El golpe de 1962

El resultado electoral de 1962, mostraba la imposibilidad de elegir a un presidente de la república por sufragio directo. Ningún candidato lograba superar el 36% exigido por la Constitución. El triunfo aprista por escaso margen no era suficiente. El Congreso, lugar en donde el APRA tenía mayoría tenía que elegir, entre los tres candidatos de más alta votación.

El Comercio, el ejército y los grupos reformistas manifestaron, de una y otra manera, su rechazo al probable triunfo aprista, que en aquel momento, representaba el continuismo y la convivencia. La salida política pasaba por acuerdos entre los partidos mayores. Pocos días antes de instalarse el Congreso, el líder aprista fue comunicado que si era elegido presidente de la república, las fuerzas armadas realizarían un golpe de Estado. Haya de la Torre, renuncia así a una probable elección en el Congreso. El centro de la atención radicaba hacia donde se dirigían los votos parlamentarios apristas. Muchos dudaban, otros no creían, ni confiaban en el viraje aprista. Haya ofreció su apoyo a Belaúnde. Este había denunciado fraude y no aceptó, confiado en que la decisión del JNE, a quien le había solicitado la nulidad de las elecciones en algunos departamentos, le iba a ser favorable.

El líder aprista inclina entonces su decisión, de votar en el Congreso, nada menos que por quien fue su más recalcitrante represor durante su gobierno, el general (r) Manuel A. Odría. Llegaron a elaborar un documento en el que los apristas se comprometían a votar por Odría en el congreso, respetándose la elección de los vice-presidentes. Se conformaría un gobierno de "ancha base" con un gabinete formado por ambos grupos. El Apra pactaba de esta manera con la oligarquía más conservadora, finalizando su lucha contra ella, una de las causas de su nacimiento.

Tres días después, el 18 de julio, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas daban un golpe militar deponiendo al Presidente Prado sosteniendo que se había probado que las elecciones generales estaban llenas de irregularidades, motivo por el cual deponían al presidente Manuel Prado, asumiendo, por primera vez como institución, el gobierno de la nación.

Se conformó una Junta Militar de Gobierno presidida por el general Ricardo Pérez Godoy, quien precedió a anular las elecciones y disolver el parlamento. Era notario, sin embargo, la inclinación política reformista de la Junta que promulgó la ley de bases para la reforma agraria y creó el instituto nacional de planificación.

Procedió a renovar, luego de 31 años, el Registro Electoral para su depuración y modernización. La Junta Militar de Gobierno promulgó, asimismo, un nuevo estatuto Electoral mediante decreto ley No. 14207, uno de los que ha tenido mayor influencia en la vida electoral del país. En él se introdujo por primera vez la cédula única y la cifra repartidora. Se constituyó un nuevo Jurado Nacional de Elecciones presidido por el doctor Eleodoro Romero Romaña. Al año de este acontecimiento, se realizaban nuevamente elecciones generales y los militares se retiraron a sus cuarteles.

(El Peruano, 21 de Setiembre de 1998)

Agregar a Favoritos PUCP

Comentarios

=O-- MUI INTERESANTE!!.. me aiudaron en mi tarea =)..

Servicio ofrecido por la Dirección de informática Académica (DIA) - Reportar abuso
Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP)
Blog administrado por ftuesta (Fernando Tuesta Soldevilla)
Modificado por (DIA) | Powered by Drupal