Alan García

Un discurso optimista

Con cierto tono de reconocimiento de los insuficientes logros de su segundo gobierno, el presidente Alan García se dirigió al país, en el aniversario patrio, con la antesala de intensos conflictos sociales, particularmente de los maestros del SUTEP, y un descenso de su aprobación sobre su gestión gubernamental.

La precaria relación de poderes

El gobierno de Alan García intenta solicitar al parlamento la delegación de facultades legislativas para que norme en materia de terrorismo, narcotráfico y delincuencia, en medio de un viaje poco prometedor a Estados Unidos bajo el propósito de persuadir a las autoridades norteamericanas la firma del TLC con el Perú.

Solicitud que parece un tanto difícil de aceptar, pues aun no termina el Premier Jorge del Castillo de superar una interpelación del mismo parlamento al que ahora se le solicita facultades especiales.

2006: De Alejandro Toledo a Alan García

null

Difícilmente se puede encontrar un año como el 2006, en que se jugaba tanto, aún cuando no sólo en Perú. A través de elecciones se competía por el poder desde el más alto cargo hasta el más pequeño municipio, coincidiendo, como pocas veces lo nacional con lo local de manera tan dramática.

Alan García: una nueva oportunidad

null

Entre la emoción y el nerviosismo Alan García no se percató del protocolo y él solo se colocó la banda presidencial. Y es que 21 años después del inicio de su primer gobierno, tenía la oportunidad histórica de reivindicarse luego de haber presidido uno de los gobiernos más catastróficos que se recuerda.

La CAN se fortalece

Luego que el pasado 10 de abril el presidente de Venezuela Hugo Chávez anunciara su retiro de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) al denunciar que los Tratados de Libre Comercio (TLC) de Perú y Colombia “torpedeaban al bloque”, muchos llegaron a considerar que este podría ser el inicio del fin de esta organización subregional.

Sin embargo después de celebrada la Reunión Extraordinaria del Consejo Presidencial Andino realizada en Quito el 13 de este mes, no cabe duda que la CAN ha salido fortalecida. A esta reunión acudieron Evo Morales, Presidente de Bolivia, Álvaro Uribe, reciente reelecto Presidente de Colombia, Alfredo Palacio, Presidente de Ecuador y Alejandro Toledo, Presidente peruano que se encuentra en los últimos días de su gobierno, luego de la elección de Alan García.

El triunfo de Alan García en Perú

Tres veces salió el candidato de Unión por el Perú (UPP) Ollanta Humala después de sucesivos informes de resultados, para ofrecer un discurso ambiguo y en el que no reconocía explícitamente el triunfo de Alan García del Partido Aprista Peruano (PAP) que logró el 54% contra el 46% de UPP.

Este hecho mostraba la tensión vivida en horas de la tarde, luego de una jornada electoral en el que

Ley con nombre propio

Uno de los principales mecanismos de la democracia, es considerar que las reglas de juego de la competencia política se encuentren plasmadas en las leyes electorales. Sin embargo la nuestra, promulgada en octubre de 1997, no cumplía con un requisito indispensable, el ser producto de un amplio consenso político. Por el contrario, fue sancionada pese al desacuerdo y reparo de las más variadas bancadas parlamentarias.

El resultado fue que en dos años se han presentado 40 proyectos de ley que intentan modificar la norma electoral. Estos apuntaban a diversos temas, que iban desde aquellos que hacían reparos de fondo hasta otros que apuntaban a aspectos procesales.

Las elecciones presidenciales de 1985: el APRA llega al poder

En medio de una profunda crisis económica y el recrudecimiento de la violencia política, el Perú vivió en 1985 su quinto proceso electoral en forma seguida. Alan García, candidato aprista comprendió que para no perder, como en su momento ocurrió con Villanueva del Campo y Barnechea, había que cambiar de estrategia electoral. Subordinó las tendencias centrífugas al interior de su partido, enterró símbolos y emblemas, convirtió la voluntad en práctica política y su protagonismo juvenil encajó en un país, de electorado mayoritariamente joven.

Manejó su campaña en forma efectista, opositora con moderación, pero agresivamente retórica. Nunca polemizó ni presentó su programa de gobierno. Asumía que la gente requería, ante la carencia de alternativas resultantemente transformadoras, un mensaje esperanzador en medio de un nuevo y definitivo fracaso belaundista.

Distribuir contenido

Servicio ofrecido por la Dirección de informática Académica (DIA) - Reportar abuso
Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP)
Blog administrado por ftuesta (Fernando Tuesta Soldevilla)
Modificado por (DIA) | Powered by Drupal