Que la empresa Herbalife se comprometa a hacer una investigación de nivel internacional y que finalmente sea avalada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para determinar qué productos y qué sustancias pueden generar efectos secundarios y que las advertencias sean colocadas en sus envases. Toda contraindicación de ser explicada al consumidor y no se puede decir simplemente que “tal vez algunas sustancias pueden ser alérgicas para algunas personas, así como la cebolla o el tomate pueden ser alérgicas para algunas personas”. Es una irresponsabilidad hablar de esa manera cuando cientos de nutricionistas y médicos han cuestionado que los productos Herbalife se vendan sin consultar con un médico.

Etiquetas :