La playa "Punta Rocas" marca el inicio del distrito de Punta Negra. A diferencia de Punta Hermosa y San Bartolo, sus playas son amplias y de mar abierto. Luego de Punta Rocas, se encuentra una amplia playa llamada "El Puerto", nombre curioso para una playa en la que no se puede sali a navegar. Un gran peñasco, conocido como "El Gigantón", divide al "Puerto" de la "Bikini", un apequeña playa encerrada entre peñascos en la que se encuentra el boquerón de Punta Negra. Luego sigue la "Playa Revés", curioso nombre por su fuerte contracorriente o resaca que jala a los bañistas mara dentro; es la única playa de esta parte del litoral que tiene letreros que anuncian que está prohibido bañarse. Acercándonos a San Bartolo, se encuentran "Santa Rosa", otra playa amplia con mucho espacio para caminar y disfrutar de la arena.

La vida de los años fundacionales de Punta Negra era muy apacible a pesar de algunos que otro conflicto entre los veraneantes (muchos de ellos de origen italiano como los Carbone, Danovaro, Cogorno, Figari, Renegri y D'Onofrio) y los residentes permanentes del pueblo (la mayoría de Chilca o "chilcanos"). La vida transcurría entre el mercado, la iglesia (especialmente en las fiestas del patrón San José) y el coliseo de gllos, que quedaba en el actual colegio de secundaria. Como no había electricidad en el distrito, el alcalde D'Onofrio (`pariente de los dueños de la fábrica de helados) hizo traer dos generadores. Este fue un recurso muy común en los balnearios del sur. En la entrada a Punta Negra, al frente de la antigua Carretera Panamericana, se encontraba la emblemática bodega de don Augusto, por muchos años la única del distrito. En la misma calle, aún se puede encontrar los dos primeros restaurantes, "El Pescadito" y el "Punta Negra".

La vida de los veraneantes giraba en torno al Club Social y Deportes de Punta Negra, fundado en 1955 a orillas de la palya "Bikini". Como el mar de Punta Negra no permite un club náutico, los deporttes más practicados eran el´fulbito, el vóleybol y la natación. Las competencias con los otrs balnerios eran muy comunes. Con el paso del tiempo, el juego de la paleta frontón se convirtió en el deporte más popular del club. Además de los deportes, el Club Social y Deportes Punta Negra se caracterizó, en sus primeros años, por sus celebraciones del carnaval: los corsos, los disfraces y las reinas del carnaval eran el centro de las celebraciones.

Por último, muchas zonas de Lima tiene su toque excéntrico o pintoresco y se convierte en su referente. El "Castillo Melgar" de Punta Negra es el ingrediente exótico de los antiguos balnearios del sur. Carlos Enrique Melgar, además de antiguo militante aprista y abogado de los personajes más pintorescos de la Lima de la segunta mital del siglo XX, como el ladrón "Tatán", es el dueño de castillo. La construcció combina, sin ninguna simetría, muros de estilo neo inca con balcones coloniales, pagodas orientales y torres ojivales, además de estar decorada con los objetos más disímiles: un verdadero monumento a lo kitsch.

null
Balneario de Punta Negra (flickr.com)
null
"Castillo Melgar" en Punta Negra (flickr.com)