CARNAVALES DE JAUJA 2009 EN LA BALANZA

Carnavales en Jauja

Dario A Núñez Sovero


El filósofo presocrático Heráclito, cinco siglos antes de Cristo, decía que “nadie se baña dos veces en las aguas de un mismo río” queriéndonos decir que todo fluye y nada es. Esta sentencia viene a pie juntillas para explicar lo que ha ocurrido en nuestros carnavales en Jauja. Al final lo que pretendemos rescatar es que es importante hacer un breve balance de lo que fue nuestras fiestas de carnavales en el tiempo que pasó. Saldo que, naturalmente, no es nada halagador por cuanto la comunidad ha quedado como impregnada de una sombría estela de tristeza y desconsuelo.

Panfilo Cáceres y amigos
Antiguas parejas jaujinas donde destacan: Don Oswaldo Bonilla Becerra y esposa, así como el conocido y desaparecido don Pánfilo Cáceres y esposa; asimismo, don Gerardo García Alvarez, entre otros. Todos observaban las disposiciones de la fiesta

Lejos están los días en que los jaujinos salían a bailar sin las preocupaciones de hoy, con venerables compañías donde el respeto y la tolerancia eran consejeras sabias de quienes compartían la alegría carnavalesca en Jauja, aún cuando a hurtadillas de los padres se bailaba, discretamente, en algún barrio mientras que aquellos lo hacían en otro. Recuerdo, cuando niño, que en el Barrio La Libertad un consejo de honorables mayores se encargaba de la fiesta y, para todos, se autodenominaban “El alto Comando”. Ellos eran respetados, tomaban decisiones y nunca hubo problemas como los hay ahora; sus nombres: Pedro Bonilla Monge, Isaac “Saca” Benavides y el “Chato” Grimaldo Cruzado. Todavía recuerdo que en el Barrio Huarancayo don Santiago Calderón Justo y don Aurelio Ortiz se encargaban de la tarea de ordenar la fiesta y más recientemente, en el Barrio El Porvenir, don Caleb Cairampoma y don Albino Jiménez hacían lo mismo. Nadie objetaba sus decisiones, todos las acatábamos, ¡y no pasaba nada!

Pedro Infantes e Hilda Montalvo

Pedro Infantes Mandujano e Hilda Montalvo Manrique posando previo al Cortamonte del Barrio La Libertad durante los años setenta en tiempos de noviazgo, para después consolidar su unión matrimonial

Es el caso que hace dos o tres décadas atrás Jauja asiste a dolorosos trances post carnavales. Recuerdo de un señor Sosa a quién un árbol aplastó en las fiestas del Barrio La Samaritana en la década del 70 pasado, pues, pese a que quiso escapar no pudo hacerlo por sus limitaciones físicas. En La Libertad, igual, un señor al que llamaban cariñosamente Wañuri también fue aplastado en plena fiesta de carnaval y, como no podía ser de otro modo, terminó muerto. En el Barrio Cormis, una señorita de apellido Melo, también fue fulminada cuando un árbol la aplastó mientras bailaba y más recientemente en el Barrio La Salud, en plena parada de monte un árbol cedió y el tablón que lo contenía fue a dar en el pecho de José Benavides Ampuero matándolo. Todo ello sin contar las muertes que por estos mismos hechos ocurren en los distritos de Jauja y que son en mayor número. Entonces la pregunta fluye: ¿por qué lo jaujinos pretendemos bañarnos dos veces en las aguas del mismo río? ¿Es que no aprendemos las lecciones del pasado y seguimos como si nada pasara con los mismos errores en las fiestas de carnavales? ¿Hasta cuándo vamos a seguir llorando las muerte de personas que en vida conocimos como nobles y de arraigada aceptación en nuestra tierra? ¿Es justo que en Jauja para morir las personas se pongan su mejor atuendo, las mejores joyas y finas colonias sin saber el fin que les espera? Estas son las primeras interrogaciones de esta pretendida puesta en balanza de nuestros carnavales.

Cortamonte en Huacllas

Antiguo cortamonte en el Barrio de Huacllas, nótese la mixtura de árboles (eucalipto y aliso) y el escaso número de componentes de la Banda de Música

Si, porque esta vez podemos decir de un antes y después de este año. Antes de la dolorosa tragedia que segó la vida de Edilberto Balvín y Rosa Quinto las fiestas transcurrían con la alegría natural de años anteriores y luego de los luctuosos hechos ya nada era lo mismo, aunque, igual, los padrinos de otros barrios se desvivían por colmar de atenciones a sus invitados. Un manto de desconsuelo subyacía en cada uno de los espíritus. Por eso es que alzamos nuestra voz para decir lo siguiente:

1. La negligencia de una autoridad ante hechos que corresponden a su función constituyen delito que, en el caso de muertes, se llama homicidio culposo y en caso de inacción se llama omisión de actos funcionales. La pregunta que, en este caso, debieran responder los hombres de derecho es si nuestras autoridades hubieron de actuar previamente para evitar la tragedia comentada. Dónde está la autoridad del Alcalde, del Gobernador, de las Fiscalías Provinciales Mixtas de Jauja, de Defensa Civil, de la Policía Nacional, etc. ¿Estarán incursos dichas personas en el delito de homicidio culposo o en el delito de Omisión de actos funcionales?

Al respecto, existe abundante jurisprudencia con relación a la acción u omisión por parte de las autoridades cuando se producen hechos lamentables como los antes descritos. Recordemos que el ex alcalde de Lima, Alberto Andrade Carmona, y el jefe de la VII Región Policial fueron procesados por el caso de Mesa Redonda, que enlutó a cientos de familias. Igual suerte, corrió el ex alcalde de Surco, Dargent, cuando fue procesado por el incendio de la discoteca Utopía el año 2002, que causó la muerte de más de 20 jóvenes.

2. Formalmente, si queremos incentivar el turismo hacia nuestra Jauja, las fiestas de carnavales debieran tener un reglamento que, desde la Regiduría de Cultura y Turismo de la Municipalidad Provincial y otras municipalidades distritales, norme todas las actividades. A saber: obligaciones de la dirigencia de los barrios, de los padrinos, de las parejas bailantes, ubicación de los tolderos, altura de los árboles, atuendo típico de los participantes, ubicación de la Banda de Música, etc. Todo ello con la autorización de la Gobernación y el apoyo de la Policía Nacional del Perú.

3. Tratándose de eventos masivos, siempre debe solicitarse la presencia de una unidad de primeros auxilios, personal policial, así como la presencia de los responsables de Defensa Civil. Las madrinas deberían de evitar poner en las copas de los árboles objetos que despierten la ansiedad de los concurrentes, pues, es sabida la avidez con la que esperan que el árbol sea derribado. Y sobre lo del árbol, se debe poner fin a la pueril “costumbre” de poner alisos y/o cipreses, limitándose a admitir sólo el eucalipto porque éste “avisa la direccionalidad hacia donde va a caer”, no es traicionero (adrede, se ve por demás vulgar que algunas personas que bailan “chisgueteen” el árbol con cerveza para apurar su derribamiento. Más cultura amigos, está bien la euforia pero no la puerilidad).

4. Con el fin de preservar la tradición se debe fijar una hora límite para derribar el árbol (los cortamontes se han vuelto nocturnos, tanto en Jauja como en distritos) y ahora que todo es filmado y “colgado” en Youtube se debe evitar la presencia de parejas que no tengan el atuendo de rigor porque desluce la fiesta. Igualmente, como antaño, todas las bandas deben de llegar, con los bailantes, hasta la plaza de armas de la ciudad, pues en el recorrido, del barrio a la plaza, se puede apreciar el garbo y la prestancia del jaujino cuando baila su carnaval (como se menciona en la novela País de Jauja: "...con su figura… semejante a la de un torero y un estilo de renovada y justa fama...", p. 416).

5. La Municipalidad Provincial de Jauja y las municipalidades de distritos deben asumir, orgánicamente, la coordinación, ejecución y supervisión de los carnavales en todos los barrios sobre los que tengan competencia. Así como también la difusión local, regional y nacional de la fiesta, de modo que sea atractivo turístico que desborde nuestras fronteras. Estas fiestas no son particulares sino son populares donde asisten miles de persones entre bailantes y el público ávido de ver el encanto y magia del carnaval jaujino. Los Carnavales de Jauja son mejores que los carnavales de muchas partes del país y del mundo, el problema es que no están promocionados. Imagínense que los barrios emiten sus programas sólo unos cuantos días antes del evento sin que pueda darse una debida promoción al mismo y repartiéndose sólo a allegados. La Municipalidad de Jauja actúa de la misma manera: este sábado 25 de abril es el aniversario de Jauja y el día de hoy (lunes, 20 de abril de 2009) recién se ha emitido el programa por la Semana de Jauja, cuando en realidad, es necesario contar con estos detalles anteladamente para que ese turismo del que todos hablan se concrete. Lo recomendable es que los programas se emitan con un mes de anterioridad.

Cortamonte 2009
Descanso en la fiesta. Los bailantes se relajan sin considerar al peligro al que están expuestos (el árbol puede sorprender cayéndose con la fuerza del viento)

Debo concluir, diciendo algunas cosas que, me parece, son ocurrentes. Me complace que nuestros carnavales se bailen en otras jurisdicciones como Huancayo, Cerro de Pasco, La Oroya, Canta, etc. y en especial en la capital de la República, debe ser uno de los efectos de la globalización, pero me mortifica que los jaujinos bailemos con música huancaína: por ejemplo, las entradas de carnaval se hacen con la muliza “Dile” de Moticha Alanya o bailamos con “Copita De Cristal”, o la canción tarmeña “Adiós juventud”, etc. Cuando en nuestros archivos tenemos música del verdadero carnaval jaujino como "Jauja" de Juan Bolívar y Amadeo Abregou, "Huarancayo de mis penas" de autor anónimo, "Vil cocodrilo" de Buenaventura Fabián, etc.

También me incomoda que en algunas traídas de monte las comitivas de damas se hayan acercado a las riberas del río Yacus bailando Santiago bajo el grosero argumento de que “el que pone la plata baila lo que quiere”(expresión espetada en una traída de monte del Barrio La Libertad el anteaño pasado con madrinazgo de la familia Bueno que fuera rechazada a viva voz por Neri Orihuela y el suscrito en plena plazuela del barrio), así no se puede faltar el respeto a nuestras tradiciones.

En contrario hay que resaltar el interés puesto en este año por el padrino del Barrio La Samaritana, Anthony Solís, quién se encargó de seleccionar y proporcionar a la banda de música toda una antología de mulizas jaujinas para su interpretación. No es que sea patriotero pero pienso que deberíamos dar mayor importancia a lo nuestro. Estas son algunas modestas reflexiones sobre nuestra fiesta. Ojalá que merezcan la atención debida, entonces quienes hemos conversado sobre este tema nos sentiremos satisfechos.

Posts relacionados:

- GATO BALVIN Y ROCHI QUINTO EN NUESTROS RECUERDOS

- Calixtrada Jaujina 2009

- El Carnaval Jaujino 2009 en imágenes

- El Carnaval Jaujino 2009 en imágenes 2009 II

- Jauja y sus Productos Bandera II

- Carnavales de mi tierra

- Elegancia y color al pie de un árbol

- El cortamonte, tradición en el carnaval de Jauja

- El Barrio de la Libertad de Jauja y sus Carnavales

- La famosa Traída de Monte del Carnaval Jaujino

- Los colores en la vestimenta de la mujer jaujina

Etiquetas : ,

item rate
Total de Votos: 12 - Rating: 4.58

Vota por este artículo:


Ingrese su correo electrónico para suscribirse a los comentarios de este artículo:

Ingrese los caracteres de la imagen y presione el botón "Suscribirse":

Comentarios

snunez escribió:

Al respecto, quiero añadir y precisar dos puntos:

1) En el siguiente link:

http://www.correoperu.com.p...

Se aprecia que en el mes de marzo, el Fiscal Provincial Titular de la Segunda Fiscalía Provincial Mixta de Jauja mediante oficio Nº 323 dirigido al alcalde Alejandro Barrera Arias, le solicitó formalmente que la Municipalidad de Jauja emita una ordenanza a fin de reglamentar los Tradicionales Cortamontes; siendo así, la comuna jaujina tiene la obligación formal y legal de elaborar dicho reglamento lo antes posible.

2) De otro lado, respecto al comentario que en una traída se tocó Santiago por orden de una madrina, los jaujinos no podemos tolerar dichas conductas por cuanto hieren a nuestras costumbres ancestrales. En Jauja, nunca hubo Santiago ni tampoco tiene por qué incorporarse a nuestras tradiciones.

No conozco muy bien la realidad de los distritos de Jauja pero me alarmó y llamó mucho la atención que en el Cortamonte del Barrio San Lorenzo de Jauja, mes de marzo del año 2008, en pleno baile la Banda tocó Santiago, hecho que fue inmediatamente detenido por las pifias de algunos bailantes y especialmente del público asistente. Después tomé conocimiento que se tocó esa música por solicitud de uno de los padrinos que no era de Jauja. Por tal motivo, las Juntas Directivas de los Barrios de Jauja tienen la obligación de velar por la continuación de la originalidad de nuestras fiestas. No podemos tolerar que aparezca cualquier padrino y que trate de imponer sus costumbres por el solo dicho que: "él está corriendo con la Banda o la orquesta".

Otro hecho lamentable ocurrió en el mes de agosto de 2008. Esto fue durante el Cortamonte de los ex alumnos josefinos residentes en Lima, por el 150 aniversario del Colegio San José de Jauja; resulta que la banda de músicos sorpresivamente también tocó Santiago en plena fiesta, acción que también fue detenida por el Presidente de la Asociación de ex josefinos.
En consecuencia, debemos ser más celosos con nuestras costumbres y no permitir las conductas antes descritas. Así que a seguir manteniendo la originalidad de nuestras fiestas a efecto que nos haga sentir plenamente identificados como Xauxas.
jueves 23 abril 23:21

ricardo escribió:

Creo yo que las costumbres, como el arte y el lenguaje son cambiantes, se adaptan a los "nuevos tiempos" y esto de la globalización puede llegar a ser un arma de doble filo. Luchar contra la corriente se puede, pero no vamos a poder detener todo el agua.
martes 28 abril 23:36

Javier Rojas Refulio escribió:

Felicitaciones por la bondades de la parte festiva de los carnavales jaujinos que es una maravilla..felicitaciones

Sugerencia: Me gustaria que convoques a una reunion a los integrantes de la gloriosa promocion centenario de la GUE " San Jose de Jauja" mis agradecimientos de antemano ..Javier Rojas.R
martes 02 junio 22:04

FRANKLIN V. SOVERO escribió:

CON LÁSTIMA Y PREOCUPACIÓN HE LEÍDO, ESTAS NOTAS EGOÍSTAS Y SE UN NIVEL CULTURAL RIDÍCULO, Y NO RESPETAR LO AJENO.
ME GUSTARÍA REFRESCAR A ESA GENTE EL TERMINO INTERCULTURALIDAD.
EN NADA SE AFECTA EL ESCUCHAR MÚSICA FORÁNEA QUE CONTRASTE CON LA MONÓTONA SINFONÍA DEL CARNAVAL JAUJINO, MEJOR AUN PARA PODER DISTINGUIR LAS DIFERENCIAS DEL RITMO, LA MELODÍA Y LA CADENCIA.
QUE CADA UNO TIENE SU MÉRITO, MAS AUN ES HORRIBLE QUE COMO DUEÑOS DE CASA PIFIEN A LOS INVITADOS Y PEOR AUN A LOS QUE ESTÁN GASTANDO SUS EMOLUMENTOS PARA HACER BAILAR A MUCHO QUE SE ALINEAN SIN COLABORAR CASO (CHULLÓN PALACIOS).
EN FIN SEÑOR.
PERDONALOS PORQUE NO SABEN LO QUE DICEN. ESCRIBO COMO PARQUEÑO PERTENECIENTE A LA PROVINCIA JAUJINA.
lunes 21 noviembre 23:21

Luis W. Ponce escribió:

Gran ocasión para saludar a Franklin Sovero, el del caminar sui generis, gran amigo y ex colega de la promoción 1963 del Colegio San José; a la vez que discrepar.
Nuestra música de carnaval si es sinfonía no puede ser monótona por definición.
La música de santiago es propia de nuestro departamento, no solo de la provincia sureña del valle del Mantaro. No es foránea.
Cada fiesta tiene su propio contexto. Nos corresponde respetar, mantener y transmitir la tradición que heredamos. No seamos fatalistas con el evolucionismo.
El Sr. Palacios conjuntamente con el Sr. Alejandro Castro mostraron a nuestra generación como se debe bailar nuestro cortamonte. Mi grato recuerdo a ellos.
Franklin,encargaré al Sr. Atilio Moreno que te propine un golpe en la cabeza con su arpa y a Belisario Zanabria que te entreviste luego, para ver como quedaste. Un abrazo.
No olvidar que en el 2013 cumpliremos 50 años de egresados de nuestro colegio y sería conveniente propiciar un reencuentro.
Luis W. Ponce
martes 29 noviembre 07:32

Añadir Comentarios

:

: (obligatorio)



(obligatorio)

Su comentario deberá ser aprobado antes de ser publicado. Gracias!