Archivo de la etiqueta: Peña Nieto

Enrique Peña Nieto o la pesadilla de un gobierno mal habido

[Visto: 154 veces]

En México el mandato de un presidente dura seis años. Demasiado tiempo. Una exageración temporal en la que Peña Nieto, considerado el primer telepresidente del país, con todas las vergüenzas que esto conlleva (de imagen metrosexual, casado por interés con una actriz de Televisa) ha dejado al país en un nivel de lástima y de pena increíbles. Aunque él insista que “toda su extensa labor fue con el fin de dejar a México listo para crecer de manera exponencial y alcanzar niveles tan altos como los europeos”. Lo cierto es que nos ha dejado en niveles equiparables con los africanos y de algunos otros países como Haití, Honduras o Nicaragua.

Me atrevo a decir que todas las decisiones que tomó fueron totales imposiciones, a nadie nos preguntó sobre el derrotero a tomar; implementó leyes estructurales que llevarían al país a desarrollarse como nunca y dichas leyes fueron concebidas por su élite de gobierno, por cierto, funcionarios corruptos que tenían intereses personales por encima de la visión de Estado. A un poco más de un mes del esperadísimo fin de su mandato, sus reformas no trajeron ningún beneficio a la mayoría de los mexicanos; al contrario, tenemos que pagar mucho más por la gasolina, por cualquier servicio, y por otros aspectos en donde antes no sucedía esto. Esto mencionado es solo un aspecto de la negatividad de este ejercicio presidencial.

El crimen organizado creció todavía más, como plaga infernal por todo el país. No hay lugar donde no tenga presencia; no hay lugar donde haya crímenes cotidianos, que, hablando en números dan cifras de terror. ¿Quién dice que Caracas es realmente peligrosa? ¡Por favor! En Zamora, Michoacán hay un promedio de dos a tres muertes por día y, esta al ser una ciudad con apenas un cuarto de millón la pondría en un primer lugar… pero durante el sexenio de Peña “de las cosas malas no se hablaría… por decreto” …. Y si con todo y leyes se habla de las calamidades existentes imagínense. El Gobierno contra el crimen no actuó, pero qué tal contra los maestros cuando les impuso su reforma educativa; allí sí se mostró bravo.

Leyes peñanietistas brotaron como alfaguaras. Solo que ninguna era para beneficio de su población, sino de su élite política que viene a ser la misma élite empresarial e inclusive criminal; porque los políticos hacen leyes para apropiarse de aquello que deja dividendos. El sur de México de las playas caribeñas está privatizado; mexicano que quiera bañarse en esas aguas tiene que pagar. Los recursos acuíferos también ya entraron al mercado de oferta y demanda, justo cuando el fracking quiere invadir el país…. ¡ah, pero uno bien verde! ¡Mexican fracking que no contamina nada, nada nadita!

Cada ley que Peña promovía generaba cientos de agraviados, y esto nunca le importó… hasta cierto momento; el de las elecciones.

Su escándalo de su casa blanca (porque la casa siempre fue de él, porque él era quien beneficiaba a esas empresas contratistas que se la construyeron y se le vendieron a precio de súper amigos forever besties!) fue su primer gran escándalo; uno rosa, al que luego se le aunó uno rojo y allí dejó de ser “ese político joven y triunfador que llevaba a México al éxito”, y allí comenzó la espiral descendente hacia el fracaso estando acompañado de un equipo de funcionarios soberbios hasta la rabia (y ya no digo corruptos porque c’est déjà  dit).

Sus funcionarios dijeron que “no gobernaban para la gradería”. ¿A qué imbécil se le ocurre declarar esto? A Aurelio Nuño, afeminado hombrecito que aspiraba a mucho y terminó repudiado por su propio partido.

Pero bueno, yo no necesito catarsis para ponerme hablar de cada fracaso político de este presidente y de cada uno de sus funcionarios. Llegó el día de las elecciones y el mismo Nuño declaró: “Tenemos nuestras propias encuestas” pensando que arrasarían con todos los votos, porque se las aplicaron a sus abuelitas, primas y hermanas, y, este día (glorioso, por cierto) lograron el mayor ridículo histórico que se le recuerde al sempiterno PRI.

Faltan cuarenta días aproximadamente para que Peña se vaya, y está dejando a un país acabado, humillado y lastimado. Un país al que ahora le toca lidiar con los negocios sucios de un súper aeropuerto que nadie pidió, del crimen organizado metido en cada rincón, de desvíos inauditos de dinero de parte de los gobernadores de este con el total amparo de todo el Gobierno, de instituciones colapsadas por su corrupción interna, y, para colmo, con una crisis centroamericana que amenaza con afectar más al país.

Peña Nieto, serás recordado como lo peor en la Historia de México; simplemente lo peor, y yo no lo digo: lo decimos miles… seguramente millones.

El presidente de México Peña Nieto dice:

[Visto: 196 veces]

Demasiadas tonterías. Como una figura mediática acabada por tanta promesa rota, desesperada por la falta de reconocimiento (que amenaza con la continuidad de su corruptísimo partido político) y ridiculizada por su falta de inteligencia sociocultural declarando barbaridades esperando que su horrible sexenio termine… justo como él terminó con un sinnúmero de condiciones de bienestar para los mexicanos.

Que México ahora tiene índices muy elevados que antes no tenía… seguramente se refiere a número de crímenes, secuestros, feminicidios, reporteros asesinados, políticos perseguidos por corrupción (y la mayoría -los de su partido político- y, para colmo, protegidos desde el nivel federal). O quizá se refiera a el servicio de salud que prácticamente ha dejado de existir para los mexicanos. O a lo mejor a que en ningún país de América Latina (y de muchas otras partes del orbe) los políticos y funcionarios de gobierno de México tienen los sueldos más altos y a pesar de ello roban el dinero a destinarse, propiamente, a beneficio del país.

Que hay logros que la gente no ve… porque no queremos o porque estamos ciegos. Como su mega residencia llamada la Casa Blanca que es bien difícil de ver en la revista española Hola, o las casas de sus funcionarios (todos ellos sus amigos desde hace décadas que han hecho una cadena de bienes inmobiliarios tanto en este país como en el del norte gracias a los arreglos que hicieron con las empresas contratadas por el Gobierno). Logros que debemos aplaudir; como el costo del litro de gasolina de a un dólar por litro y ha hecho que desplazarse adónde sea resulte carísimo y sea una limitante elemental.

Tomada de Aristegui Noticias

Que las instituciones de México son del PRI… y debemos entender que, si gana la presidencia alguien que no sea su desangelado y pasivo títere (el canalla Meade), dichas instituciones NO van a funcionar y llevarán con todo el dolo al país a una venezualización. ¡Uy, qué miedo! Si desde hace diez años vivimos colombianizados por los altísimos índices de narcoviolencia… y también estamos brasileñizados por los alto consumos de droga que se dan entre una enorme parte de la población mexicana… Una nueva condición no quita el sueño.

Que México es un país ingenierizado porque el Instituto Politécnico Nacional (universidad especializada en diversas ingenierías) se fundó hace 40 o 50 décadas… ¿Habría sido Hernán Cortez su primer rector académico? ¿O Bartolomé de las casas su decano?

Tomada de internet

En fin,  entre todas las estupideces que EPN anda diciendo sin parar no dice que será recordado como un presidente que llegó de la mano del manejo de su imagen “metrosexualizada” de la mano de una mujerzuela de telenovelas para promover pactos y proponer leyes que atentaran contra el bienestar de todos los mexicanos… porque los seleccionadísimos grupos empresariales favorecidos, de ninguna manera pueden representar a la población mexicana; esa población que vivimos en las calles llenas de huecos, en las zonas urbanas o semiurbanas donde asaltan y matan al por mayor, esos los que pagamos la gasolina que consumimos porque no gozamos de vales de gobierno, esos los que nos desplazamos sin guardias de seguridad para que nos protejan a cualquier hora del día, esos otros los que cobramos a la semana o a la quincena un salario que viene a ser hasta la quincuagésima parte de lo que sus funcionarios cobran por jodernos cada día… esa pandilla que vino a desproteger a todo un país en beneficio de un grupo económico de amigos.

¡Ya cállate Peña! ¡Ya cállate!

Entendiendo México como una dictadura priista

[Visto: 120 veces]

Cerrando el año, mirando y conociendo noticias que rebasan el descaro. Ya ni siquiera puedo decir “cinismo”, o ese poético término de “surrealismo” que algunos pensadores malditos –dicen- le atribuyeron a este país. Cerrando este año lo que encuentro en las noticias solo puede corresponder al ardid del presidente más corrupto, desvergonzado y parcial de la historia reciente de las últimas cuatro décadas.

¡Uyy! Se acaba de aprobar una reforma al código civil que pretende interpretarse como si una persona (persona: es decir, el presidente y sus malévolos secuaces) es expuesta con información cierta -¡sííí, cierta!, esta persona puede presentar una demanda para reparar el daño. O sea, si alguien vuelve a exhibir todos los robos de los políticos (¡acuérdate de La Casablanca del presidente!), estas “pobrecitas personas” tienen la ley de su lado para exigir la reparación del daño causado por su exposición de calidad de corruptos, desvergonzados y rateros… Una ley a medida de la clase política, ¡de nadie más!

Otra pesadilla por venir; “otra ley” que ningún ciudadano pidió… que se gestó directamente en las cámaras de diputados y senadores… que permite al ejército hacer la acción de la policía… ¿Que estamos en el Chile de Pinochet? ¿Acaso está por venir un nuevo Plan Cóndor, pero aplicarse en el territorio mexicano?

La razón, dicen, que así sí se puede enfrentar al crimen organizado… ¡Uy! ¡Qué bien! Entonces, ¿para qué sirve la policía? ¿No sería más fácil aceptar que toda la policía está corrompida y es un órgano inútil en este país? ¿Para qué meter soldados si desde la policía está el crimen? El ejército es un monstruo duro que no escucha, no piensa… solo obedece… En un país tan lastimado como este y donde cada acto civil puede ser interpretado de varias maneras, la entrada del ejército va generar atropellos masivos… como los que ya ocurren, por cierto.

Pero, ¿acaso esta ley de Seguridad interior no viene a ser el preparativo para la continuidad del PRI en las próximas elecciones? ¿Acaso en este último año no se está preparando todo para terminar de instaurar una de las dictaduras más salvajes del mundo? Basta ver la cantidad de asesinatos, feminicidios, secuestros, robos, extorsiones y un sinfín de crímenes que en este país se viven porque se permiten.

Mientras en el resto de América Latina los presidentes van a prisión por la corrupción del caso Odebrecht, aquí el presidente se la pasa en fiestas viajando por el mundo.

(Sí, lo sé, tenía trece y medio meses sin postear… pero de repente tengo algunos asuntos que contar en estos días de asueto que voy a tener.)