Publicado por: ffigall

Visto: 144 veces

Ricardo Pravettoni de ATALNTE Y publicado en Internazionale ha diseñado un mapa sobre los cambios que producirá el cambio climático en los siguientes 35 años como resultado del descongelamiento de los polos, el aumento de los niveles del mar y el sumergimiento de un número importante de islas, algunas pobladas por humanos, y otras no; el aumento de anomalías climáticas como lluvias o sequías extremas en periodos cortos de tiempo; una disminución de la tierra cultivable; una disminución de la diversidad de la fauna y flora del planeta; el aumento del número de refugiados climáticos, y de los conflictos por los recursos naturales.

Como ejemplo mostraremos como avanzará el calentamiento en Europa:

20131129-09atl-p2_022.png

Publicado por: ffigall

Visto: 95 veces

La Agencia Internacional de Energía señala que siendo el sector energético responsabe del 66% de las emisiones de gases efecto invernadero, será un sector clave a considerar si se quiere evitar profundizar el cambio climático. El informe señala que el escenario previsto actualmente lleva a un aumento de emisiones dle 20% y a 3.6° C de aumento de la temperatura promedio del plantea.

WORLD ENERGY OUTLOOK 2013 FACTSHEET

20131121-sin_titulo.png

Publicado por: ffigall

Visto: 140 veces

Diario Financiero On Line

La ciudad brasileña de Río de Janeiro registró hoy, en plena primavera, el día más caliente del año con los termómetros marcando hasta 41,8 grados centígrados, pero una sensación térmica de 50 grados centígrados, según Alerta Río, el sistema meteorológico de la alcaldía.

El fuerte aumento de la temperatura fue aprovechada por cariocas y turistas, que llenaron las playas en un día laboral, y generó alarma entre las autoridades ante posibles problemas de deshidratación y un temido máximo en el consumo de energía por el uso de aparatos de refrigeración.

Hasta ahora el día más caliente del año era el 8 de febrero, en pleno verano austral y cuando los termómetros registraron 40,9 grados centígrados.

Publicado por: ffigall

Visto: 189 veces

La previsión de desastres por exacerbación de eventos naturales ha persuadido a la administración del presidente Obama para crear un consejo que estudie y ponga en marcha mecanismos para que las comunidades del país estén preparadas frente a eventos extremos.

Obama orders US communities to prepare for climate change

November 02, 2013

In another move to address the impact of climate change, President Barack Obama ordered a bipartisan task force on Friday to help U.S. communities brace for longer heat waves, heavier downpours, more severe wildfires and worse droughts.

Friday's executive order set up a panel of governors, mayors, county officials and tribal leaders to advise the White House on how the federal government can respond to communities hit by the effects of a changing climate.

Federal agencies were also directed to modernize their programs in ways that will support investments that will help cities and towns gird against extreme weather. More than two dozen agencies will form a council on climate preparedness.

Because no federal legislation to curb climate-warming greenhouse gas emissions is likely to get through Congress due to widespread Republican opposition, the president has been using his executive authority as an alternative to new laws.

Friday's White House order builds on a Climate Action Plan unveiled in June, the centerpiece of which was new regulations to be applied to power plants, and comes three days after the anniversary of the landfall of Superstorm Sandy, which caused more than $US60 billion in damage along the U.S. Atlantic coast.

Energy Secretary Ernest Moniz on Friday cited the damage caused by Sandy as a "stark reminder of how disruptions to our nation's critical infrastructure have far-reaching economic, health, safety and security impacts."

The task force is to report to the White House within a year on how the government can best "remove barriers, create incentives and otherwise modernize federal programs to encourage investments, practices and partnerships that facilitate increased resilience to climate impacts, including those associated with extreme weather."

No new federal funds were offered to support the task force.

Eight Democratic but no Republican governors are on the bipartisan panel, even though some of the states hardest hit by extreme weather conditions, including New Jersey, Florida, Arizona, New Mexico and Texas, are governed by Republicans.

States like Florida and Texas face acute financial exposure from extreme weather and climate-related events, according to a report this week by Ceres, a coalition of investors, companies and public interest groups that advocates for sustainable business practices.

Extreme weather events in 2012 cost U.S. taxpayers more than $US300 apiece, or $US100 billion ($106 billion)  in total, most of it to pay for federal crop, flood, wildfire and disaster relief, Ceres President Mindy Lubber said in a statement.

Daniel Weiss, a climate strategy expert at the Center for American Progress, said the task force should assess future costs to make communities better prepared and less vulnerable to extreme weather.

"This bipartisan group of state and local officials could be persuasive advocates to an otherwise recalcitrant Congress that federal investments in community resilience will reduce spending on disaster recovery," Weiss told Reuters.

The progressive think tank estimates that in fiscal 2011-2013, the U.S. government spent $US6 on disaster recovery for every dollar on community preparedness.

A fact sheet on the new task force is available at

Separately on Friday, the Environmental Protection Agency released its draft climate change adaptation plan and called for public review and comment.

"EPA must help communities adapt to a changing climate," said EPA Administrator Gina McCarthy. "These implementation plans offer a roadmap."

Reuters

Publicado por: ffigall

Visto: 80 veces

Existe un mapamundi que permite ver que ocurre si se eleva el nivel del mar, uno puede hacer el cálculo tomando como vase 6, 18 y 100 pulgadas (15.24, 45.72, 254 centímetros). De acuerdo con el IPCC podría subir por encima de 30 púlgadas (82 cm).

Con el cálculo del IPCC Australia ha comenzado a tomar algunas previsiones:

20131103-mapa_inundaciones.png

Coast protection costs rise with sea levels 

Anne Davies November 03, 2013
Sydney councils and the state government are facing a multibillion-dollar bill to strengthen and maintain sea walls around the harbour and beaches in the face of rising sea levels.
But despite the threat to low-lying areas, housing densities are increasing in high-risk areas. New developments are being constructed in areas that depend on sea walls around Manly lagoon, at Rushcutters Bay, Double Bay and along the Parramatta River.
If the 82-centimetre rise in the sea level predicted by the Intergovernmental Panel on Climate Change is realised by 2100, coastal developments the length of the NSW coast will be at risk.
In Sydney, the hundreds of kilometres of walls around the harbour will become increasingly vulnerable to stronger wave action in deeper water. These waves can scour out the footings and cause ''overtopping'', when waves slop over a retaining wall and erode it from behind.
The threat comes not just from seawater advancing onto land. Sydney Coastal Councils executive director Geoff Withycombe said higher sea levels are likely to raise the water table and alter the flow of stormwater into the harbour.
This has been a concern during the approval process for the Kiaora Lands development at Double Bay.

14/07/13: Clima y oleaje

Publicado por: ffigall

Visto: 213 veces

Como señala el ingeniero Rodolfo Rodríguez de la UDEP, el oleaje es un fenómeno que se presenta entre los meses de mayo a octubre década año, y probablemente se extenderá hasta esa fecha. Lo que no sabemos es porque se presenta con más fuerza este año, ni si tiene relación con otros eventos como el aumento del nivel del mar, cambios en intensidad o patrones de viento en el pacífico sur. Han ocurrido además otros eventos en la costa peruana como la reducción de áreas de recreación en las playas de la costa norte del país. No conocemos tampoco de estudios estadísticos que den cuenta de cómo evoluciona este fenómeno en el tiempo, así que trataremos de aprender algo sobre el tema teniendo en cuenta de los que se sabe en otras partes.

20130714-p_peru_maxenergy_animated_cc23.gif

Como señala Rodríguez en su nota un mar encrespado que cierra como en este caso el 76% de los puertos y caletas son malas noticias para los pescadores y los consumidores de pescado, de modo que la noticia de que se prolongará esta situación no es buena.

El estudio Projected changes in wave climate from a  multi-model ensemble señala que hay un patrón de cambio en el comportamiento de los mares, así tendríamos que el hemisferio norte está entrando en un periodo de calma, mientras que el hemisferio sur entra en uno de agitación.

El estudio, publicado en Nature Climate Change en enero de este año (13 de enero), prevé un aumento de la altura de las olas en el rango de 20 y 30 centímetros en un área de al menos siete por ciento de la superficie de los océanos del mundo. Esto se debe a la intensificación de los  vientos del oeste hacia los polos en el hemisferio sur, como resultado de cambios climáticos.

En teoría sin embargo ello no afecta nuestro espacio inmediato. Según el estudio las zonas vulnerables serían Antártida, Australia, Indonesia y Papúa Nueva Guinea.

Nobuhito Mori, uno de los autores del estudio dijo a SciDev.Net que las olas más altas son perjudiciales para el desarrollo de las algas y evitando que las plantas se asienten.

También agregó que podrían afectar a los arrecifes de coral y traer cambios en la morfología costera. En nuestro caso vale la pena tener en cuenta sus efectos sobre los campos de algas al sur (Ica, Arequipa), y los manglares en el norte (Tumbes).

Materiales y recursos

Publicado por: ffigall

Visto: 196 veces

Green: Vegetation on Our Planet es un artículo de la NOAA publicado el 19 de junio de 2013 muestra que aunque el 75% del planeta es un océano relativamente inmutable de azul, el 25% restante de la superficie de la Tierra es de un verde dinámico. Los datos del sensor VIIRS a bordo del satélite Suomi NPP NASA / NOAA es capaz de detectar estas diferencias sutiles en el verdor. Las zonas verdes más oscuras son las más exuberantes en vegetación, mientras que los colores claros muestran una escaza cubierta vegetal, ya sea debido a la nieve, la sequía, las zonas rocosas, o las áreas urbanas. Los datos de satélite acumulan información entre abril 2012 y abril 2013.

20130706-verde.jpg

Nótese la franja desértica que rodea la tierra al norte del ecuador, es como un mar que separa dos grandes espacios de diversidad cumpliendo una función semejante a la de los mares que luego de la formación de los continentes se volvieron barreras de intercambio sorprendente entre el azar y la necesidad de la evolución.

Las imágenes de satélite muestran el flujo y reflujo de la vegetación de la Tierra en el transcurso de un año. A partir de abril 2012, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) recogieron datos de los satélites por un año para controlar los espacios verdes de nuestro planeta. Las imágenes cobran vida en una hermosa película que comprime al año en nuestro mundo hogar en unos minutos.

Las fotos muestran diversas actividades naturales y artificiales: las cicatrices de los incendios forestales cerca de Langepas, Rusia, en las plantas se aferran a las orillas del Nilo, la deforestación en América del Sur, la transformación de los Everglades de la Florida a la agricultura y la conservación de la tierra, la expansión urbana en torno a las principales ciudades. Exuberante vegetación aparece de color verde oscuro, mientras que los colores más claros indican nieve, desiertos y ciudades.

Publicado por: ffigall

Visto: 301 veces

Mientras los gobiernos reunidos en Qatar (COP 18) retrasan las acciones para enfrentar el calentamiento global, los hielos se derriten y las aguas del mar avanzan sobre las tierras bajas. Y esto, también ocurre en el Perú, basta leer con más cuidado las noticias de los problemas de pérdida de playas en Trujillo y Máncora.

Este es un artículo de The Guardian sobre lo que está ocurriendo en las costas de Estados Unidos de Norteamérica.

US coastal cities in danger as sea levels rise faster than expected, study warns

20121128-eis_18.jpg James Balog

Satellite measurements show flooding from storms like Sandy will put low-lying population centres at risk sooner than projected
Suzanne Goldenberg, US environment correspondent

Sea-level rise is occurring much faster than scientists expected – exposing millions more Americans to the destructive floods produced by future Sandy-like storms, new research suggests.

Satellite measurements over the last two decades found global sea levels rising 60% faster than the computer projections issued only a few years ago by the United Nations' Intergovernmental Panel on Climate Change.

The faster sea-level rise means the authorities will have to take even more ambitious measures to protect low-lying population centres – such as New York City, Los Angeles or Jacksonville, Florida – or risk exposing millions more people to a destructive combination of storm surges on top of sea-level rise, scientists said.

Scientists earlier this year found sea-level rise had already doubled the annual risk of historic flooding across a widespread area of the United States.

The latest research, published on Wednesday in Environmental Research Letters, found global sea-levels rising at a rate of 3.2mm a year, compared to the best estimates by the IPCC of 2mm a year, or 60% faster.

Researchers used satellite data to measure sea-level rise from 1993-2011. Satellites are much more accurate than tide gauges, the study said.

The scientists said they had ruled out other non-climatic causes for the rise in water levels – and that their study demonstrated that researchers had under-estimated the effects of climate change.

"Generally people are coming around to the opinion that this is going to be far worse than the IPCC projections indicate," said Grant Foster, a US-based mathematician who worked on the paper with German climatologist Stefan Rahmstorf.

The implications are serious – especially for coastal areas of the US. Large portions of America's Atlantic and Pacific coasts are regarded as "hotspots" for sea-level rise, with water levels increasing at twice the rate of most other places on the planet.

Scientists previously had expected a global sea-level rise of 1m by the end of the century. "But I would say that if you took a poll among the real experts these days probably they would say that a more realistic figure would be more than that," Foster said.

"The study indicates that this is going to be as bad or worse than the worst case scenarios of the IPCC so whatever you were planning from Cape Hatteras to Cape Cod in terms of how you were preparing for sea-level rise – if you thought you had enough defences in place, you probably need more," Foster said.

A study published last March by Climate Central found sea-level rise due to global warming had already doubled the risk of extreme flood events – so-called once in a century floods – for dozens of locations up and down the Atlantic and Pacific coasts.

It singled out the California cities of Los Angeles and San Diego on the Pacific coast and Jacksonville, Florida, and Savannah, Georgia, on the Atlantic, as the most vulnerable to historic flooding due to sea-level rise.

Sandy, which produced a 9ft storm surge at Battery Park in New York City, produced one example of the dangerous combination of storm surges and rising sea level. In New York, each additional foot of water puts up to 100,000 additional people at risk, according to a map published with the study.

But tens of millions of people are potentially at risk across the country. The same report noted that more than half of the population, in some 285 US cities and towns, lived less than 1m above the high tide mark.

"In some places it takes only a few inches of sea-level rise to convert a once in a century storm to a once in a decade storm," said Ben Strauss, who directs the sea-level rise programme at Climate Central.

Large swathes of the mid-Atlantic coast, from Virginia through New Jersey, also faced elevated risk of severe flooding, because of climate change, he said.

Publicado por: ffigall

Visto: 397 veces

Este artículo del Hufftington Post aporata algunasideas al debate sobre el controversial tema de la geoingeniería. En este caso el objetivo es recuperar la presncia del salmón en las costas occidentales de Canadá, sin embargo el experimento tiene implicancias mayores si se lo ve como una forma de capturar CO2 de la atmósfera.

From Stephanie Pappas, LiveScience Senior Writer:

A controversial experiment in which more than 200,000 pounds of iron sulfate were dumped into the Pacific Ocean west of Canada has scientists calling for more transparency in geoengineering.

Geoengineering is any deliberate and large-scale manipulation of environmental processes in order to impact Earth's climate. Some geoengineering projects, like the recent one, can have other impacts like boosting fish populations.

20121128-o-iron-dumping-pacific-ocean-570.jpg

The project was conducted by a local group, the Haida Salmon Restoration Corporation, under the scientific advice of American businessman Russ George, formerly the CEO of a company called Planktos, Inc. The goal, according to Haida Salmon Restoration Corporation, was to trigger plankton blooms to restore salmon and other fish populations. Phytoplankton, teensy floating plants at the base of the ocean food chain, need iron to grow.

Similar ocean-fertilization schemes have been proposed as a way to lessen climate change, as phytoplankton take up carbon dioxide on the ocean's surface and sink to the bottom, removing carbon from the atmosphere.

This geoengineered approach to solving climate change is controversial, but even researchers who think it has promise said the Canadian experiment went about it the wrong way.

"It should have been done by a group of neutral scientists," said Victor Smetacek, a researcher at the Alfred Wegener Institute in Germany who conducted a small-scale ocean-fertilization experiment in 2009. Smetacek added, "The thing is, it's going to give iron fertilization a bad name."

Chlorophyll levels off Canada's west coast in August, 2011, before the controversial fertilization project. This Giovanni data portal provides standard and evaluation ocean color radiometric data products from SeaWiFS and MODIS. These data products are in support of the NASA Water Quality for Coastal and Inland Waters project, and the National Oceanographic and Atmospheric Administration

20121128-o-chlorophyll-570.jpg

» Leer más ...

Publicado por: ffigall

Visto: 327 veces
El diario El País bajo el título “Un termómetro para los océanos” resume los esfuerzos de un equipo de científicos por construir una imagen global del manejo de los océanos. Hasta donde conozco se trata del primer y más importante esfuerzo por construir una base de datos con diversos indicadores relacionados a las actividades económicas que tienen al mar y la vida marina como recurso.
Para más detalle ver la página de Ocean Health Institute.

20120816-global_ohi.png

Aquí el artículo en El País.

De los 7.000 millones de personas que habitan el planeta, más del 40% viven cerca de la costa marina e interactúan con el océano de una u otra manera. Las poblaciones obtienen alimentos, exploran el litoral para el turismo y las actividades de recreo; pescan; desarrollan economías costeras, protegen las aguas y la biodiversidad... o no. ¿Cómo medir el efecto de toda esta actividad en todos los países? Un equipo científico internacional ha elaborado una especie de termómetro, un indicador con el que evalúa la salud del océano tras esa interacción con la especie humana. Su diagnóstico global, en forma de puntuación, es de seis sobre 10.

El termómetro permite calcular la puntuación de todos los países del planeta que se asoman al mar atendiendo a sus condiciones ecológicas, sociales y económicas. Es la primera evaluación global de la salud del océano, según los expertos de la Universidad de British Columbia(Canadá) que han intervenido en su elaboración.

Pese a la media de 6 para todo el mundo (o 60 sobre 100 en sus datos), los extremos son notables: la peor nota, un 3,6 sobre 10, se la lleva Sierra Leona y la mejor — 8,6— es para una isla prístina en el Pacífico sur (Jarvis). España se sitúa casi en la media mundial con un 5,8. Sólo el 5% de los países superan el siete, mientras que el 32% suspende, con notas inferiores al cinco. En general, concluyen los investigadores a la vista de los datos, los países desarrollados tratan mejor a sus mares que los países en desarrollo, pero la variación y las excepciones son notables, advierten. Ningún país supera el 8,6 de calificación y la mayoría está por debajo del 7.

“El índice de salud del océano es un marco excelente para evaluar si las cosas mejoran o empeoran en respuesta a nuestras actuaciones”, explica Daniel Pauly, biólogo marino canadiense de gran prestigio internacional y uno de los científicos del equipo que ha desarrollado el nuevo indicador.

La puntuación de seis sobre 10 significa que hay mucho margen de actuación para mejorar la situación y uno de los objetivos del índice, dicen los científicos que lo han elaborado y que lo presentan hoy en la revista Nature, es que proporciona una herramienta poderosa para obtener la información necesaria en la que basar las decisiones políticas y económicas sobre cómo utilizar y proteger los ecosistemas oceánicos.

Ningún país supera la nota del 8,6, solo el 5% pasa del 7 y el 32% suspende
Para elaborar el termómetro, los investigadores han definido 10 parámetros: la biodiversidad del mar; la cantidad de alimentos extraídos de modo sostenible (incluida pesca y acuicultura); la pesca artesanal; la extracción de productos marinos no alimenticios; la capacidad de almacenamiento de carbono en el mar; la protección del litoral; la economía en la costa y su efecto social; las actividades de turismo y recreo; los valores de identidad cultural para la población y la limpieza de las aguas. Se ha trabajado con la información de más de un centenar de bases de datos de diferentes disciplinas combinando y haciendo compatibles sus registros.

El equipo está formado por expertos estadounidenses y canadienses y lo lidera Benjamin S. Halpern, de la Universidad de California en Santa Bárbara. En líneas generales, los países costeros de África Occidental, Oriente Próximo y América Central puntúan por abajo, mientras que algunas partes del norte de Europa, Canadá, Australia, Japón, varias islas tropicales y algunas regiones deshabitadas están en la parte alta de la lista.

“Esto se debe a que los países desarrollados tienden a tener economías más fuertes y mejores regulaciones e infraestructuras para gestionar las presiones [sobre el océano] y mayor capacidad para hacer un uso sostenible de los recursos”, explican los investigadores.

Pero muchos países escapan a esta tendencia general. Así, por ejemplo, Polonia y Singapur obtienen puntuaciones bajas (4,2 y 4,8 respectivamente), mientras que Surinam (6,9) y Seychelles (7,3) sacan puntuaciones muy altas porque logran destacar en algunos de los parámetros del termómetro. Estados Unidos se sitúa en 6,3, Canadá en 7, Rusia en 6,7 y Reino Unido, 6,1. China figura en la lista de puntuaciones con un 5,3; India, con 5,2 y Brasil con un 6,2. Por la parte alta de la clasificación, en Europa destacan Alemania, con 7,3; Holanda, con 7 y Dinamarca, con 6,9.

Halpern y sus colegas obtienen la puntuación para un total de 171 países y territorios y, por ahora, se centran en la zona denominada económica exclusiva (hasta 200 millas, o 370 kilómetros, del litoral), en la que se desarrolla la inmensa mayoría de las actividades humanas en relación con el océano como fuente de alimentos, recursos naturales, zonas de recreo y de identidad sociocultural. Pero nada impide aplicar el mismo termómetro a zonas de mar abierto a medida que se vayan obteniendo los datos precisos. Aunque es teóricamente posible alcanzar la puntuación máxima de cien, es muy poco probable, explican los investigadores, dada las interacciones entre los objetivos de los diez parámetros considerados. Sin embargo, se ha mantenido ese nivel máximo como referencia para las comparaciones.

La ventaja del termómetro oceánico, explican los científicos en Nature, es que permite estandarizar multitud de datos de muy diferentes procedencias sobre los efectos de la interacción de la población con el océano y, además, hacer el seguimiento de su evolución en el tiempo. Supone, por lo tanto, una medida estandarizada, dinámica, cuantitativa y transparente “que puede ser utilizada por los científicos, por los gestores, por los políticos y por la sociedad para comprender mejor, hacer el seguimiento y exponer el estado de los ecosistemas, así como diseñar actuaciones estratégicas para mejorar el estado de salud general del océano”, destacan los investigadores.

En la página web del nuevo índice oceánico, los científicos recuerdan que las amenazas principales para la salud de los océanos son el cambio climático, la acidificación del agua, la sobrepesca, la destrucción de hábitats, la contaminación y la difusión de especies invasoras. La intensidad, el plazo, la distribución geográfica de cada una es diferente, y unas se pueden prevenir más fácilmente que otras. El cambio climático y la acidificación son las más difíciles de abordar y requerirán décadas de actuaciones, mientras que la sobrepesca se puede mitigar en una década. El índice de salud oceánica subdivide estas amenazas y evalúa sus impactos en los diferentes parámetros.

» Leer más ...