El dominio político de Leguía

El oncenio de Leguía se había inaugurado con un golpe de Estado que se produjo el 4 de julio de 1919, con el apoyo de los constitucionalistas. Con el gobierno de la "Patria Nueva" comenzó el colapso de los partidos políticos tradicionales y paralelamente se inició la formación del partido oficial. El autor de la iniciativa fue Germán Leguía y Martínez; y el encargado de las tareas organizativas fue el mayor Esteban Cobilich (1920).

En realidad fue el clásico partido formado en el gobierno, que se nutría de la política clientelar de Augusto B. Leguía y, por lo tanto, compuesto por amigos personales del gobernante así como por empleados públicos. Se prolongaba así el caudillismo que había empezado siendo militar y proseguirá siendo civil. Por la permanencia dictatorial de Leguía, se podría hablar de un sistema de partido único. De él salieron todos los ministros y gran número de diputados y senadores. Se cuenta entre los presidentes del partido a Esteban Cobilich, Guillermo Rey, Roberto E. Leguía, Julio Ego Gutiérrez, Oscar Leguía Iturregui. Asimismo fueron destacados leguiístas Mariano Nicolás Valcárcel y Foción A. Mariátegui.

Pero, sería ingenuo pensar que Leguía gobernó a través de su partido. Más aun si éste era pequeño y poco organizado. Si bien gobernó a base de la intimidación no fue la violencia su arma vital. Personalmente Basadre lo describe como un hombre sobrio y cortés. Muy distante de la imagen del dictador bravucón o el político populista. Aceptaba y enrolaba no sólo a sus más conspicuos seguidores sino también a sus antiguos adversarios. Hombre que gozaba del poder no se encerraba en su soledad. Por el contrario, puede decirse de él que fue quizá el más sociable de sus pares. Era un hombre del dispendio cuando de fiestas sociales se trataba. Allí estuvo el centenario de la independencia. Pero, más allá de su espíritu festivo se encuentra su afán por fortalecer el Estado como aparato de ejercicio del poder. Pero, este mismo aparato que lo transformó, le sirvió también para mantenerse en el poder. De alguna manera lo convierte en un Estado policíaco. Allí dio cabida a una larga lista de soplones, espías y delatores. Fue con estos que logró deshacerse de sus opositores y dominar el poder por once largos años.

(El Peruano, 29 de Enero de 1998)

Agregar a Favoritos PUCP

Comentarios

esta interesante lo que buscaba..muy completo

creo que el oncenio de leguia es muy interesante

asi es el Oncenio es bastamte interesante....bueno lo digo porque el bimestre pasado lo vi en el colegio y es increible la similitud que tienen Leguia y Fujimori

es muy interesante, yo tambien lo estoy llevando este tema en el colegio y me esta gustando...

Servicio ofrecido por la Dirección de informática Académica (DIA) - Reportar abuso
Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP)
Blog administrado por ftuesta (Fernando Tuesta Soldevilla)
Modificado por (DIA) | Powered by Drupal