La Universidad Virtual Iberoamericana (UVI) es el nuevo campus virtual compartido por siete universidades de cinco países Latinoamericanos, la que pretende ofrecer de manera conjunta estudios de licenciatura y posgrado enfocado a llevar educación superior de bajo costo a las sociedades de países de habla hispana, mediante el uso de las tecnologías de la información.

Algunos de los objetivos de la UVI son la construcción de un espacio iberoamericano de enseñanza superior de referencia mundial, el fomento de la cooperación entre las universidades, empresas, profesionales y personas privadas mediante una "Comunidad Abierta", el desarrollo del conocimiento libre en base a una plataforma virtual sobre software libre, la integración de grupos de investigación y el intercambio del conocimiento mediante revistas y acceso a fondos documentales.

Las casas de estudios miembros del proyectos, que provienen de Chile, España, Brasil, Argentina y México se reunieron en la Universidad de Guadalajara, México, del 21 al 23 de febrero para establecer las bases de la UVI, la que pretende ponerse en marcha durante el segundo semestre de 2007. Durante el encuentro las instituciones educativas debatieron sobre los programas de estudios que van a ofrecer, la gestión académica y administrativa, su estructura orgánica, normatividad e infraestructura.

Antes de que finalice el 2007, la UVI estaría en posibilidad de ofrecer un campus compartido con materias optativas y de libre elección para los alumnos de todas las universidades miembro, un doctorado sobre comunicación visual y en un master en desarrollo local sostenible, además de un "Aula abierta", cuyos contenidos serán de acceso gratuito para la sociedad.

En la primera fase de la UVI están incluidas las universidades USACH (de Santiago de Chile); la Universidad Nacional de Córdova, la Universidad Entre Ríos y Nacional de la Plata, de Argentina; la Universidad Santa María de Brasil; y la Universidad de la Extremadura de España, que lidera las actividades.

En las fases posteriores podrían unirse las universidades que conforman el Grupo de Montevideo y el G-9 español, sin cerrar el espacio a otras universidades europeas con interés en Ibero América. Al final podrían estar integrados alrededor de dos millones de estudiantes.

(RedCLARA)

Etiquetas :