En la avenida Javier Prado Este (nº 6420, urbanización Santa Patricia, distrito de La Molina) está el "Templo de Lima de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días", más conocido como el templo de los mormones.

Se trata de una construcción monumental, una especie de gótico moderno, atípico en Lima, con torres en forma de chapitel o punta, en las que se observa (en la columna más alta) la figura en bronce de un ángel Moroni tocando la trompeta que llama a todas las naciones de la tierra a escuchar el “Evangelio Restaurado”. Arquitectónicamente, el templo guarda el estilo que tienen los mormones en varias ciudades de América Latina, como los de Buenos Aires y Santiago. Fue el 11 de Septiembre de 1982 cuando se puso la primera piedra del edificio que hoy observamos. La inauguración solemne ocurrió los días 10, 11 y 12 de enero de 1986. Cabe destacar que, en la actualidad, los mormones cuentan con más de 400 mil fieles en nuestro país.

La “Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” fue fundada en 1830 por José Smith (1805-1844), hijo de campesinos metodistas, en Estados Unidos de Norteamérica. La primera referencia que tenemos de los mormones en el Perú está en los informes que envió Parley Pratt a Brihham Young (1852) en la que explica las pocas posibilidades de continuar aquí una misión por falta de dinero y material de lectura, así como la dificultad de aprender el idioma. Un segundo momento, más exitoso, fue con la familia de Alfredo W. McCune, quien llegó a nuestras costas a inicios de 1900. La familia compró algunas minas de cobre y plata, y formaron la Corporación Cerro de Pasco. Por lo tanto, la primera congregación estuvo formada por mormones norteamericanos a la que se fueron integrando empleados de las compañías mineras.

En Lima se inician sus actividades en 1956 y se expandieron en varias misiones. A fines de la década de 1970 había unos 20 mil miembros. Luego, en enero de 1986, el Presidente de los Mormones, el señor Gordon B. Hinclley, bendijo el Templo de Lima que, por sus dimensiones, es el tercero de Sudamérica (cabe destacar que antes de la construcción de este imponente templo, los mormones celebraban sus ritos en un local en Limatambo).

null