El Partido Civil

Hasta la década del 60 del siglo pasado, a pesar de haberse creado las condiciones económicas para la aparición de una clase dirigente, su base de acumulación fue la intermediación en el comercio, enriqueciéndose a base del Estado y sin romper los lazos pre-capitalistas de la sociedad peruana. Esta elite se comenzó a agrupar alrededor de la Revista de Lima, en contraposición de los caudillos militares, a quienes responsabilizaban del desorden, derroche y arbitrariedad que fomentaban, y de los caciques oligárquicos provinciales.

Lo que no habían logrado los ideólogos liberales lo iban a realizar los nuevos ricos: fundar un partido.

Quien encabezó a este grupo fue Manuel Pardo Lavalle, nacido en Lima en 1834, comerciante orientado a la agricultura, gerente de la compañía consignataria del guano en Gran Bretaña, ex director del Banco del Perú, asimismo alcalde de Lima. Reconocido hombre de acción, inicialmente en los negocios, luego en la política, resultó fundando no un transitorio club electoral sino un partido político: el Partido Civil.

El 24 de abril de 1871 se había conformado una Junta de Notables de la que surgió la sociedad llamada Sociedad de Independencia Electoral para auspiciar la candidatura de Manuel Pardo. Se congregaron: el general José Miguel Medina, el general Isidro Frisancho, José Fabio Melgar, José Simeón Tejeda, José Antonio García y García, Antonio Saldaña, Francisco Carassa, Ramón Ribeyro, Emilio A. del Solar y Manuel Mareos Salazar. Se creó una junta central, juntas departamentales, juntas provinciales y secciones organizadas. Se hicieron entusiastas demostraciones públicas que le dieron un perfil inicial de organización con bases populares. Manuel Pardo sostenía que el libre juego de las instituciones democráticas requería, en su concepto, la formación de partidos políticos. El nacimiento del Partido Civil coincidió con la presencia de Manuel Pardo como líder político y como caudillo, la formulación de un programa (la "República Práctica") y la voluntad de participar en las causas electorales.

El nuevo movimiento contó con el apoyo de los periódicos El Comercio y El Nacional, así como el de la juventud ilustrada de la época y el del sector profesional ligado a la Universidad de San Marcos. El apoyo económico lo encontró en los banqueros y el alto comercio, así como antiguos consignatarios del guano desplazados por el francés Dreyfus.

En elecciones accidentadas realizadas vía colegios electorales, Manuel Pardo salió elegido Presidente de la República, derrotando a Antonio Arenas y a Manuel Toribio Ureta, constituyéndose en el primer presidente civil del Perú, asumiendo la presidencia el 2 de agosto de 1872, luego del levantamiento, y posterior develación y muerte, de los coroneles hermanos Gutiérrez. Pese a la escasa participación (3778 electores) en proporción al conjunto de la población, en su mayoría marginada, el triunfo del Partido Civil significaba la posibilidad de un equilibrio y estabilidad política, luego de medio siglo de militarismo caudillista, derroche y crisis. Era la esperanza desde el punto de vista de las clases dominantes, que intentaba encauzar un grupo social capaz de erigirse en un liderazgo alternativo. Esperanza que se frustró pronto por los límites de su propuesta, la conformación colonial de la sociedad y su desintegración, determinando la bancarrota política de la burguesía comercial.

Se había formado el primer partido con gravitación nacional que, sin embargo, tuvo que apoyar en el período siguiente, por la imposibilidad de encontrar un candidato propiamente civilista, a Manuel Ignacio Prado. El Partido Civil planeaba su permanencia en el escenario público como principal fuerza política, triunfando en las elecciones parlamentarias de 1878 y 1880, hecho que fue frustrado por el estallido de la Guerra del Pacífico.

(El Peruano, 25 de Setiembre de 1997)

Agregar a Favoritos PUCP

Comentarios

 Oye si estas hablando de Manuel Pardo y el partido Civil, que esa ese retrato de Mariano Ignacio Prado... acaso no se sabe distinguir entre un "civil" y un militar ese tiene uniforme militar.... jajajajaja... corrijan ese error

si bien es ciertos que hemos tenidos oportunidades perdidas, pero tampoco podemos ser tan tragicos al decir que el perù no progresara nunca, no podemos negar l capacidad de manejo politico a las nuevas generaciones, no solo podemos hecha la culpa a los ricachones, tenemos que asumir que hay una responsabilidad compartida, pues hoy en dia los sectores medio que han ascendido en la escala social se olvidaron de donde vienen y se han alienado,
Pero en fin debemos trabajar por formar una conciencia ciudadana desde la escuela, y que las futuras generaciones asuman el papel que les toca jugar en este derrotero.

Interesante

bueno si "Oscar" tiene razon, pero nuestro pais tiene su destino marcado; aunque sea un pais en vias de desarrollo no podra nunca progresar, ya que siempre van por delante un grupito de gente "pipirifi" y "ricachona" y que solo su opinion cuenta, no cuenta la del resto de gente pobre. es todo. gracias!

Por qué ser tan fatalista, hemos aprendido de nuestros errores y lo seguiremos haciendo, de eso se trata. Sin embargo creo que estamos entrando a una etapa un poco más madura de la democracia, es necesario promover la formación ciudadana desde las bases para que tengan mecanismos de representación que velen por el bienestar del grupo al que representan y no sus propios intereses, para ello es importante implementar mecanismos de control.

El Pérú tuvo la gran oportunidad de desarrollarse otra vez, luego de la epoca del guano a inicios de 1900 pero los civilistas (que en realidad eran 40 familias) no entendieron nunca que la gran mayoria de indigenas tambien eran peruanos, que pena

MANUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUEL!

Servicio ofrecido por la Dirección de informática Académica (DIA) - Reportar abuso
Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP)
Blog administrado por ftuesta (Fernando Tuesta Soldevilla)
Modificado por (DIA) | Powered by Drupal