Por: Dra Karina Milagros Quineche Flores
Fiscal Adjunta Provincial Titular de
Prevención del delito de Loreto

El magistrado de hoy no puede ejercer su función al margen del mundo de lo rodea. Es imprescindible que tenga una actitud analítica, critica y orientada a la acción y a la retroalimentación. Y es que la complejidad de sus labores exige que se mantenga permanentemente abierto a aprender, a mejorar su desempeño, a conocer la comunidad donde ejercerá su función, a ser transparente y cercano a los problemas de la comunidad.

En la doctrina, se mencionan diversos métodos o argumentos interpretativos. Estos están concebidos, comúnmente, como procedimientos o técnicas utilizadas para atribuir a los textos legales un significado. Desde otra perspectiva, se puede decir, así mismo, justifican la atribución de un sentido a un texto legal.

En términos genéricos, la interpretación es una operación intelectual por la que se busca establecer el sentido de las expresiones utilizadas por la ley para decidir los supuestos contenidos en ella y, consecuentemente, su aplicabilidad al supuesto de hecho que se le plantea al intérprete (1).

El METODO SISTEMATICO. Según este método, la disposición legal es interpretada recurriendo a diversas técnicas y argumentos con referencia, por ejemplo, al lugar que ocupa en el ordenamiento jurídico a la circunstancia de que debe atribuirse el significado que concuerde mejor con aquel dado a otras dispocisiones jerárquicamente diferentes o al hecho que se recurra al argumento de la coherencia del sistema jurídico para evitar contradicciones normativas (2).

Mediante el método sistemático el sentido de la ley es deducido de la posición en la que se sitúa la norma a interpretar en relación con el conjunto del sistema (3).

Para el método sistemático por comparación con otras normas, el procedimiento de interpretación consiste en esclarecer el qué quiere decir la norma atribuyéndole los principios o conceptos que queden claros en otras normas y que no estén claramente expresados en ellas (4).

El método sistemático por ubicación de la norma, su interpretación debe hacerse teniendo en cuenta el conjunto, el subconjunto, grupo normativo, etc., en el cual se halla incorporada, a fin de su que quiere decir sea esclarecido por los elementos conceptuales propios de tal estructura normativa (5).

Los Códigos modernos constituyen un todo orgánico y sistemático; las palabras y disposiciones legales están normalmente coordinadas entre si e integradas en un sentido general (6).

En Conclusión el magistrado se debe a la Constitución y a la Ley, y en la aplicación de la ley tiene como herramientas de interpretación diversos métodos, uno de ellos es el método sistemático de interpretación. Toda interpretación por parte del magistrado siguiendo al Dr. Cesar Azabache “supone un esfuerzo permanente por determinar los hechos que forman la controversia, identificar las reglas aplicables al caso y determinar el significado que corresponde asignar a unos y a otros” (7). Así también Interpretación de la ley señala MEZGER es el descubrimiento y determinación de su propio sentido al objeto de aplicarla a los casos concretos de la vida real (8),

Notas Finales:


1. Francisco Muñoz Conde y Mercedes García Aran, Derecho Penal, Parte General, 5ta Edición, Pág. 119.

2. José Hurtado Pozo, Manual de Derecho Penal Parte General, Editorial Grijley, Pág. 215.

3. Hans Heinrich Jescheck, Tratado de Derecho Penal, Parte General, editorial Granada, 5ta Edición, Pág. 166.

4. Marcial Rubio Correa, El Sistema Jurídico, Introducción al Derecho, Fondo Editorial de la Universidad Católica del Perú, Pág. 267.

5. Marcial Rubio Correa, El Sistema Jurídico, Introducción al Derecho, Fondo Editorial de la Universidad Católica del Perú, Pág. 267.

6. Francisco Muñoz Conde, Introducción al Derecho Penal, Editorial Montevideo, Buenos Aires, Pág. 225

7. Cesar Azabache, Introducción al Procedimiento penal; Palestra Editores, Lima, Perú, 2003, Págs. 10 y 11.

8. Texto de Francisco Muñoz Conde, Introducción al Derecho Penal, Editorial Montevideo, Pág. 216.