Archivo de la etiqueta: irresponsabilidad ecológica

300 mil visitas… y cuestionando al narco y la corrupción en México

[Visto: 1609 veces]

Fue apenas en febrero que alcancé una meta entonces deseada; tener en ese entonces 200 mil visitas. Pensé que eso marcaría un hito, que con ello aseguraría de manera constante un número estable de vistas. Después me llegaron pensamientos opuestos; desear alcanzar otra meta más alta (que al final me pareció excesivo y comprendí que no tenía recursos mediatos para ello), o poco a poco ir extinguiendo este blog… Mantenerse visitado no se por casualidad, o sin esfuerzo.

Pero esto último no se dio.

Justo en mis 300 mil visitas, en mi escenario cercano, y en los otros mundos que me gusta observar hay tanta descomposición que me sigue siendo difícil negar las catarsis que mis artículos en el blog me pueden dar…

La corrupción inaudita en México, un país donde sus gobernantes en lugar de garantizar a sus habitantes las condiciones básicas para poder vivir y trabajar dignamente, se comprometen con los grupos criminales que secuestran, extorsionan y matan para enriquecerse ambos (políticos y delincuentes) con el dolor y la frustración de sus víctimas –que seríamos todo el país-.

Entonces, la vida política mexicana, devenida un asco total, donde existe una nueva filosofía de lástima que viene a ser el “partidismo”. Todo con el fin de perpetuarse como grupo político; enriquecerse ilícitamente y protegerse. Esta manera de dirigir una nación (si es que se le puede llamar de esta forma) no permite el enriquecimiento ideológico y cierra los espacios a cualquier persona que no comulgue con sus ideologías retrógradas y fundamentalistas.

Y bien acaba de ocurrir una tragedia monstruosa, más 44 niños de guardería muertos (asfixiados y quemados) en un local subrogado –a un grupo de esposas de políticos- por uno de los organismos estatales -que en teoría debieran ofrecer- para la atención y cuidado para sus beneficiarios… se habla de negligencia y corrupción, de situaciones ilegales y anómalas… pero me niego a creer que se hará una investigación para dar con los culpables, total; en México se puede pasar este hecho…

Otro tema crítico viene a ser la irresponsabilidad ecológica de mi país, el cual está severamente desforestado, genera toneladas de plástico al día y no se prevé algo relacionado con la eminente escasez de agua que afectará al país más pronto de lo esperado. Aunado, México tiene un enorme parque vehicular que es usado indiscriminadamente, así como los consumos de energía lo que nos lleva a ser uno de los que más aportan al calentamiento global.

Como anécdota, hace muy poco en las noticias sacaron algo relacionado con el excesivo uso de las bolsas de plástico en el medio. Hubo mucho escándalo, muchos cuestionamientos y muchos indignados… y así como ese escándalo mediático surgió, así se apagó. ¿Quién se preocupa más por ese aspecto? Nadie. Así que mientras el país se sigue llenando de plástico (en bolsas que se usan para todo, y todas partes te las dan) que tomarán mil años en biodegradarse y botellas de plástico. Millones de botellas desechadas y no recicladas que abundan a las orillas de los miles de caminos del país, generando un problema de tanto de sanidad como de estética…

¿Qué decir de la famosa guerra al narco? Que en verdad me pone en una paradoja de admirarla o no… al menos ya cayeron políticos (bueno, eso se espera de los detenidos), pero para convencerme falta ver equipos de futbol involucrados –por mencionar una opción de lavado de dinero- así como empresarios formales. ¿Cómo se puede luchar contra un problema sociológico sino se hace desde la raíz? Cuestiono cuántas agencias de venta de autos han vendido automóviles de lujo a personas de cuestionables orígenes socioeconómicos; campesinos comprando Hummers equipadas, gente barrio sin educación y sin empleo formal poseyendo enormes camionetas motores poderosos… generalmente de color negro y vidrios polarizados. Pero nadie cuestiona esto, ¿por qué? Si lo importante es vender y tener ganancias… del narco viven demasiados en este país. Y mucho más podría decirse de la dimensión “cultural” que ayuda a legitimar más esta patología social.

Y los vendedores de droga que apenas a una cuadra de mi casa tienen controlada esa esquina que se ha vuelto un foco de basura –porque allí se la pasan “en disimulo” toda la tarde, ¿acaso hay quien no se dé cuenta de esto? Y al ex lustrador de calzado que me atendía que ahora posee tres autos importados aunque él siga manteniendo su look totalmente marginal y corriente, claro que todos saben “el pequeño secretito de su éxito”. Y ese alumno que se cree el dueño de la escuela porque hace lo que quiere mientras su madre lo protege a capa y espada ya que ella recibe –precisamente de él- para sus gastos diarios… ella sólo calla y sonríe, se cree feliz; sabe a qué se dedica su pequeño… y el padre tiene muchos años concentrado en el alcoholismo.

Aspectos como los anteriores –que abundan-, concatenados comienza a mermar en la conciencia del mexicano, a quienes ahora percibo como fatalistas y severamente frustrados (un desagradable lujo que antes sólo lo percibía en otras nacionalidades “selectas”).

En fin, tantas cosas malas ocurren por acá como para dejar apagar a mi blog. Lastimosamente también se dan excesos en otros lares, otras realidades que me preocupan y les doy seguimiento. Ejemplos sobran:

Los enfrentamientos en la Amazonía Peruana y el racismo siempre presente en esas circunstancias; los desafíos de Evo; los conflictos chileno-peruanos; las nuevas y curiosas epidemias de salud que afectan a unos en su salud y a otros en su economía; el calentamiento global que causará una hecatombe mucho antes que el mundo y su población se decidan a hacer algo (como cesar una mentalidad capitalista de severo consumo energético).Quizá en algún rato de depresión retome alguna reflexión sobre esto.

Y claro, como piedras en el zapato tienen que seguir esos pseudoirónicos y agresivos “opinantes”, esa plaga que no es capaz de entender el fondo y, energúmenamente vierten sus insultos que vienen a ser sólo eso, formas inferiores de pensamiento.

Pero afortunadamente hay otros temas alegres y vitalistas, que son una fuente de inspiración y, cuyos desaforados temas –algunos- me han traído tan gratas sorpresas por la cantidad de lectores que lograron o la comunicación que pude sostener –mientras duró- con otras personas del orbe:

La cumbia, la chicha, la música ochentas (tan cuestionada por mí), las razones del factor gordura, el desconocimiento del VIH, una forma de vivir más amena y responsable para evitar padecimientos mentales, reseñas de cine y la poesía…. y tantos temas más que siguen esperando una oportunidad de nacer.

Si me has leído sabes de qué hablo… y gracias de nuevo por otras 100 mil visitas a mi sitio… Seguimos aquí, en el dominio PUCP.

Imagen de José Zavala
Aprobado.

Sigue leyendo