Pablo Carreño

El idioma quechua
El quechua o runasimi —es decir, la lengua de los hombres— es, por su demografía, la lengua indígena más importante del continente americano. Se habla actualmente en territorios de Colombia, Ecuador, Perú, Brasil,


Bolivia, Argentina y Chile y el total de sus hablantes suma, según algunos estimados, 10 millones. El mayor número de hablantes se encuentra en los tres países andinos centrales: Ecuador (al menos 2 200 000 hablantes), Perú (4 400 000) y Bolivia (1 500 000) [1]. Como toda lengua hablada en territorios extensos, el quechua tiene varios dialectos, divididos en tres grupos principales. El Quechua Norteño agrupa a las variedades del norte del Perú (departamentos de Lambayeque, Cajamarca, San Martín, Amazonas e Iquitos), y a las del Ecuador, Colombia y Brasil. El Quechua Central congrega a los dialectos de la sierra central del Perú (departamentos de Lima, Áncash, Huánuco, Cerro de Pasco y Junín), que ahora son considerados por los lingüistas los más antiguos. El Quechua Sureño, el grupo más importante y prestigioso en la actualidad, agrupa a los dialectos de la sierra sur del Perú (departamentos de Ayacucho, Huancavelica, Cuzco, Apurímac, Arequipa y Puno), de Bolivia, de Argentina y de Chile.


Origen

Alfredo Torero [2] , lingüista peruano fallecido recientemente, ha vinculado el origen de esta lengua con la milenaria ciudad de Caral, cuya sorprendente antigüedad recientemente ha salido a la luz. Según Torero, la primera expansión del protoquechua partió de Caral y conquistó la sierra central del Perú en una época anterior al desarrollo de la cultura Chavín. Torero apoya esta teoría con la evidencia lingüística, ya que, como se dijo, el quechua del centro agrupa a los dialectos más antiguos todavía hablados.

Según Ruth Shady [3] , investigadora a quien se deben los estudios más recientes y exhaustivos, Caral tuvo sus inicios alrededor del año 2600 a. C., es decir, fue contemporánea de las ciudades sumerias de Mesopotamia y de las pirámides de Egipto. La ciudad fue un complejo de pirámides-templo y edificios administrativos de barro y piedra que se constituyó en el centro de un pequeño estado a lo largo del valle del río Supe, en el norte del departamento de Lima. Por su gran antigüedad, no solo es la ciudad más antigua de América, sino que parece haber sido el foco difusor original de la cultura andina y, acaso, de toda la civilización en América.

Debido a la desaparición del quechua de la costa a poco de la conquista española, el runasimi nos parece hoy una lengua vinculada exclusivamente con la sierra. No fue así originalmente. El quechua fue una lengua costeña en sus inicios y lo siguió siendo durante miles de años. Si esta hipótesis es cierta, nació apenas a unos kilómetros de Lima. En ese sentido, nuestro curso busca retornarlo en alguna medida a sus predios originales.


La escritura quechua

El quechua se puso por escrito casi desde la llegada de los españoles [4] . Sin embargo, los avatares de su historia han determinado que nunca se haya generalizado realmente la práctica de escribir entre sus hablantes. Como consecuencia, hasta la actualidad no solo no existe pleno consenso acerca de cómo escribir el quechua sino que, más bien, se dan de cuando en cuando acalorados e interminables debates sobre la cuestión.

Ante esto, en este curso enseñaremos y escribiremos el quechua sureño. Esta es una propuesta de normatividad lingüística y ortográfica del lingüista Rodolfo Cerrón Palomino [5]

cuyo objetivo es sentar las bases para una escritura unificada y, eventualmente, una lengua estándar quechua. Está basado en los dos dialectos quechuas más importantes del Perú actual: el quechua cuzqueño y el quechua ayacuchano. Según Andrés Chirinos [6] , que trabajó con datos del Censo de 1993, los hablantes de ambas variedades sureñas suman 2 395 007 hablantes en nuestro país, lo cual constituye el 75% de nuestra población quechua-hablante.


El alfabeto quechua sureño

El quechua sureño, según la propuesta de Cerrón Palomino, se escribe con el alfabeto latino, adaptado como se muestra el siguiente cuadro:


LetraEjemplo Pronunciación cuzqueña Significado
A aallqu [álqo] ‘perro’
B bbautizasqa‘bautizado’
C ccaballo[kawályu] ‘caballo’
Ch chchuqllu[chójlyo] ‘choclo’
Chh chhchhulla‘rocío’
Ch’ ch’ch’isi‘anoche’
D ddaliy‘golpear’
E eescuela[iskúila]‘escuela’
F ffebrero[fiuríru] ‘febrero’
G ggastay‘gastar’
H hhina[jína] ‘así’
I iicha ‘tal vez’
J jjuez[júwis] ‘juez’
K kkimsa[kínsa] ‘tres’
Kh khkhipu ‘nudo’
K’ k’k’anchay‘luz’
L llawa ‘sopa de varias harinas’
Ll llllulla [lyúlya] ‘mentiroso’
M mmikhuy[míjui] ‘comer’
N nninri‘oreja’
Ñ ññukñu[ñújñu] ‘delicioso’
O ootaq[útaj] ‘o’
P ppukyu[pújiu] ‘fuente’
Ph ph phaway ‘volar, correr’
P’ p’p’unchaw [p’únchay] ‘día’
Q qqispi[qéspi]‘vidrio; libre’
Qh qhqhapra [qjáfra] ‘frágil, débil’
Q’ q’q’usñi [q’ósñi] ‘humo’
R rrimay ‘hablar’
S ssinqa [sénqa] ‘nariz’
T ttiqsimuyu[tejsemúyu]‘universo’
Th ththanta‘gastado’
T’ t’t’anta ‘pan’
U uutqha[úsqha] ‘rápido’
V vvaleq [bálej] ‘valioso’
W wwachwa [wásua] ‘ganso andino’
X x taxi [tájsi] ‘taxi’
Y y yawar ‘sangre’
Z zzapato[sapátu] ‘zapato’



Como puede notarse, para escribir los préstamos del castellano u otras lenguas utilizaremos, en general, la ortografía original con solo pequeñas adaptaciones (como no escribir tildes ni otros signos diacríticos). Hay que notar que las letras b, c, d, e, f, g, j, o, v, x, z se utilizan solamente en palabras prestadas de otros idiomas.


Sobre la pronunciación

El quechua sureño, tal como ha sido propuesto por Cerrón Palomino, es una norma de escritura, no de pronunciación. No pretende ser una nueva variedad quechua ni remplazar a las ya existentes. Se trata simplemente de una forma de escribir el quechua que intenta de no identificarse con ninguna variedad en particular. El quechua sureño puede pronunciarse al modo cuzqueño o al modo ayacuchano, o según se prefiera.

Las diferencias entre la pronunciación cuzqueña y la ayacuchana son relativamente pocas. Solo a modo de ejemplo, en la variedad cuzqueña, las letras acompañadas de una hache (ph, th, kh, etc.) se pronuncian “aspiradas”, es decir, seguidas de una jota muy suave. En la variedad ayacuchana, estos sonidos no existen, así que se pronuncian solo sonidos simples. Así, la palabra phuyu ‘nube’ se pronuncia [pjúyu] en el Cuzco, pero [púyu] en Ayacucho. Asimismo, en el quechua del Cuzco, se relaja la pronunciación de las consonantes cuando están antes de otra consonante o al final de la palabra, mas eso no ocurre en Ayacucho. Por ejemplo, la palabra upyay ‘beber’ se pronuncia [úfiay] en Cuzco y [úpiay] en Ayacucho.

En este curso adoptaremos la pronunciación cuzqueña en razón de la importancia demográfica de esta variedad y de su reconocido prestigio histórico y cultural. Nuestro modelo, en general, será el quechua hablado en la ciudad del Cuzco.

Descargar documento PDF[5776clicks]