El Estado tiene a su cargo la función de promover el derecho de igualdad de oportunidades. Para dicha labor, está a su cargo la creación de una política social, entendida como el conjunto de estrategias, lineamientos, programas y proyectos, lo cual demanda interacción con los tres niveles de gobierno, el sector privado y la sociedad civil.
El derecho de “igualdad ante la ley sin discriminación por raza, religión, opinión o idioma, donde el varón y la mujer tienen iguales oportunidades y responsabilidades”, señalado en el inciso 2 del articulo 2 de la constitución, nos brinda el marco teórico sobre el cual se deben desarrollar implementaciones, a fin de obtener un efectivo desempeño de la mujer en el mercado laboral peruano.
A continuación, plantearemos algunas recomendaciones que estarán centradas en dos aspectos, a saber, la igualdad de oportunidades y la igualdad de remuneración. En dicho sentido, para obtener lo antes mencionado, es necesario modificar los papeles tradicionales en la sociedad y adherir elementos como el fomento a la formación profesional y a la creación de centros de asistencia a la familia y a la infancia a razón de la maternidad, así también es indispensable la creación de centros de colocación y orientación laboral; la difusión de los derechos son constitutivos para la flexibilidad de horarios en casos de maternidad. Por otra parte, la igualdad de remuneración adquiere una doble función en defensa de los varones y las mujeres, ya que pretende eliminar el abuso salarial contra las mujeres y la correcta competencia fundada en la capacidad; para ello, recomienda la utilización de métodos de evaluación objetiva para conocer el valor del trabajo que posteriormente pasará por diversos programas de capacitación.
Existen también diversas ONG que velan por los derechos de la mujer. Entre ellas, mencionaremos dos que tienen sedes un nuestra capital y trabajaban en ello en diversas regiones de nuestro país
La Institución Flora Tristán fue creada en 1979 y tiene como misión “combatir las causas estructurales que restringen la autonomía de las mujeres y/o afectan su ejercicio…” (http://www.floratristan.org.pe). Se encargan también de las mujeres en provincia, promueve la educación y brinda la información necesaria para casos de abuso sexual o maltrato familiar. Por otra parte, el movimiento Manuela Ramos también trabaja con mujeres haciéndoles ver sus derechos; así mismo realiza trabajos de asesoría e investigación. Tiene cuatro líneas temáticas:”Derecho a una vida sin violencia, Derechos económicos, Derechos políticos y Ciudadanía, y Derechos sexuales y reproductivos” (http://www.manuela.org.pe).
Finalmente, vemos que estas instituciones, en su consecución por trabajar en la igualdad laboral de la mujer deben contar con el apoyo incondicional del Ministerio de la Mujer y del Estado Peruano, que dicta leyes y no se encarga de hacerlas cumplir.
Mujer minera

Bibliografía utilizada:
1993 PLATA, María Isabel Los derechos humanos y la convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer - 1979 Segunda Edición. Bogotá: Profamilia. 193 pp.

2000 VINATEA RECOBA, Luis. Discriminación sexual y apñicación de la ley. Volúmen II. Lima: Defensoría del Pueblo. 388 pp.

(s.f.) http://www.manuela.org.pe : 18 de noviembre del 2006. 06:00 horas.

(s.f.) http://www.floratristan.org.pe: 9 de noviembre del 2006. 21:00horas.

Imagen:
http://images.google.com.pe/imgres?imgurl=http://www.umael-lasalle.org/images/mujer.jpg&imgrefurl=http://www.umael-lasalle.org/esp/Formaci%25C3%25B3n/Derechos_humanos/no_discrim-mujer.htm&h=289&w=190&sz=8&hl=es&start=1&tbnid=Z_2pNwtNiJFOFM:&tbnh=115&tbnw=76&prev=/images%3Fq%3Ddiscriminacion%2Ba%2Bla%2Bmujer%26svnum%3D10%26hl%3Des%26lr%3D%26sa%3DN