Algunos mitos sobre la conducción bajo los efectos del alcohol

Juan Carlos Dextre
Lima, 13 de abril de 2009

Muchas de las cosas que se dicen o se comentan sobre la conducción bajo los efectos del alcohol son solo mitos o frases populares. Esto no solo es cierto en países como el Perú, donde la educación, las políticas y estrategias de seguridad vial son todavía débiles, sino que también se producen en países Europeos, como es el caso de España, donde en mayo del 2007 se generó una polémica relacionada con el tema. Esta polémica fue iniciada por unos comentarios del ex-Presidente del Gobierno Español José María Aznar: “como ciudadano tengo el conocimiento suficiente para saber cuántas copas de vino puedo beber sin poner en riesgo a los demás”. Una afirmación totalmente equivocada, pero lamentablemente muy común.

Muchos piensan –equivocadamente- que el límite de alcoholemia se debe fijar según el nivel de resistencia de cada persona, es decir cuánto alcohol se puede consumir sin embriagarse, tal como lo señala el especialista en temas de tránsito Luis Quispe Candia en el Diario La República del 12 de abril del 2009 (Mas sanciones para prevenir las muertes). En realidad el problema principal no son los ebrios (los que ya tienen síntomas claros de alcoholemia), sino aquellos que aparentemente no lo están y, sin embargo, conducen con una disminución en su capacidad de atención, de visión, de reflejos, etc., esos que creen que pueden saber cuánto pueden beber sin poner en riesgo a los demás, y que están siendo afectados por lo que se denomina “el efecto engaño”, es decir cuando mejor creen que están, en realidad es todo lo contrario.

El libro Vías Humanas, un enfoque multidisciplinario y humano de la seguridad vial (escrito por 5 profesionales de 3 países sudamericanos: Juan Carlos Dextre, Martín Pirota, Carlos Tabasso, Joge Bermúdez y Aníbal García) dedica su tercer capítulo al tema del Alcohol y volante: alianza trágica, el cual recomiendo a las personas que están contribuyendo a legislar sobre el tema. Para darnos una idea del problema, transcribo el análisis de las comprobaciones científicas, así como las cuatro reflexiones planteadas por el autor (Carlos Tabasso).


Mitos sobre el alcohol y la conducción[1301clicks]