Formacion de futuros sacerdotes, religiosos y religiosas. Vida consagrada.

Formación de religiosos y religiosas - Perú

marzo 07, 2007

ACOMPAÑAMIENTO EN LA MADURACIÓN AFECTIVA

Categoría: DIMENSIONES — janguerry @ 12:02 — Visto: 4142 veces — Share/Bookmark
DIAGNÓSTICO

• El 95% de los problemas “espirituales” no lo son. Hay que recordar que los (las) jóvenes mayormente vienen con una AUTOESTIMA BAJA, una POBRE IMAGEN DE SÍ a la que se añade un concepto equivocado de lo que es ser persona (= prestigio, poder, $$) y de la cual HAY QUE LIBERARSE. (KF y Conciencia crítica)
• Hay una grave crisis de la familia en el Perú, donde el peso recae más en la madre que en el Padre, el machismo peruano, más que un dominio del varón sobre la mujer, se expresa en una irresponsabilidad del Padre (mero reproductor) para con la familia, ocasionando que los hijos crezcan sin la figura paterna, sin la agresividad sana para luchar en la vida, que infunden los varones en los hijos. Estadísticas indican que un tercio de las familias peruanas son un segundo compromiso, otro tercio llevan un compromiso de conveniencia sólo el último tercio mantienen buenos lazos.
• Nuestras vocaciones no son ajenas a tal situación familiar, hay vocaciones con serios problemas de relación, muy frágiles, hostiles o agresivos/as, cuya raíz está en una familia enormemente conflictiva, desintegrada, sobre protectora. Causan muchos trastornos en la comunidad.
• Presenta PROBLEMAS DE RELACIONES. No es capaz de establecer comunicaciones fluidas y sanas, tiene reacciones desproporcionadas y repetitivas, dificultad fuerte para llevarse bien y aceptar bromas de los compañeros, pelea y se reconcilia, mucha inestabilidad, amistades simbióticas (carencias afectivas), “parejitis”, evasiones (T.V., radio, música); relación de dependencia afectiva con el formador /a. Muy sensible, le afecta sobremanera la pobreza, problemas familiares, conflictos. Predominio de actitudes negativas y destructivas: agresividad, egoísmo, egocentrismo. Conductas infantiles “todo lo toma al juego”.
• Los adolescentes necesitan y forman colleras, inconstantes en las oraciones como en las actividades -p.j faltar a las oraciones, misas, alguna clase- pasan bruscamente de un estado de ánimo emocional a otro, faltos de disciplina personal, todo para el último, viven el presente, recurren a evasiones o alivian tensiones (mucho deporte, salidas o “fugas” o “amistades”, TV), se enferman de pena, tienen “caprichitos”, negligencias, problemas de responsabilidad (pierden cosas o no cumplen), hacen trampas (engañan, copian, mentiras piadosas), sienten mucho la separación de su familia.
• De otra parte están los jóvenes que ya han superado gran parte de adolescencia, con logros personales y que tienen por característica "saben lo que quieren y se dedican a ello", se tambalean, flaquean, sienten que hay mucho que hacer, a veces exhaustos, pero siguen adelante, También hay "los mayores".
• Hay Personalidades con graves desviaciones y tendencias que no logran dominar. Con fobias que los bloquean.
• "Los problemas centrales de los jóvenes en formación giran alrededor de: la inseguridad básica, la falta de autonomía, y la dificultad para establecer relaciones profundas/sólidas/saludables así como compromisos/responsabilidades" (1) (Sra. Cecilia Cosamalón. Psicóloga)

OBJETIVOS

En general

Se trata de promover la madurez y afianzarla; de estructurar la personalidad, tarea siempre inacabada. (Cf. OFIR 37; 40)
“Al educar en la madurez afectiva, es de máxima importancia el amor a Jesucristo, que se prolonga en una entrega universal, base firme para vivir la castidad con fidelidad y alegría” (Pastores dabo vobis 44)
Ayudar al joven a ascender, sin retrasos ni paradas y sin quemar etapas, por el largo proceso de evolución y purificación del amor humano, de egoísta, sencible y hedonista como es en el niño a altruísta, espiritual, amante del sacrificio, en el adulto, a imagen del amor de Dios al hombre. (Cf. Celibato, valor… 46. Congregación para la Educación Católica)

Para cada etapa:

• Aspirantado: Que los jóvenes se inicien en el descubrimiento de su personalidad: capacidades y limitaciones, e inicien, mediante la mejora de su autoestima, un proceso de autoliberación personal. Tiemp de afirmación personal
• Postulantado: Mediante un acompañamiento personalizado, ayudar a los jóvenes a profundizar en su propio conocimiento, haciendo una lectura de su historia personal, familiar y cultural de modo que sean capaces de reconocer los dones y posibilidades, afrontar las limitaciones y comprometerse activamente en su propio conocimiento.
• Noviciado: Que los jovenes afiancen su propia identidad personal y cultural mediante la mejora en su autoestima y autonomía (ejercitarse en la toma de decisiones libres y responsables), asumiendo su propia formación en diálogo con el/la formador/a y dejándose iluminar por el evangelio.
• Juniorado: Que los jóvenes logren una madurez afectiva que se expresa en tener relaciones afectivas profundas y saludables, manejando adecuadamente conflictos, simbiósis, enamoramientos; en un clima de compromiso y responsabilidad.
Bibliografía: Programa 1999. CRP. Objetivos de la formación personal. Aportes de Cecilia Cosamalón

ILUMINACIÓN

No te olvides que toda persona tiene una tarea de autoliberación y crecimiento donde debe alcanzar o fortalecer: el sentimiento de confianza o seguridad básica, ser autónomo y tener límites, tener iniciativa y laboriosidad, que es capaz de logros, una identidad madura y buena autoestima, la capacidad de establecer relaciones profundas sin fusionarse o aislarse; un sentido de que su vida ha servido, un sentimiento de satisfacción por sus logros. Se trata de desarrollar todas sus potencialidades. LIBERADO: de actitudes, conductas inadecuadas o irresponsables, que provienen de:
• Un mundo inconsciente: Privaciones, traumas, heridas, necesidades y deseos insatisfechos, miedos, valores. Pregunta siempre: ¿Cuál es tu motivación inconsciente al actuar así? (M. P. Ross)
• Un sentido de incapacidad – inferioridad, dependencia, culpabilidad.
• Sentimientos y emociones que nos bloquean como la 'timidez', el miedo irracional, la inseguridad, duda de sí, el temor al que dirán. Van desapareciendo cuando aumenta su autoestima y se desarrollan sus habilidades y alcanza logros.
• Una imagen directriz (fuerza, motivación inconsciente) tendencia egocéntrica, a imponerse, a brillar, a exigir, a vengarse, a la desconfianza. Estas provienen de la niñez.
• Nuestros mecanismos de defensa. Indagar por sus reacciones desproporcionadas y repetitivas.
• Posibles neurosis como terror al rechazo ajeno, vivir según los demás; buscar compulsivamente apoyo emocional; contentarse con lo que sea, nunca exigir; manipular, confiar exageradamente en el saber, huir de sus emociones; utilizar a los demás son un medio; siempre llamando la atención (sed de prestigio); siempre quiere ser “mas que…”; le humilla necesitar de los demás “déjame, yo puedo”; perfeccionista, no puede fallar.

El proceso de SANACIÓN, exige indagar por los recuerdos dolorosos, reviviéndolos en todo su realismo, experiencias que un día nos destruyeron y se mantienen en la memoria y la afectividad destruyéndonos. Volver a ella en un clima de oración, de presencia del Señor, de la mano de una persona madura afectivamente y amiga. “El que no sana sus recuerdos no vive el presente, repite su pasado” M Afectiva, p. 78. Instituto de Pastoral Vocacional..

(1) Mejorar "la autoestima incluye no sólo que los otros nos apoyen con su aprecio y soporte (lo cual es una parte muy importante de la autoestima), sino que uno logre sentirse valioso y bueno en sí, aspecto éste mucho más complejo y que logra desplegarse más ampliamente (…) básicamente a través de la relación formador-formando, en las siguientes etapas de formación (...). (Cf. Texto de Cecilia Cosamalón)

Los problemas de relación que aparecen sobre todo en el juniorado: falta de confianza en el formador, conflictos con los compañeros y enamoramientos tienen en su base 'me parece, el mismo problema: esa falta de confianza básica que surge fuertemente sea por una relación afectiva problemática con los que se vive y/o por una necesidad intensa de “llenar” el vacío con la afectividad de otro. Su presencia nos hace poder confiar en el otro y que nos hace sentirnos valiosos en sí, de modo que no hay vacío interior intolerable'. (Cf. Texto de Cecilia Cosamalón).

AFECTIVIDAD. Puede entenderse de diversas maneras: Como conjunto de reacciones interiores y exteriores a la exigencia de satisfacción. Como capacidad de experimentar sentimientos y emociones. Como capacidad de amar o como posibilidad de establecer relaciones interpersonales. CVPA, 20. Tomamos conciencia de nuestra realidad afectiva a través de tres situaciones psicológicas o estados de ánimo: sentimientos, emociones y pasiones.

MUNDO PSICO AFECTIVO. Surge de nuestro interior, al margen de nuestra libertad, lo único que nos queda es saber de sus contenidos y demandas y aceptar que existe en nosotros. Pero con frecuencia lo reprimimos y este mundo adopta formas disimuladas por las que se manifiesta. CONCIENCIA PSICOLÓGICA. Es el hecho de darnos cuenta, de tomar conciencia, de ser conscientes de lo que nos ocurre. CONCIENCIA MORAL. Esta supone la anterior, le da una orientación ética, buena o mala. No hay orientación moral si el sujeto no tiene conocimiento y aceptación de su mundo interior y psico – afectivo.

ORIGEN DE NUESTROS AFECTOS. De necesidades orgánicas: hambre, sed, exceso de frío, etc. Impulso sexual, estar en actividad. Necesidades psicológicas: Huida de lo negativo y conflictivo, rechazo de lo inseguro. Tendencia a la estabilidad, a lo seguro, a lo constructivo. Necesidad e amar y ser amado: entrega, cariño, regalar. Necesidad de agrupación, de ayuda, exigencia mutua. Necesidad de valoración personal (reconocimiento, autonomía). De éxito y expresión personal (ser útil, expresar sus capacidades), capacidad y valía profesional. Necesidades espirituales: de saber quién se es, su sentido, el sentido de la vida. De trascender, búsqueda de la verdad, del bien, de la felicidad.
MADURACIÓN. El amor humano no es perfecto desde el principio, se desarrolla y se perfecciona a través de un largo proceso de evolución y purificación. De egoísta, sensible y hedonista a espiritual, altruísta, abnegado, imagen del amor de Dios. Cf. CVPA 46.

TEXTOS
• Lleven los unos las cargas de los otros, que así cumplirán la ley de Cristo. Gal 6,2.
• “Al igual que Israel, liberado de Egipto, llegó a ser Pueblo de Dios.. bajo la guía de Moisés, así también la comunidad, .. está constituida por personas a las que Cristo a liberado y ha hecho capaces de mar como Él, mediante el don de su amor liberador y la aceptación cordial de aquellos que Él nos ha dado como guías. El amor de Cristo, derramado en nuestros corazones, nos impulsa a amar a los hermanos y hermanas hasta a asumir sus debilidades, sus problemas, sus dificultades; en una palabra, hasta darnos a nosotros mismos.” (La vida fraterna.. CIVCSVA 21).
• “Cristo da a la persona dos certezas fundamentales: la de ser amado infinitamente y la de poder amar sin límites” (Ibid. 22).
• Poder de Cristo, renuncia a sí mismos, aceptación y acogida del otro, a partir de la autoridad. Conversión de toda actitud que obstaculice la comunión. Ibid 23
• “El papel de la afectividad, en efecto, está considerado como elemento fundamental en la integración de la personalidad, porque concurre de forma especial a su integración, explicando la relación afectiva y sexual con los demás, realizándose responsablemente en un trabajo o en una profesión, cultivando relaciones sociales amistosas. Puesto que la afectividad está considerada como una dimensión fundamental de la persona, la madurez afectiva se puede considerara como requisito indispensable para el óptimo funcionamiento de la personalidad.” Celibato, valor positivo del Amor 20. S. Congregación para la Educación Católica.
BIBLIOGRAFÍA
 (CVPA) El celibato, valor positivo del amor. Sagrada Congregación para la Educación Católica. 1974
 Madurez Afectiva. Instituto de Pastoral Vocacional. Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos.
 Mi cuaderno de acompañamiento. Instituto de Pastoral Vocacional. Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos.
 Acompañamiento personal en la vida consagrada. IV Maduración afectiva y vida consagrada. Evelio Ferreras. Palabra y Misión. Santiago, OPALCA, 1996.

ESTRATEGIAS
Tratamiento:

*** Introspección: Debe lograr una aceptación positiva, partiendo de un conocerse y acogerse a sí mismo, ser consciente de sus dificultades y potencialidades. No lo logrará sin:
*** Un “guía adecuado” Se trata de una persona madura afectivamente, “que te acepte, incondicionalmente, te escuche de veras. Alivie tu indignidad e inseguridad” (M. Afectiva, p. 78) y ya que los jóvenes necesitan de disciplina (educadores, reglamentos, etc.) para estructurar su personalidad, se las proporcione mitigando sus miedos y liberándolo de sentimientos de culpa (OFIR 37).
*** Una “comunidad donde pueda crecer”, familia. En un clima de respeto, amistad, confianza, cariño y mucha fe y oración, donde se puede sentir querido (soporte afectivo) y así puede abrir sus heridas.
*** Buenos (y pocos) amigos y amigas con quienes compartir.
*** Que puede partir del desarrollo de sus talentos (las personas se realizan amando, creando - trabajo, servicio) y luego afrontar sus debilidades.
*** Y el don del amor de Dios, que sólo Dios puede lo que ella no. Debe y debemos pedir el don de su amor liberador. Fé. Dinámica: “Contarle nuestros problemas personales, sentir su amor”

• • •
 
Etiquetas :

item rate
Total de Votos: 15 - Rating: 3.93

Vota por este artículo:


Ingrese su correo electrónico para suscribirse a los comentarios de este artículo:

Ingrese los caracteres de la imagen y presione el botón "Suscribirse":

Sin comentarios»

:

: (obligatorio)



(obligatorio)