Desde su asunción como Jefa de SUNAT, Laura Calderón ha venido aceptando entrevistasen CPN Radio, los diarios El Comercio y Gestión, normalmente para plantear los argumentos de la SUNAT respecto a las agendas planteadas por el Gobierno, la oposición o la propia sociedad civil.
En vista a las recientes críticas a la actuación de SUNAT y a la falta de claridad sobre su liderazgo en la lucha contra el fraude de ley y la evasión fiscal, la semana pasada se publico en EL COMERCIO una entrevista que le realizaron Elizabeth Cavero y David Rivera.
Los topicos tocados, aunque insuficentes, son interesantes para captar las posturas actuales de SUNAT.

A principios de los noventa, cuando prácticamente no había recaudación, la Sunat necesitaba la imagen de una institución dura. ¿Hoy todavía es esa una buena imagen para la Sunat?Para mí, la percepción ideal es la de una institución equitativa, que facilita el pago de impuestos, pero que también fiscaliza y detecta casos de evasión y los sanciona. La Sunat nunca va a llegar a tener la imagen que podría tener, por ejemplo, el Ministerio de Salud. Si te cura, te apoya, al final va a ser tu amigo. Y eso puede pasar con las agencias encargadas de gastar, pero no con la que tiene la función de recaudar.

¿Cree usted que Sunat es percibida como una institución permeable y razonable?
Bueno, hay una encuesta de Apoyo según la cual el 76% percibe a la Sunat de una manera positiva. Entonces, no está mal que controlemos, pero sí tenemos que reforzar los canales de acceso a la Sunat. Por eso hemos venido trabajando en la facilitación para la declaración y pago de impuestos. Una muestra del avance es que el Impuesto a la Renta del 2007 fue íntegramente declarado por Internet.

Los trámites, en efecto, se han simplificado. Pero ¿qué pasa si el contribuyente tiene un reclamo? Muchos perciben a la Sunat como una institución poco predecible y poco permeable. Especialmente los grandes contribuyentes.
Pero así como se quejan, esos grandes contribuyentes tienen un trato personalizado. Al igual que otras administraciones, Sunat atiende los grandes contribuyentes con sectoristas, ellos no tienen que ir a un centro de atención como el pequeño contribuyente. Respecto de los procedimientos, presentar un reclamo es sencillo. Pero si la norma es complicada, Sunat va a tener que actuar de acuerdo con la norma. Algo que sí tenemos que mejorar es el tiempo de respuesta, porque la incertidumbre es lo peor.

¿Qué hay respecto del principio de predictibilidad? Hoy hay contribuyentes que le temen a una fiscalización porque no saben lo que puede pasar.
Hay situaciones muy complejas que, en efecto, pueden no estar bien previstas en la ley. Pero hay casos en los que lo que se pide a Sunat actuar con discrecionalidad. Entonces yo tengo una ley que me dice que tres más dos es cinco, y el contribuyente le dice a Sunat que la interpretación correcta no es 2, sino casi 2 porque esa fue la intención del legislador. Y puede tener razón, pero Sunat no tiene control difuso. En todo caso si reducimos los tiempos en los que damos respuesta, el contribuyente va a poder pasar más rápido a la siguiente instancia que es el Tribunal Fiscal, donde sí hay control difuso. Ellos pueden incluso interpretar la constitucionalidad de una norma tributaria.

Existe el principio de razonabilidad de la justicia tributaria. Pongamos un ejemplo: una empresa minera está en fase de exploración y comete un error en la declaración al consignar algo en la casilla A y no en la casilla B. Ese error no afecta la recaudación, ya que, de cualquier manera la empresa aún no tiene renta. ¿Es razonable imponer una multa por el 50% del monto del equívoco (como manda la ley)? En una minera o petrolera fácilmente puede tratarse de millones.
Si eso pasa en una empresa grande, y por lo general las empresas grandes tienen un equipo auditor, yo botaría al contador (sonríe). No olvidemos que hay una gradualidad al aplicar las multas. Si el contribuyente se da cuenta y corrige solo paga el 10% de la multa. Si Sunat ya le avisó que va a fiscalizar, el contribuyente revisa y corrige, solo va a pagar el 20%, y así hasta el 50%. Pero si se trata de un caso en que se esperó a que Sunat llegara, sí, probablemente se le aplica el 100% de la multa.

Pongamos el ejemplo de un contribuyente pequeño. Las cooperativas cafetaleras sustentan sus compras de café a sus productores asociados mediante liquidaciones de compra. Si estas liquidaciones tienen un error en el apellido o en el número de DNI, Sunat ya no las acepta y no considera que en algunos casos se trata de campesinos casi iletrados. ¿Cómo se aplicaría en ese caso la no discrecionalidad y la vez la razonabilidad?
Hay una leyenda urbana con el tema de los comprobantes. No digo que no haya pasado, pero debe tratarse más bien de casos aislados. Lo general es que los auditores de la Sunat no reparen en esos errores y más bien apliquen el criterio de razonabilidad. Por otro lado, es posible que el auditor no conozca la realidad de un negocio, sobre todo cuando el avance de la tecnología trae tantos cambios. Un auditor que, por no conocer un negocio o una nueva tecnología, podría desconocer una compra con la cual la empresa tiene derecho a crédito fiscal. La empresa apela y el resolutor incurre en el mismo error, va al Tribunal Fiscal y se repite el criterio. Ahí sí creo que todos los funcionarios debemos estar mejor preparados, es nuestra responsabilidad.

¿Lo que dice usted es que el desconocimiento por parte de los auditores no puede darse en el caso de los campesinos?
Lo que puede ocurrir, más bien, es que el auditor llegue a un valle y vea que ni los campesinos ni su contador conocen las normas. En ese caso la Sunat no acota, sino que entra primero con un programa de educación. Pero también puede ocurrir que el auditor va a otro valle donde ni siquiera hay campesinos, sino un empresario que hace pasar a sus trabajadores como campesinos y se inventa compras. Si el auditor conoce la realidad en la que se mueve, va a ser capaz de diferenciar un caso del otro.

En su opinión, ¿son casos como estos consecuencia de que Sunat sea el recaudador y a la vez la primera instancia para resolver un reclamo?
No tengo las estadísticas a la mano, pero de ser el caso todos los reclamos serían declarados improcedentes. Y creo que la tasa de casos en los que Sunat le da la razón al contribuyente está alrededor de 50%.

¿A qué, en todo caso, atribuye que las grandes empresas critiquen tanto a la Sunat todavía? ¿Es un problema de imagen o en todos los países las grandes empresas tratan de aprovecharse?
Hay de todo. Hay empresas que tratan de aproximarse a la administración en muy buena onda y nos apoyan para que conozcamos cómo es su proceso productivo y para que no tengamos fallas. Tienes también a aquellos que hacen laberinto con el fin de tener un ambiente favorable y así conseguir apoyo a normas como la del crédito fiscal. El peor de los casos es el de quienes asesoran al contribuyente para evadir. Como ejemplo, saben que si la Sunat fiscalizó este año ya no va a venir el próximo y asesoran a la empresa para aprovecharse.

El PBI ha crecido 9% en el 2007. ¿Está la base de contribuyentes creciendo a un ritmo acorde con el crecimiento de la economía?
La recaudación está creciendo más que la economía. En el 2007 el PBI creció 9%, mientras que los ingresos tributarios crecieron 13,2% en términos reales y el Impuesto a la Renta generado por rentas de tercera categoría en 11,2% en términos reales. Respecto de la demanda interna real, esta aumentó en 11,7% el 2007, mientras que el IGV en 15,3% en términos reales. Por otro lado, el mismo efecto se evidencia si se analiza el incremento de tamaño de contribuyentes: el crecimiento en la recaudación es mayor en contribuyentes medianos y pequeños que en los grandes. Este comportamiento refleja que las medidas de Sunat, de simplificación y control, están contribuyendo a una mayor recaudación que la que se da por efecto del crecimiento económico.

A mediados de los ochenta, el 40% de la recaudación dependía de Petro-Perú. Hoy el 40% de la recaudación depende de 41 grandes contribuyentes. ¿Evidencia esto un problema?
Todas las administraciones tributarias se concentran en unos pocos porque todas las economías son pirámides. Algunas más achatadas que otras, pero la realidad económica es que la riqueza se concentra en pocos. Lo que estamos tratando es controlar y apoyar a los grandes con su sectorista, pero también ampliar la base tributaria.

¿Cuán preparada está la Sunat hoy para fiscalizar a los pequeños contribuyentes?
En términos de formación está preparada, nuestro problema es de cobertura y, por otro lado, del grado de comprensión de la gente que en nuestro país es bajísimo. Sunat va a un distrito, reúne a los pequeños comerciantes, les explica, pero no entienden. Lo que vamos a implementar es un programa de asesoría, con el cual vamos a seleccionar a los mil mejores estudiantes de Administración, Economía, Contabilidad, Derecho en las universidades públicas. Luego, les damos tres meses de teoría y el resto del año es la parte práctica, en la que este joven se convierte en un asesor de la empresa, para encontrar mercados, financiamiento, etc., y que a la vez la ayude a cumplir sus obligaciones tributarias.

¿Qué limitación tiene Sunat para llevar ese programa adelante?
Si lo hiciéramos con los procedimiento normales, tenemos que hacerlo a través de Consucode. Lo que nosotros queremos es una ley que nos autorice a firmar convenios con universidades. Así solo tendríamos que transferirle el dinero a las universidades. Queremos que el Ejecutivo saque esta norma usando las facultades legislativas.

¿Ha afectado a Sunat el recorte de sueldos para altos funcionarios?
No digo que no nos afecte por el lado de los altos funcionarios, pero la austeridad ha golpeado más a la Sunat en el caso de sus profesionales de carrera. Tanto por el lado de Tributos Internos como de Aduanas, no tenemos aumentos de sueldos desde hace 10 años.

¿Cuánto gana un profesional promedio en la Sunat?
Entre S/.4.500 y S/.5.000. Estamos hablando de un auditor, en el caso de tributos internos, o un especialista en Aduanas. Es muy complicado y ya que los sueldos en el sector privado son muy competitivos, la tasa de deserción es de 20 personas al mes. En promedio, porque ha ido aumentando.

Para terminar, pese a todos los avances en la atención de Sunat, los centros de atención siguen pidiendo fotocopia del DNI.
El Reniec no nos da la base de datos. Nosotros accedemos a su base de datos sin pagar, pero por Internet. Puede que en esto el Reniec sea muy celoso con su información. Ojalá, y una vez más, podamos a través de una norma acceder a esta base de datos con el compromiso de no darla a nadie. Nosotros cuando firmamos un convenio, entregamos nuestra base de datos.

Etiquetas :