Afirman que modificación sobre código civil belga podría adoptarse en el Perú

Lima, nov.07 (ANDINA).- El 01 de julio último entró en vigencia una modificación al Código Civil belga en materia de filiación, al atenuar la presunción de paternidad dentro del matrimonio en el caso que los cónyuges no vivan juntos, el cual podría servir como modelo a adoptarse en el Perú en dicha materia.

Jorge A. Méndez, cónsul general de Perú en Bruselas, señala que “hasta antes de dicha modificación, las disposiciones del Código Civil belga en materia de filiación matrimonial eran similares a las de nuestro Código Civil.

Es decir la paternidad del hijo nacido dentro del matrimonio, le corresponde al marido, salvo que este impugne judicialmente el nacimiento en un plazo de noventa días, conforme lo dispone el artículo 364 de nuestro Código Civil.

Tenemos además, reiterada jurisprudencia en el sentido de que sólo el marido puede iniciar la acción impugnatoria de paternidad legítima, interpretando el artículo 363 de dicho Código.

El grave problema que hay en nuestro país con esta norma (y también en Bélgica) es que hay muchas personas que si bien siguen legalmente casadas, desde hace mucho tiempo están separadas de hecho, o separadas físicamente, y tienen hijos con su nuevo(a) conviviente. Al hijo que tienen, aun cuando el padre biológico quiera reconocerlo, la ley se lo impide por la razón antes citada y le imputan la paternidad al marido.

En el año 2001 el autor de este artículo asistió a un curso de actualización jurídica en el Colegio de Abogados de Lima, y uno de los vocales de la Corte Superior de Lima, experto en derecho de Familia, se refirió a este problema al interior de nuestras fronteras, confesando que no habían hallado una solución, problema que adquiere un carácter todavía más agudo porque el Código Civil peruano establece un plazo muy corto para la impugnación, la misma que sólo puede ser hecha por el marido.

Además para esta impugnación tiene que seguirse un ‘Proceso de Conocimiento’, es decir, el procedimiento más largo que recoge nuestro Código Procesal Civil.

Este problema se potencia aún más con todos aquellos connacionales que han migrado fuera de nuestro país y que ya no mantienen lazos con su pareja legal. Es así como en diversos consulados se han presentado casos de esa naturaleza, en los cuales, conforme a nuestra legislación actual, el padre biológico no puede asumir la paternidad legal de la criatura.

Según la modificación que ha entrado en vigor en Bélgica el 01 de julio último, si bien persiste el principio de paternidad del marido en el caso del hijo nacido dentro del matrimonio, ésta deja de tener vigencia si en el Registro Nacional aparecen con direcciones diferentes por lo menos trescientos días antes del nacimiento del menor, salvo en el caso de declaración común de los esposos en el momento de declaración del nacimiento.

Tanto en Bélgica como el Perú tienen un Registro nacional, y emiten un documento nacional de identidad, en el que figura la dirección de cada ciudadano. Para probar la separación de cuerpos de la pareja, basta con constatar desde qué fecha tienen direcciones diferentes en su DNI, para que el Registrador Civil pueda asentar el acta de nacimiento con los datos del verdadero padre. El RENIEC es un organismo moderno y eficiente, que cuenta con tecnología de última generación que permite llevar un solvente registro de población consultable incluso a través del acceso a su base de datos informática.

El artículo 315 del Código Civil belga señala: El infante nacido durante el matrimonio o dentro de los trescientos días que siguen a la disolución o anulación del matrimonio, tiene por padre al marido.

Artículo 316 bis: “Salvo declaración conjunta de los cónyuges al momento de la declaración del nacimiento, la presunción de paternidad a la que se refiere el artículo 315 no es aplicable:

1. Si el infante nació más de 300 días después que el juez ha ratificado el acuerdo de las partes concerniente a la autorización dada a los esposos de residir separadamente conforme al artículo 1258, párrafo 2, del Código Procesal Civil, o después de la orden del presidente, fallando en apelación, autorizando a los esposos a residir separadamente, o después de la presentación del pedido al que se refiere el artículo 1288bis el mismo código.

2. Si el niño nace más de trescientos días después de la fecha de inscripción de los esposos en direcciones diferentes, según el Registro de la Población, el registro de extranjeros o el registro de espera, en tanto que no hayan sido reinscritos en la misma dirección posteriormente.

(Énfasis nuestro)

La entrada en vigencia de este artículo 316 bis del Código Civil belga, indudablemente introduce una incongruencia (ineludible) entre la inscripción en el Registro de Estado Civil sección Nacimientos de Bélgica, y la inscripción en los Registros Civiles del Consulado, donde tenemos que aplicar el artículo 361 de nuestro Código Civil (similar al 315 del Código Civil belga) y al hijo de la mujer casada le corresponde el apellido del marido.

Por las razones expuestas, una modificación de nuestro Código Civil en ese mismo sentido serviría para solucionar muchos casos de filiación en nuestro país, tanto para nuestros connacionales que viven dentro de nuestro territorio como en el exterior.