¿Es acaso cierto que no se puede hacer nada con respecto del calentamiento global en Huaraz?. Pues no lo es, ya que existen muchas soluciones para esta gran problemática. Si bien es cierto que dicho calentamiento ha traído graves consecuencias, también es evidente que se pueden disminuir los efectos para un futuro cercano, lo único que no podemos es eliminarlo. A continuación, se expondrá tres soluciones fundamentales.

Reciclaje
En primer lugar, una de las soluciones que podríamos realizar para combatir el calentamiento global en Huaraz, es el reciclaje. Este es el proceso que consiste en volver a usar productos materiales obtenidos a través de residuos, es decir reutilizar los productos que todavía no han llegado al final de su vida útil. Dicha alternativa sería muy útil para la zona, ya que un pequeño porcentaje del CO2 que existe actualmente en Huaraz, proviene de la descomposición de los diversos productos orgánicos y no orgánicos (desperdicios) que se arrojan en distintos lugares alrededor de la ciudad, ya sea en las calles, pistas, veredas o inclusive en los nevados. Un ejemplo de cómo el reciclaje ayuda al ecosistema es el papel reciclado. Usarlo papel reciclado ahorra entre un 70% y 90%, la producción de dióxido de carbono, y en una población, como el caso de Huaraz, en la que cuando ya no les es útil algún objeto, simplemente lo queman o desechan, sería muy útil reciclar el papel usado para poder crear otro nuevo, de esta forma no se produciría el CO2 por efecto de la quema o descomposición del producto. Además, reciclando los desechos se disminuiría en aproximadamente 1000 kilos con respecto a la producción de residuos en Huaraz.

Energia eólica
En segundo lugar, en Huaraz el consumo de energía eléctrica es un gran problema para la atmósfera, debido a que utilizar electricidad por medio de artefactos conductores se puede originar en gran cantidad dióxido de carbono (CO2). Por un lado, una de las medidas más efectivas para evitar este problema podría ser el reemplazo de las bombillas incandescentes por el uso de bombillas de bajo consumo o lámparas fluorescentes, las cuales duran hasta diez veces más y proporcionan beneficios para la población. Debido a este hecho, se ahorraría hasta un 60% de energía y se reduciría un aproximado de 850 toneladas de dióxido de carbono (CO2) anuales. Por otro lado, otra de las soluciones sería la construcción de aparatos (refrigeradora, plancha, microondas, etc.) o sistemas de concreto (casas o edificios) que funcionen con energía solar o eólica, ya que estas son energías limpias que no emiten ningún tipo de gas y son factibles en su totalidad y que contribuyen al cuidado del medio ambiente. Además, estas fuentes de energía son posibles de instalarse, debido a que en la actualidad contamos con una óptima tecnología y muy avanzada. El único defecto es el costo a corto plazo; sin embargo, sería más cómodo y efectivo haciendo posible el cuidado de la economía y también la eliminación de las emisiones artificiales de dióxido de carbono (CO2) y así evitar el calentamiento global.

Sembrar
En tercer lugar, detener la deforestación ayudaría enormemente a que el calentamiento global en Huaraz desaparezca. Por un lado, ante el problema de la deforestación en Ancash, el INRENA, el INIEA y el Consorcio Forestal Amazónico están promoviendo un conjunto de acciones en diversos puntos del territorio de Ancash dentro de un Plan Nacional de Reforestación. Para iniciar las acciones consideradas en el convenio se tomarán como puntos focales piloto el vivero (terreno adonde se trasplantan desde la almáciga los árboles pequeños, para transponerlos, después de recriados, a su lugar definitivo) instalado en Cabana, provincia Pallasca, Región Ancash, administrado por INRENA. Este, tiene una extensión de una hectárea y está diseñado para producir alrededor de 1’000,000 de plantones con alta tecnología; riego tecnificado. Además, el vivero está acondicionado para ser el eje principal de promoción para la instalación de viveros forestales de especies maderables y no maderables en las comunidades campesinas del departamento de Ancash y zonas aledañas. Por otro lado, con la finalidad de evitar toda actividad de contaminación al medio ambiente, la Gerencia de Recursos Naturales y Gestión del Medio Ambiente del Gobierno Regional de Ancash, los representantes de las instituciones públicas y privadas están estableciendo medidas preventivas y actividades para evitar las quemas costumbristas que se realizan el 23 y 24 de junio de todos los años por la celebración del “DÍA DE SAN JUAN”, ya que esto contribuye a que empeore el calentamiento global.

En conclusión, Huaraz aún no está perdido, ya que se pueden realizar acciones como las propuestas anteriormente para tratar de apaciguar el calentamiento global y así evitar que siga la destrucción de las zonas naturales y culturales en. Unas de las principales acciones propuestas fue el reciclaje, ya que disminuiría la producción del CO2 y de esta manera evitar una mayor contaminación. En segundo lugar, se buscó reducir el consumo de energía eléctrica usando aparatos electrónicos que logren funcionar con energía solar; de esta manera se podría disminuir los desechos gaseosos. En tercer lugar, el alto a la deforestación y evitar las quemas costumbristas realizadas por festividades de la zona también proporciona ayuda a la disminución de contaminación. Pero todo esto podría realizarse con la cooperación del hombre, en donde debe haber una toma de conciencia por parte de los habitantes y de las personas que realizan actividades industriales para así poder evitar y disminuir la destrucción de nuestras zonas naturales.



ACA UN VIDEO MUY INTERESANTE SOBRE ESTE TEMA

http://es.youtube.com/watch?v=QzELDgP0jlY



Bibliografía

Oficina de Imagen Institucional
2007 “Comité regional ambiental de prevención prohíbe quemas por fiestas “San Juan”” [en línea]. REGIÓN ANCASH.
Consulta: 27 de julio del 2007.


CALENTAMIENTO GLOBAL
2003 “Como luchar contra el calentamiento global” [en línea]. La onda verde. Consulta: 27 de julio del 2007.


LEXUS EDITORES
1998 Gran enciclopedia del Perú. Barcelona: LEXUS. pp 88-99