En un mundo donde no se respeta los derechos fundamentales, es necesario que este no se manifieste únicamente por normas, sino que hace falta la creación de instrumentos que viabilicen y hagan efectivos derechos como la igualdad y la inserción laboral para los discapacitados, mostraremos, a continuación, alcances de la labor de Cecilia Tenorio Pereyra, hija de padres discapacitados, quien ha participado activamente en programas de promoción al respeto por el discapacitado; en la Comisión de Discapacidad, tales como PONTE EN MIS ZAPATOS; Discapacidad no es Incapacidad; campaña de la sensibilización y diversas campañas de educación y salud, así como las posibles soluciones a dos principales problemas que atraviesan los discapacitados en la vida cotidiana.

Cecilia plantea que existen diversas causas que impiden el total desarrollo del discapacitado en el país. Una de ellas es la educación, ya que se presenta en la sociedad dos tipos de colegios: los regulares y los especiales. Se entiende a los colegios especiales como instituciones que solo aceptan a personas discapacitadas lo que genera exclusión. Desde ese punto, se entiende que hay una total separación entre personas normales y discapacitadas, y que, además, genera una gran desventaja. Los padres de Cecilia estudiaron en colegios especiales, su madre estudió en (EPA) y su padre, en Barranco, y en estos colegios una persona con discapacidad concluye su primaria a los 18 años, es decir, cada grado de estudios requiere 2 años. Esto, obviamente, origina una gran desventaja para las personas discapacitadas que desean estudiar. También, otra de las causas que se presenta es la falta de información por parte de la sociedad, que, simplemente cuando ven a una persona discapacitada se sorprenden y, esa impresión les genera incomodidad a los discapacitados. Además, una causa muy importante para Cecilia es la falta de recursos por parte del estado para solventar los gastos y la implementación de medios que beneficien la forma de vida de los discapacitados; por ejemplo, Cecilia afirma:”Generalmente, en otros países se les otorga una pensión a las personas discapacitadas para que reciban un adecuado tratamiento. Aquí el Estado no cubre ningún gasto, pero existe una ley de pensiones, la 19990 y la 20530. En la 20530, tengo entendido, que las personas con discapacidad, si son casadas, no pueden recibir una pensión por parte de sus padres y esto perjudica a muchas personas discapacitadas que no cuentan con una solvencia económica estable e impediría su total desarrollo en la sociedad”.

Esta exclusión y rechazo de la sociedad hacia las personas discapacitadas hace que estas personas se sientan afectadas; sientan que son una carga para sus familias y para los demás, y lo que es frustrante: sienten que son incapacitados. Esto nos indica que una consecuencia es la que se presenta en el campo laboral, ya que, muy raras veces, se les toma en cuenta a un discapacitado al momento de elegir un puesto de trabajo. Según Cecilia, se ha creado una ley en la cual el Estado tiene obligatoriamente que contratar el 3% del personal que trabaja en cualquier institución, pero se debería incrementar este porcentaje, ya que existe un gran número de personas discapacitadas en el Perú, según un último censo realizado. Lo que se puede hacer para combatir el problema de los discapacitados es crear proyectos y leyes, con ayuda del Estado, que contribuyan a mejorar la calidad de vida de las personas discapacitadas. También, se debe crear una ley, según Cecilia, que pueda otorgarles una pensión mensual a los discapacitados, demás de que se respeten las leyes de accesibilidad, que exista una total adecuación de los medios de transporte e infraestructura en la ciudad. En el trabajo, la inserción laboral, que se pueda incrementar el porcentaje de la ley 27050; en salud, el Estado podría ocuparse de los gastos de medicinas y de las terapias de los discapacitados. Se debe entender que las personas mas afectadas son las que viven en zonas rurales y no cuentan con los medios necesarios para financiar sus tratamientos.
cecilia
Hemos leído, pues, las ideas y propuestas de una joven estudiante que tiene padres discapacitados y que busca mejorar la calidad de vida, no sólo de sus padres, sino, también, de toda la población discapacitada de nuestro país, pero lo más importante, buscar la total integración de estas personas a la sociedad. Nosotros, como grupo de personas que respeta y defiende sus derechos, estamos en total acuerdo con las ideas de Cecilia Tenorio, pues la realidad en la que vivimos, es una realidad llena de discriminación, una discriminación muy extensa que día a día va destruyendo dos pilares éticos y morales de la sociedad. Por eso, debemos combatir esta discriminación, pero esta no se acabará solo con palabras, sino, con hechos.

En conclusión, se han expuesto ideas, que, en un futuro no muy lejano, esperemos que se realicen. Además, se presentan también, proyectos concretos que ayudarán a mejorar la calidad de vida de las personas discapacitadas. Por último, se exponen las versiones reales de una parte de la vida de padres discapacitados que nos harán tomar conciencia de la realidad en la que viven las personas discapacitadas.