Partimos de considerar que el docente de la modalidad virtual es un docente como los demás. Ello le exige los mismos compromisos que le exige el modelo presencial. Sin embargo, creemos que hay rasgos que en la modalidad virtual deben contemplarse con mayor énfasis. Estos rasgos del perfil del docente virtual están organizados en los siguientes ámbitos:


ámbitos




Hay dos condiciones iniciales que creemos favorecerán el logro del perfil que se ha construido:
  1. El docente virtual debe haber sido estudiante virtual

  2. Ha de haberse formado en el tema de la tutoría virtual (y preferiblemente a través de la virtualidad)

Ámbito cognitivo
  1. Autoevalúa su propio desempeño y asume una actitud crítica respecto del diseño del curso que monitorea; de tal manera que identifica con claridad los elementos de mejora que deban incluirse en el siguiente diseño.
  2. Imagina diversos escenarios de aprendizaje para sus alumnos, utilizando las herramientas que ofrecen los entornos virtuales.
  3. Domina el curso que “acompaña”.
  4. Busca nuevos recursos y estrategias didácticas acordes con la modalidad virtual en forma creativa.
  5. Domina las técnicas de trabajo colaborativo e individual y potencia las comunidades de aprendizaje.
  6. Se mantiene actualizado y a la vanguardia de la innovación en el espacio de la educación virtual.
  7. Domina las estrategias didácticas de la educación virtual.
  8. Orienta al estudiante hacia la obtención de resultados de aprendizaje, facilitándole -a lo largo de su proceso de aprendizaje- los recursos e información de valor necesarios que le permitan adquirir las competencias profesionales adecuadas a sus expectativas de formación académica y profesional, y a la demanda socio-profesional.


Ámbito afectivo
  1. Respeta la autonomía del alumno en el proceso de aprendizaje.

  2. Demuestra una personalidad equilibrada y compromiso ético en las tareas educativas que realiza.

  3. Demuestra en sus actos un compromiso claro acerca de la democratización del derecho de todo ser humano a la educación, que se hace posible con la Educación Virtual.

  4. Motiva permanentemente el aprendizaje de los alumnos y el logro de los objetivos formativos propuestos en el curso que “monitorea”.

  5. Muestra empatía en la relación personal y pedagógica que establece con los alumnos.


Ámbito de interacción
  1. Desarrolla sus habilidades comunicativas y de transferencia del conocimiento, moderando las intervenciones de los alumnos en los espacios virtuales donde se generan nuevos aprendizajes.

  2. Comparte la experiencia vivida en el diseño y ejecución de su curso virtual con otros docentes, a fin de obtener retroinformación y generar buenas prácticas en esta modalidad de aprendizaje que puedan ser difundidas en las comunidades académicas.

  3. Demuestra habilidades para la comunicación escrita: redacción, ortografía, puntuación y coherencia.

  4. Retroalimenta permanentemente el trabajo realizado por los alumnos, reforzando con particular énfasis los logros alcanzados y los aspectos que requieren ser mejorados.

  5. Genera ambientes de interacción propicios para realizar una construcción colaborativa del conocimiento.

  6. Mantiene la cohesión del grupo que participa en los procesos de formación virtual.

La Dirección PUCP Virtual de la Pontificia Universidad Católica del Perú construyo el Perfil del Docente Virtual con la participación de las siguientes Universidades:
  1. UNIVERSIDAD RAFAEL LANDIVAR – Guatemala

  2. UNIVERSIDAD CATÓLICA ANDRÉS BELLO DE CARACAS – Venezuela

  3. UNIVERSIDAD TÉCNICA PARTICULAR DE LOJA – Ecuador

  4. PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL PERÚ

  5. UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACIÓN A DISTANCIA – España

  6. UNIVERSIDAD RAFAEL BELLOSO CHACÍN – Venezuela

  7. UNIVERSIDAD ESTATAL A DISTANCIA, UNED – Costa Rica

  8. UNIVERSIDAD PERUANA CAYETANO HEREDIA

  9. UNIVERSIDAD OBERTA DE CATALUNYA – España