El Día del Hábitat, Ecosistemas y Ordenamiento Territorial es instituido por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 17 de Diciembre del año 1985, con la resolución 40/202; Con el objetivo principal de promover la conciencia pública sobre el estado de las ciudades y otros espacios de vida humana y la importancia de la responsabilidad colectiva con el territorio y su manejo ordenado, el cual se celebra el 1er lunes de octubre.

Debemos entender que el Ordenamiento Territorial es orientar las diferentes actividades que se desarrollan en las distintas zonas del territorio del país, con una visión de uso sostenible y una ocupación ordenada. En síntesis consiste en el “debemos saber donde estamos” para luego proyectarnos a “donde queremos llegar”.

En el Perú se vienen implementando los procesos de zonificación ecológica y económica a nivel regional, provincial y local, en distinto nivel de avance pero que sin duda serán soporte fundamental para un futuro ordenamiento territorial. De hecho es el primer paso, recordando que la Zonificación Ecológica Económica y la Demarcación Territorial son el soporte del ordenamiento territorial.

En cuanto a los ecosistemas en el Perú, se protegen a través de las áreas protegidas mediante el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (SERNANP) con la finalidad de preservar algunos espacios particularmente ricos en paisajes naturales y en biodiversidad. En estas áreas, el Estado impone controles a su uso y promueve la investigación científica y el manejo responsable del medio.

Refiriéndonos al hábitat principalmente; “Este año, el Día Mundial del Hábitat cae en el mes en que, según las predicciones demográficas, nuestro planeta ha de alcanzar los siete mil millones de habitantes. El futuro que heredarán las nuevas generaciones dependerá en gran medida de cómo manejemos las presiones contrapuestas del crecimiento demográfico cada vez mayor, la urbanización y el cambio climático” declaró el Secretario General de las Naciones Unidas.

Los expertos prevén que para el año 2050 la población mundial habrá aumentado un 50% desde 1999. Para entonces, dicen además los científicos que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero deben disminuir un 50% respecto a los niveles registrados a principios del milenio.

Las iniciativas locales son fundamentales para conseguir el objetivo, pero han de ir acompañadas de iniciativas internacionales. Ya se han logrado algunos progresos, como por ejemplo con la creación del Fondo de adaptación al cambio climático y la aprobación del plan de acción para reducir las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques, también conocido como “REDD plus”. Todos los países coinciden en el objetivo de procurar que la temperatura mundial no llegue a superar los 2 grados centígrados.

Los países desarrollados, conjuntamente con los países en desarrollo, se han comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero mediante un acuerdo internacional oficial de cuya aplicación rendirán cuentas.

Ahora se deben consolidar estos progresos. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebrará en Durban en diciembre de este año debe lograr avances decisivos. Por otra parte, la urbanización será un tema del programa de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20)

Como vemos El hábitat, los Ecosistemas y el Ordenamiento territorial son fundamentales para lograr el objetivo de conservar la vida en sus distintas formas en nuestro planeta, ya que no es solo un compromiso de cierto sector del mundo sino es una obligación de cada uno de nosotros, es por ello que la Asamblea General de las Naciones Unidas considero debidamente pertinente establecer la celebración de este día desde 1985, lo cual es de mucha importancia y no debemos de olvidar.


Fuente:
http://www.un.org/es/events/habitatday/