En los organigramas o estructuras de las empresas, se puede encontrar por ejemplo, que existen puestos como gerente de Operaciones y también jefe de Operaciones, o en otros casos, sólo existe gerente de Marketing y no jefe de Marketing o viceversa, lo que nos lleva a preguntarnos: ¿qué tan relevante es el título de gerente o jefe?, ¿es diferente funcionalmente o sólo se diferencia en el salario?


A veces a un puesto lo llaman “Jefe de” o “Gerente de”, basándose en el salario que tienen presupuestado pagar o también por el posicionamiento que le quieren dar al puesto como imagen hacia afuera de la compañía, como una estrategia de ventas o posicionamiento. Pero no sólo es eso, hay razones funcionales muy fuertes que diferencian el accionar de un jefe del de un gerente.


¿Qué hace un jefe? Su principal rol es la coordinación del trabajo de su personal, normalizando las labores para llegar a los resultados esperados, es decir su actividad principal se enfoca en un 80% en el hoy y 20% en el futuro, sus decisiones son de mediana envergadura, toman decisiones que no pueden ser resueltas en la parte operativa (cuidado con esto, pues hay jefes que hacen que todo pase por ellos y se convierten en cuellos de botella, generando ineficiencia en la organización).


¿Qué hace un gerente? Su rol es estratégico, cazando oportunidades, construyendo para impulsar o sostener el crecimiento, alineando a todo su personal hacia los objetivos, empapándolos y haciéndolos participes de la visión, es el responsable de la estrategia es decir, su trabajo se enfoca un 20 % en el hoy y 80% en el futuro dando énfasis a la sostenibilidad y crecimiento de la empresa, su toma decisiones está abocada a aquellas de alto impacto para la organización.


Desde la perspectiva de la empresa para definir si el título de un puesto es de jefe o gerente, es necesario preguntarse, ¿qué requiere la empresa de ese puesto? y si se tiene el presupuesto para ello. Si la respuesta a esta última pregunta es no, entonces la persona que contrate tendrá que pasar por un plan de desarrollo personal y profesional para alcanzar el perfil requerido y cubrir los roles que se necesite.
Desde la perspectiva de las personas, si soy jefe y quiero convertirme en gerente es importante que no cambie mi esencia como persona y profesional, lo que deberá cambiar es el rol que se cumplirá y el foco de cómo se miran las cosas.


Finalmente, la responsabilidad de generación de ganancias para la empresa recae en ambos, con ligeras diferencias, mientras el jefe debe preguntarse ¿cuánto dinero le hago ganar a la empresa ahora?, el gerente debe preguntarse ¿cuánto dinero le haré ganar a la empresa durante los próximos cinco años?


Franklin G. Rios Ramos, Gerente General de PERFIL (www.perfil.com.pe, Tel.: 719-0280, contacto@perfil.com.pe), Coach certificado por la ICF, autor del Libro “Metodologías para la implantación de la Estrategia: Diseño Organizacional de la Empresa” y Catedrático de la UPC.