Salvando al Rímac

Tratamiento de las aguas del río.
La contaminación del río Rímac ya no es el problema de un grupo reducido de personas. Los efectos de esta contaminación abarcan a las poblaciones que antes eran los principales contaminadores. También está afectando a las empresas y a las industrias que utilizan las aguas de estos ríos. La búsqueda de soluciones a esta gran problemática ha hecho que muchas instituciones tomen medidas muy importantes. A continuación, se presentarán algunas de estas.

Reconocimiento a Sedapal por el proyecto Integración del cerco con el Valle del Rímac y por la Reserva Ecológica del río Rímac
Una de las soluciones planteadas con respecto a la contaminación del río Rímac, y que se encuentra actualmente en ejecución, es el proyecto “Integración del cerco con el Valle del Rímac”. Este consiste en un muro calado (con un margen derecho de 6,5 Km y un margen izquierdo de 400 metros de longitud con respecto al río) cuyo objetivo es disminuir la contaminación del agua del río Rímac, ya que lo protege y evita el arrojo de desperdicios y desmonte a sus riberas por parte de los tricicleros, que recogen desechos domiciliarios, y de los camiones recolectores de basura y desmonte. La instalación de este cerco se realizó entre La Atarjea y el Puente Huachipa específicamente, debido a que este tramo constituye la principal fuente de polución por residuos sólidos. Asimismo, la instauración de este cerco contribuye también a la recarga del agua, ya que se crea una barrera que evita el estrechamiento del cauce del río por acumulación de desmonte en sus riberas.

Otra de las soluciones que está en marcha es la reserva ecológica del río Rímac, creada en 1996. Esta pertenece al sistema nacional de áreas naturales protegidas por el Estado. La reserva fue creada con el fin de recuperar el río Rímac. Esta es una muy buena solución, ya que abarca muchos aspectos como la protección de la flora y fauna en el río y, a su vez, busca ampliar el turismo en esa zona. Sin embargo, a esta reserva le falta apoyo económico por parte del Estado Peruano. Por otro lado, se ha notado cierta mejora en el río Rímac desde que se creó dicha reserva, pero, aún así, la contaminación no se ha visto disminuida, por lo que el Estado debería replantear las propuestas dadas en esta reserva para preservar la principal fuente de abastecimiento de agua en la ciudad de Lima.

Por otro lado, la intervención del estado es fundamental para solucionar el problema de la contaminación en el río Rímac. Para ello, es necesario que el estado exija el cumplimiento de las leyes planteadas por él mismo. El cumplimiento a la Ley General de las Aguas debe ser exigida y las sanciones deben ser mucho más fuertes. Asimismo, el Estado debería apoyar económicamente a las empresas que buscan plantear soluciones con la finalidad de recuperar este río.

Finalmente, las obras que se están llevando a cabo, como la “Integración del cerco con el Valle del Rímac” y la reserva ecológica del río Rímac, están ayudando a disminuir la contaminación de este importante río. Sin embargo, si bien es cierto que estas soluciones planteadas anteriormente están logrando su objetivo, lamentablemente, la contaminación del río Rímac no se detiene. El Estado peruano debe tomar medidas más drásticas para las personas o instituciones que insistan en contaminar al río Rímac.