Conforme al trascendido publicado por El Comercio, en su edición del 9 de diciembre pasado, el Grupo Parlamentario Especial “Compromiso Democrático” —conformado por los congresistas Rosa Venegas (Piura), Gloria Ramos (Pasco) y Washington Zeballos (Moquegua)—, presentó, el 10 de diciembre, el “Proyecto de ley de reforma constitucional que establece la revocatoria del mandato de los congresistas y del presidente de la República; que establece la circunscripción uninominal para la elección de los congresistas y que dicho cargo es a dedicación exclusiva” —Proyecto de Ley N.º 3751/2009-CR[309clicks]—.

Tras aludir a la severa crisis de representación que afecta al sistema político peruano desde la década de 1990, en la exposición de motivos se señala que a dicha crisis ha contribuido un inadecuado diseño del régimen parlamentario y del sistema electoral para la elección de los congresistas, lo que no contribuye a mantener una relación estrecha entre electores y representantes.

En tal sentido, el objetivo de la propuesta es otorgar mayores herramientas de control a los ciudadanos y afianzar sus derechos políticos; con la finalidad de mejorar la relación entre electores y elegidos, y otorgar mayor legitimidad al sistema de representación. Para dicho efecto, se propone realizar diversos ajustes a nivel del diseño institucional del régimen parlamentario contemplado en la Constitución Política, que, desde el punto de vista de Compromiso Democrático, son necesarias para mejorar el diseño institucional del sistema político; específicamente en lo que se refiere a los mandatos parlamentario y presidencial:

1. Establecer la revocatoria del mandato parlamentario y presidencial.
2. Establecer la circunscripción uninominal para la elección de los congresistas.
3. Precisar que la función parlamentaria es de dedicación exclusiva, y que es incompatible con la condición de ministro de Estado.

Con esta iniciativa legislativa de reforma constitucional, el referido grupo parlamentario pretende polemizar con el proyecto oficialista de la “renovación por mitades del mandato parlamentario” (Proyecto de Ley N.° 3387/2009-PE); señalando que la misma no permitirá que los electores evalúen en breves intervalos de tiempo, el desenvolvimiento de la representación parlamentaria para premiarlos o, en su defecto, castigarlos, tal como sustenta el oficialismo. En ese sentido, se señala que lo que realmente puede permitir que los representantes estén sometidos a control de manera más frecuente por parte de sus electores, es la revocatoria, ya que a través de ese mecanismo se les sanciona con el recorte de su mandato, lo que no ocurre con la renovación por mitades.

Respecto a la revocatoria parlamentaria, se propone que sea la propia Constitución la que determine una valla que la haga viable, estableciendo que la solicitud esté acompañada del 15% de firmas de adherentes de los electores de la respectiva circunscripción; a diferencia de lo que ocurre con la revocatoria de las autoridades regionales municipales, en cuyo caso se exige que la solicitud esté respaldada por el 25% de los electores.

Nota de El Comercio

Sin embargo, respecto a la revocatoria del cargo de presidente de la República, considerando su trascendencia, se propone que la posibilidad de ejercer revocatoria esté sometida a mayores exigencias; estableciendo que la solicitud esté acompañada de la adhesión del 25% de electores del padrón electoral nacional, de modo que únicamente se pueda utilizar en situaciones de crisis política de tal gravedad, que ponga en sería cuestión la legitimidad del régimen.

Sobre la propuesta de establecer la circunscripción uninominal para la elección de los congresistas, se refiere que la misma es la más radical de las reformas propuestas a través de dicho proyecto; siendo su objetivo establecer una relación mucho más directa y fluida entre el representante y sus respectivos electores, concentrando la responsabilidad política en el parlamentario individualmente considerado; lo que se consigue eligiéndose a un solo candidato.

No obstante, en el proyecto se propone establecer un régimen especial para aquellos departamentos o regiones que, considerando su población electoral, cuenten con menos de tres escaños.

Respecto a las circunscripciones uninominales, el régimen general propuesto es que en cada departamento se establezca un número de circunscripciones electorales igual al número de congresistas que corresponde elegir en dicho ámbito; siendo necesario que exista continuidad territorial en cada circunscripción uninominal. Sin embargo, dado que en los departamentos que tienen solo dos escaños no siempre sería posible garantizar dicha continuidad territorial, se considera pertinente establecer, excepcionalmente, que en estos departamentos (en que no sea posible realizar una división que asegure la continuidad territorial), la elección se realice plurinominalmente, es decir, a través de una lista.

Asimismo, para los departamentos de poca población electoral, se propone establecer una valla diferenciada respecto al porcentaje de adhesiones para presentar la solicitud de revocatoria, elevándola del 15% propuesto como regla general, al 20%; considerando que en dichos ámbitos la tarea de recolectar firmas de adherentes resulta más fácil.

Finalmente, el proyecto propone derogar la cláusula constitucional que permite que un congresista pueda ser simultáneamente ministro de Estado. Al respecto, se refiere que, por definición, el mandato parlamentario implica la función del control político que el Parlamento debe ejercer sobre el Gobierno; en tal sentido, a diferencia de los regímenes parlamentarios, en que la división de poderes entre el ejecutivo y legislativo no es tan radical (ya que el Gobierno es elegido por el Parlamento y depende de este para prosperar), en los regímenes presidencialistas o semi-presidencialistas, se parte de la premisa que el Poder Ejecutivo goza de una amplia autonomía respecto del Parlamento. Por tanto, el control que se debe ejercer entre ambas ramas del poder (Ejecutivo y Legislativo) debe ser más claro, no contribuyendo a dicho cometido que los parlamentarios, que deben fiscalizar al Ejecutivo, sean simultáneamente ministros de Estado, es decir, parte del Gobierno.


Congresistas Gloria Ramos, Rosa Venegas y Washington Zeballos, miembros del Grupo Parlamentario "Compromiso Democrático".

Considerando lo manifestado, el proyecto propone reformar los artículos 90, 92, 112 y 113 de la Constitución, en los términos siguientes:

“Artículo 90.- El Poder Legislativo reside en el Congreso de la República, el cual consta de cámara única.

El número de congresistas es de ciento treinta, elegidos por sufragio directo, por un periodo de cinco años. La elección de los congresistas se realiza en circunscripciones uninominales. Para dicho efecto, en cada ámbito regional o departamental se establecerán tantas circunscripciones electorales como congresistas corresponda elegir en dicho ámbito.

Los congresistas pueden ser reelegidos. Su mandato es revocable, si lo solicitan cuando menos el quince por ciento de los electores hábiles de la respectiva circunscripción, y si la votación a favor de la revocatoria supera la mitad más uno de votos válidos.


Los candidatos a la Presidencia de la República no pueden ser simultáneamente candidatos a congresistas. Los candidatos a vicepresidentes de la República pueden ser simultáneamente candidatos a una representación en el Congreso.

Para ser elegido congresista se requiere ser peruano de nacimiento, haber cumplido veinticinco años y gozar del derecho de sufragio.”

“Artículo 92.- La función de congresista es de tiempo completo y a dedicación exclusiva. Le está prohibido desempeñar cualquier cargo o ejercer cualquier profesión u oficio, con excepción de la docencia universitaria a tiempo parcial.

El mandato del congresista es incompatible con la condición de Ministro de Estado, así como con el ejercicio de cualquier otra función pública, excepto el desempeño de comisiones extraordinarias de carácter internacional, las cuales únicamente pueden ser asumidas previa autorización del Congreso.

La función de congresista es, asimismo, incompatible con la condición de gerente, apoderado, representante, mandatario, abogado, accionista mayoritario o miembro del Directorio de empresas que tienen con el Estado contratos de obras, de suministro o de aprovisionamiento, o que administran rentas públicas o prestan servicios públicos.

La función de congresista es incompatible con cargos similares en empresas que, durante el mandato del congresista, obtengan concesiones del Estado, así como en empresas del sistema crediticio financiero supervisadas por la Superintendencia de Banca, Seguros y Administradoras Privadas de Fondos de Pensiones.”

“Artículo 112.- El mandato presidencial es de cinco años, pudiendo ser revocado si lo solicitan cuando menos el veinticinco por ciento de los electores hábiles y si la votación a favor de la revocatoria supera la mitad más uno de votos válidos.

No hay reelección inmediata. Transcurrido otro período constitucional, como mínimo, el ex presidente puede volver a postular, sujeto a las mismas condiciones.”

“Artículo 113.- La Presidencia de la República vaca por:

1. Muerte del Presidente de la República.
2. Su permanente incapacidad moral o física, declarada por el Congreso.
3. Aceptación de su renuncia por el Congreso.
4. Revocación de su mandato.
5. Salir del territorio nacional sin permiso del Congreso o no regresar a él dentro del plazo fijado.
6. Destitución, tras haber sido sancionado por alguna de las infracciones mencionadas en el artículo 117 de la Constitución.”


Asimismo, el proyecto propone aprobar las siguientes DISPOSICIONES FINALES:

"Primera.- Para determinar el número de congresistas que le corresponde a cada ámbito departamental o regional, el Jurado Nacional de Elecciones asignará a cada uno de dichos ámbitos un escaño, distribuyendo los demás escaños en forma proporcional a la población electoral, entre todos aquellos ámbitos.

Para efectos de la elección uninominal de los congresistas, a que se refiere el segundo párrafo del artículo 90, en cada ámbito regional o departamental se establecerán tantas circunscripciones electorales como congresistas corresponda elegir en dicho ámbito, tomando como base para efectuar la división el nivel provincial o, de ser necesario, el nivel distrital o subdistrital; debiendo existir continuidad territorial en cada circunscripción uninominal.

Excepcionalmente, en aquellas regiones o departamentos a los que les corresponda menos de tres escaños, y en los que no sea posible realizar una división que asegure la continuidad territorial, la elección se realizará plurinominalmente.

Segunda.- En aquellas regiones o departamentos a los que les corresponda menos de tres escaños, el porcentaje de firmas de adherentes para poder solicitar la revocatoria es del veinte por ciento de los electores hábiles de la región o departamento."


Más allá de lo polémica que pueda resultar esta iniciativa de reforma constitucional, consideramos que la misma tiene la virtud de responder políticamente a la iniciativa aprista de establecer la renovación por mitades, tratando de demostrar sus ventajas y sin negarse a discutir propuestas de fondo sobre el sistema de representación. La polémica está planteada.