En estos días el Tribunal Constitucional del Perú (TC) se ha pronunciado en diversos casos relacionados con los derechos colectivos, controversias en las que se ha discutido el ámbito de la negociación colectiva aplicable en el trabajo marítimo y portuario, así como la restricción del ejercicio del derecho de huelga en el sector de la educación.

DERECHO A LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA
En el caso de la negociación colectiva, uno de los problemas más importantes de nuestra legislación tiene que ver con la determinación del ámbito de negociación. El artículo 45° de la LRCT establece que a falta de acuerdo sobre el nivel en que desarrollarán la negociación, las partes deberán negociar en el nivel de empresa. Gracias a esta norma los empleadores de ciertos sectores se han resistido a negociar en el nivel de rama de actividad, alegando que la norma les permite escoger el nivel de empresa. Adicionalmente, los empledores sostienen que la negociación por rama de actividad terminaría encareciendo las actividades económicas de los sectores comprometidos, argumento que se sostuvo con vigor años atrás, en el caso de la construcción civil (conocido como Caso CAPECO, cuya información está colgada entre los documentos del curso de la intranet PUCP) y actualmente ha vuelto a propagarse en los medios a propósito de las exigencias de los trabajadores marítimos y portuarios.

DERECHO DE HUELGA
Por otro lado, el conflicto abierto que mantiene el actual gobierno con la dirigencia del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación del Perú (SUTEP) tuvo su punto más álgido con la aprobación de la Ley No. 28988, Ley que declara a la Educación Básica Regular como Servicio Público Esencial. El TC ha entendido que tal calificación no afecta el contenido esencial del derecho de huelga en dos sentencias de data reciente: la sentencia recaída en el Expediente 00026-2007-PI-TC, del 28 de abril de 2009 (su texto se encuentra disponible en la intranet PUCP); y una muy reciente, que acaba de llegar a nuestras manos: la recaída en el Expediente 0005-2008-PI/TC, del 4 de setiembre de 2009. En estos casos diversos especialistas han dado su opinión respaldando la posición adoptada por el TC , reiterando el argumento de que esta restricción de la huelga permitiría mejorar el nivel de la educación en el país.

Este último caso es una muestra de los graves problemas que afrontan los sindicatos cuando pretenden ejercer el derecho de huelga en nuestro país. Como sabemos, la legislación peruana limita este derecho en forma significativa. Por ejemplo, el artículo 72° de la LRCT solamente permite el ejercicio de un solo tipo de huelga, considerada "clásica": la paralización de actividades con toma del local. Sin embargo, muchos sindicatos hacen uso de las nuevas tecnologías y realizan medios de presión distintos a la paralización de actividades para expresar su descontento. Un ejemplo de ello podría ser un caso de video-montaje que aparentemente denuncia la situación laboral de una conocida empresa.