Archivo de la categoría: Reflexiones

Cuestiones personales e ideas

David Bowie, Glenn Frey y la epidemia de la muerte prematura

[Visto: 452 veces]

Hace poco, una antropóloga que trabaja en Harlem (¡hasta dónde se lee mi blog!) me preguntó si me había afectado la muerte de David Bowie. Justo, a principios de año había descargado una nueva antología de sus éxitos (de los cuales, muchos temas de su primera época siguen siendo perfectos) y su último disco Blackstar (lo escuché un par de veces encontrándolo de muy buena calidad; lo tengo para más adelante).

Bueno, la respuesta a la pregunta debe reflexionarse con calma. ¿Me afectó su muerte? No lloré ni me embriagué, pero me fui al trabajo escuchando Rareza espacial, El hombre que vendió al mundo, Vida en Marte y Hombre de las estrellas entre otras llegando al trabajo casi en lágrimas. Bowie fue un prodigio de los setentas; un artista mítico sin límites definibles… y murió con “apenas” 67 años.

Digamos, su muerte me fue inesperada pero no me afectó a un nivel estructural… días después se anuncia la muerte del Eagle Glenn Frey….

Y entra nuevamente la cuestión de edad.

Me puse a recordar mi historia con los Eagles… ese disco 45 rpm que traía de un lado Hotel California con toda su duración y, del otro lado, ¡El nuevo chico del pueblo! Pocas veces en mi vida pinché y pinché (eso de “reproducir” como sería la forma más aceptada en el español de mi país no me cuadra) tantas veces un pequeño acetato. 1977 fue el año en que conocí a estos temas gracias a este disco que me regalaron y esta banda ya tenía cuatro LP en su haber. Poco después, a la radio llegarían “Tristezas esta noche”, Ojos mentirosos, Tómalo con calma y Lo mejor de tu amor (entrecomillé la de tristezas porque su traducción no me sigue gustando) y comenzando la década ochentera, esta famosísima banda se desintegraría y sus músicos harían interesantes trabajos en solitarios.

“La verdad esos músicos casi no pegaron” me dijo un amigo. Pero recordé que él es diez años menor que yo. Pudo vivir la música en los ochentas y, el rock con matices folk y country se dio, mayoritariamente, en los setenta. Dos LP de Eagles llegaron a vender entre ellos casi 100 millones de copias, y eso que “casi no pegaron”.

Frey era el más reventado de los Eagles. Él fue el autor de la letra de Hotel California, uno de los textos más perturbadores que se hayan hecho hasta entonces y una de “las más letras más estudiadas” en la música… pero seriamente tocada por la poesía de William Blake (nada raro, los Héroes del Silencio hicieron lo mismo). Y, Felder y Henley se llevaron los créditos de la música… que es muy pero muy parecida a un tema de Jethro Tull… y con todo esto, la canción pegó como pocas en la historia.

Glenn Frey murió muy joven; 67 años. ¿Por qué los buenos se van antes? Es una cuestión que sigo preguntándome.

Glenn, vocalista de este tema eagle; uno de mis favoritos.

Escuchar sin prejuicio: de este tema de Jethro Tull salió la música de Hotel California.

Yo, Sin « Solidarité » para la Francia

[Visto: 310 veces]

Entré a Amazon para ver qué ofertas tenía en este Buen fin (según recomendación de un podcast de tecnología) y, lo primero que vi, fue una imagen de la bandera franchute con la palabra “Solidarité”. De inmediato sospeché que mientras dormía algo había pasado.

Luego, como costumbre decadente y, ¿por qué negarlo? vergonzosa, entré a mi Facebook y vi la foto de perfil de un conocido (un tipo que nunca podrá decir la capital de más de tres países –y vecinos al suyo- con les trois couleurs; una nueva estrategia facebookera en apoyo a la Francia.

Entonces, en mi tercer hit de internet, visité mi diario más cercano y allí estaban las noticias del atentado terrorista en París.

Todo el mundo hablando de “solidaridad”… pero, me pregunto, ¿la solidaridad es poner los tres colores en mi foto de perfil? ¿O cantar La Marsellesa?

Yo no puedo hablar de Solidarité, ya que, ciertamente, me considero un egoïste. Soy crítico, distante, cínico y leído; todos los atributos de un intelectual típico en una época donde esta especie está en extinción. Y, como siempre, comencé a cuestionarme, ¿Francia alguna vez mostró solidaridad con las víctimas de las barbaridades islámicas? Francia, la nación de la cultura, de la enciclopedia, del arte por encima del bien comercial, ¿había hecho algo para evitar el exterminio del patrimonio universal de los pueblos atacados por el Estado Islámico?

Francia, esa Francia discriminadora y soberbia, ¿se fijó en esas calamidades generadas por individuos enfermos (de los cuales este país alberga a miles)?

Hoy (allá fue ayer) y mañana (allá es hoy), la Louvre y la Tour están cerrados, ¡qué pena! Y al menos pour les touristes que visitan ahora la nación más turística del mundo (y que pronto dejará de serlo) puedo sentir algo de empatía, pero no por la Francia, ese paisejo que apoyado por Alemania ha llevado a muchas naciones de Europa a entrar en crisis socioeconómica por seguir una idea hegemónica que no tomó en cuenta las subjetividades únicas de esas naciones tan cercanos pero tan diferentes. Hoy, la Francia, ese país soberbio está de rodillas… y quizá se levante, pero eso es algo que en verdad ni me importa.

 

 

 

 

 

¿Quién le ha mostrado “solidarité” a Grecia, por dar un ejemplo?

tonteria¡Uy! ¡Qué solidaria!

[Visto: 315 veces]

No voy hablar de los crímenes masivos que ocurren por doquier este país y terminan siendo declarados oficialmente robos, venganzas pasionales y vicisitudes cotidianas (pero bien, curiosamente, las víctimas son en su mayoría periodistas, activistas sociales y líderes indígenas), sino me referiré a un hecho infinitivamente más banal: los aconteceres cotidianos de ir a beber a un bar familiar.

Siete treinta de la noche (¿tan temprano es la hora del vampiro?), unos señores cincuentones bien borrachos coronan su día laboral extenuante y mal pagado escuchando a Leo Dan (el más mexicano de los extranjeros) y al inigualable Camilo Sesto (hijo de la famosa Mama Sesta). En la barra, Pedro (un robusto treintañero que trabaja para una gasera) platica con Edgar (mesero en su día de descanso). Afuera, una mesa con cinco empleados de una empresa del agro socializan muy tranquilamente… a un lado de ellos: YO, cliente consuetudinario del bar más open del lugar donde vivo.

De pronto, llegan tres imponentes camionetas de la policía federal, de ellas se bajan diez trogloditas uniformados hasta los dientes y armados de poderosos rifles… y nos apañan.

  • ¡Revisión de rutina!- dice el jefe (el menos indio cuya sonrisa parece decir “chinguen a su madre todos”.
  • Yo vengo diario y NUNCA ha pasado esto- le respondo exagerando un poquitito porque no voy diario sino cada dos días, y en verdad, nunca ha pasado esto.
  • ¡Pues alguien no ha estado haciendo bien su trabajo!- exclama indignado mientras se mueve protagónicamente.

¿Pues cuál trabajo? ¿Hay un trabajo que consista en ir a molestar clientes en un bar familiar?

La orden es clara y no hay excepciones; todos fuera del bar mirando la pared y las manos arriba recargadas. Me levanto y tomo mi collarín ortopédico, el cual me he quitado para que la cerveza resbalara fluidamente por mi garganta, y aviso que por mi gravísimo problema de salud No puedo levantar las manos. Y se la creen los muy imbéciles. Pero me toca estar de pie, mirando el patético show.

La política de miedo: los policías nos criminalizan por el hecho de estar bebiendo, por el hecho que son necios sin criterios que devengan la tercera parte de lo que nosotros ganamos, por el hecho que los ricos están tragándose a todo el país y no se quiere gente que levante la voz en protesta… y de pronto, ¡su victoria!

 

Hacer bien su trabajo

Hacer bien su trabajo

A los señores beodos –los de más edad y retronostálgicos- se les encuentra una bolsita con mariguana, ¡dos dólares de mercancía! Ni su borrachera o sus canas les salvan de ser llevados a la patrulla por semejante y abominable crimen. Entonces, el cara de no indio se le deja ir a la dueña y la saca del radio de vigilancia de las cámaras que hay en el bar, y le dice:

  • Ya nos dijeron que tú vendes droga.
  • ¿Que yo qué?- responde asustadísima, sus hijos están jugando cerca del local.
  • ¿Cuánto nos vas a dar para no molestarte?- cuestiona con total descaro el jefe de esa tribu de criminales uniformados y legitimados por un gobierno que apesta por corrupción e ineptitud.

Afortunadamente, llega el dueño que no es un caramelo suave, y como no hallan nada más y todos los autos estacionados afuera del bar tienen su documentación en regla. Molestos y frustrados, ese grupo de hijos de puta –que en otra geografía serán personas de respeto y confianza cuyo trabajo consiste en ayudar a la población- se suben a sus imponentes vehículos y continúan por la noche buscando víctimas, porque ellos “sí hacen bien su trabajo”. A unas cuadras de allí, todas las “tienditas” del pueblo venden la droga controlada por las verdaderas autoridades, quienes si consideran que esos uniformados se atreven a tocarlos los desaparecen en menos de cinco minutos y, con alguito de suerte, sin dejar rastro.

Y el presidente del país, de vacaciones, porque se las merece…

Mis saludos para Isabel

[Visto: 463 veces]

Sigo sin bajar un tutorial para enseñarme a publicar con todos los recursos de esta plataforma de blog. Sigo, además, con la idea de volver a publicar y, para mi gran sorpresa y gusto, recibí un comentario -digamos- “motivador” tan curioso como inesperado sobre una entrada prehistórica, que ni recordaba la había escrito años atrás. La intensidad de Isabel (je t’aime mon amour!) realmente me hizo considerar que, más que autorizar su entrada, le dedicara una en exclusiva.

Qué gran basura es tu blog. Dedícate a otra cosa. No se necesita ir a la escuela para saber qué es arte y no porque vayas a una escuela, significa que lo sepas (tu eres un gran ejemplo). Tú y tus aires de intelectual, son repugnantes. Súmale a eso tu confusión primitiva del sexo con la prostitución (SÍ, TÚ, INTELECTUAL DE PACOTILLA). Déjala que ella haga lo que le plazca mientras no sea delito, por mientras, toma tu conservadurismo y tu victorianismo y métetelo por el culo.
bel_isa_22@hotmail.com

Creo Isabelita, que sueles retrarte desnuda sobre ponies africanos y, que alguien criticó tu gusto cuestionablemente estético y, por ello, sobre mí recalas. Saludos (¡y olvidaste una tilde en tu primer “tú”!).

Postal de mi paseo

Muelle en Bluefields, Nicaragua.

Mi luto por Robin Williams

[Visto: 506 veces]

Robin Williams acaba de morir. Una muerte inesperada dada su edad, pero explicable dadas ciertas consecuencias que yo desconocía en su totalidad.

¿Cuántas películas de este actor pude haber mirado? Ni idea. ¿Cuántas admirado? ¡Más de algunas, seguramente!

No me sorprenden en absoluto las patologías de las drogas y la depresión. Vivo en un medio donde la mitad de sus habitantes son adictos (y no precisamente a la cocaína); vivo en un mundo donde debo rechazar a la mayoría de las personas que “buscan amistad” porque –afortunadamente ya me me di cuenta- consumen drogas. Vivimos en un mundo donde nadie nos enseñó el “cómo llenarnos de satisfacción” de maneras positivas y benignas.

Me duele saber y leer justo ahora de todo aquello que padecía mi Patch Adams, mi héroe de Jumaji y la mierda humana de la Señora Doubtfire que hizo sufrir a mi ex Bond con tal de quedarse con sus hijos (entre tantas películas más). Digo, ¿por qué debe venir ahora la exhibición de sus debilidades?

No creo que Robin merezca eso, solo reconocimiento a haber sido un actor querido por muchos, respetado por muchos otros…

El problema de llegar a los cincuenta años, es que la mitad de nuestros símbolos humanos pasan a mejor vida: Farah, Michael, Robin, Whitney, Pedro Palanca, Ledger, Carlos Fuentes, Emilio Pacheco (y dejo para mis borracheras y fumadas de juventud a Janis, Hendrix, Jones y Jim)….

Ahora me cuestiono, ¿cómo será mi vida si me pongo a sumar cada pérdida de este tipo? Digo, porque todos ellos han tenido más influencia en mí que muchos que a diario me rodean (¿y qué decir de esos hijos de puta “compañeros” de trabajo?).

Adiós Robin, adiós Pedro Palanca… habrá que llenar su vacíos de manera positiva (y no con drogas y alcohol como suele ser lo común por doquier)….

20140812-patch.jpg

Sigue leyendo

El gran papá ayuda a su hijito

[Visto: 722 veces]

Por cosas de la edad -o sea hace un chingo de años- yo pude ver por la tele varios festivales OTI y, sobre todo, sus eliminatorias. Vi a Emanuel o Napoleón cuando eran jovencitos, a la Lupita antes de ser una anciana hiperinflada por desequilibrios hormonales y a otras cantantes –la verdad- de maravillosas voces que ahora están guardadas en el olvido o encerradas en un asilo.

Bueno, no todas ni todos. Resulta que Yuri (ya veterana a la que igual la conocí cantando una idiotez como Pequeño panda –jajaja- y otra más alucinante para mi época como Tiempos mejores) para mantenerse vigente (o sea, con buen dinero) se le ocurrió hacer un revival de este festival y buscó en el cajón de los recuerdos a personajes ahora en su tercera edad. La verdad, soy nostálgico y ese concierto lo pude mirar en la pequeña pantalla de un bus en el que viajaba.

Caso Uno

Pero entrando a mi asunto. Cuando Yuri evocó a Emanuel (cantante al que he admirado por muchos años desde mi juventud) el cual cantaría un tema que lo catapultó a nivel internacional pues resulta que “él no pudo ir” (estrategia preconcebida) y envió a dicho concierto (independientemente de sus alcances menores o discretos) a su hijo… ¡Wákalas! Sí, a su hijo… a que cantara por él.

Eso me molestó, era mejor prescindir de ese tema a que llegara un chavito que está a un millón de años luz de ser el cantante que su papi fue y, que además, no vivió esos años del OTI. Una decepción total.

Resulta, además, que no es nada raro que Emanuel haga eso, ha de pensar que el mundo le va agradecer ese relevo. Pero papi quiere que su hijo tenga fama y dinero y hay que entenderlo.

Caso Dos

Un caso más paternalista y que no escatima en recursos económicos para nada es el super papá Will Smith. Un actor negro que se ha colocado como extremadamente redituable para Hollywood (pero cuyas actuaciones y personajes que ha hecho no me conmueven en lo más mínimo).

Will en cada película que haga (porque escribe y produce, logró llegar a ese nivel) a güevo tiene que meter a su hijito, que no me sorprendería lo vuelva un icono de acción de aquí a diez años.

Primero lo hizo experto en kung-fu bajo la tutela de Mr. Chan… y justo ayer lo vi en Después de la tierra; un film hecho exclusivamente para promover a su vástago…. ¡Guau! ¿Quién no quisiera tener un papá así?

Una película llena de efectos visuales (donde las ambientaciones en las naves espaciales en verdad quedaron asombrosas promoviendo una estética simple y como de búngalo costeño, pero en verdad bien logradas) y salen animales y monstruos y volcanes y bosques y cascadas y ….. ufffff, no sé cuántos millones de dólares le dio de regalo a su hijito que quién sabe si de adulto la pueda librar solo, ya sin su papi.

Pero bueno, son los dos casos que me vinieron a mente, pero si me dedicara a hablar de los políticos mexicanos que le dejaron toda la plata robada a sus juniors adictos y prepotentes, no me la acabaría redactando ignominias, jajaja.

Sigue leyendo

Yo, utilizado

[Visto: 429 veces]

Pues siempre he sabido que algunos de mis artículos por su originalidad y atrevimiento (más que por mi autoridad sobre el tema) se han vuelto referencias inevitables.

En alguna ocasión se me solicitó una entrevista para dar mis puntos de vista sobre un tópico que, modestia aparte, yo comencé a abordar –y casi de forma apológica-. Me consta que poco se hablaba de ese asunto en cualquier tipo de publicación.

Me sentí honrado que algún estudiante me quisiera referenciar para su tesis y acordamos una entrevista. Mi sorpresa mayor es que el resultado de ese momento se volvería una publicación formal y yo saldría en las referencias (apparat savant). A fin de año sería este momento.

Y llegó el fin de año, meses después, y todos mis minutos de opinión fueron reducidos a que yo estaba de acuerdo en cierto breve y limitado asunto con lo que una verdadera “cagada mayor” afirmaba.

Y, la cereza del pastel, es que ni siquiera aparecí en los créditos.

¡Jajajaja! Ciertamente me olvidé de la naturaleza de las personas (y las nacionalidades).

Total, yo ahora mismo redacto mi tercer libro… y todo mi crédito obviamente me pertenecerá.

20131202-imagen0301.jpg

 

Sigue leyendo

Rápido y Furioso

[Visto: 1497 veces]

Pues fue un sorpresa (y no agradable) saber que Paul Walker había muerto y, para colmo, en un accidente de tránsito (y en un Porsche a gran velocidad). Lo primero que hice fue verificar, al menos, si dicha noticia era auténtica -que tiene todo el sabor de una falsedad para promover una nueva película-, y al menos en muchos otros diarios de América y EUA dicen lo mismo.

Justo anoche que bebía un trago y charlaba con mi vecino yo tocaba el tema de esta saga de películas (filmes perfectos para mirar en el bus en un viaje de tres horas), ¿qué fomentan con ese mundo de exageraciones automovilísticas y promoción de desvalores como la juventud (más rápida y más furiosa) como forma desesperada de vida?

El cierto es que dichas películas son D-E-V-O-R-A-D-A-S por los jóvenes que, quizá equivocamente, lleguen a desarrollar un culto a la personalidad basado en posturas atrevidas, juventud (relativa, ya que los protoganistas ya cumplieron sus añitos), músculos alimentados por esteroides, masculinidad hetero, reggetonera y peleonera, y, vivir al margen de la ley.

Paul Walker, según ha muerto (y era mucho más actor de lo Brian mostraba)… ¡una lamentable pena!

pw.jpg

Imagen (obviamente) tomada de internet.

Sigue leyendo

Monster trucks

[Visto: 345 veces]

Hace más de un año viajando por Centroamérica pude ver un teaser en una sala de cine (y creo que en la TV), donde con “dibujos” (animaciones) unas bosquejos de personas aterradas gritaban. Entonces, aparecía un enorme letrero mientras una voz en off decía: “Muy pronto llegarán los Monster Trucks”.

Un amigo me preguntó si sabía yo sobre qué era ese anuncio. Le respondí.

Hace unos días, me vino a la mente semejante comercial.

 

Sigue leyendo

Día de Elecciones (Michoacán, México: 13 de noviembre)

[Visto: 2152 veces]

¿Por quién vas a votar?”, es una pregunta que mucha mucha (demasiada) gente no pudo contestarme hasta hoy –sin negar que hubo también otras respuestas demasiado seguras aunque no eran unánimes hacia el candidato-. Mañana los michoacanos de México tenemos que votar para elegir los gobiernos estatales (regionales).

La razón de esta indecisión es que todos –o sea; yo, tú, ése y aquél- sabemos y reconocemos la poderosa influencia del narco y crimen organizado en este estado. Uno de los candidatos representa la continuidad de este poder fáctico y demasiado pernicioso que viene a ser la autoridad real en muchos aspectos de la economía (explotación de minas y bosques, extorsiones a locales comerciales –cuotas-, así como robo de automóviles), y todo el mundo conoce esta situación. Otro candidato con antecedentes familiares que también lo involucran de algún modo; aunado a la vox populi que asegura que “ya pactó” su triunfo. Y la otra candidata es ni más ni menos que la hermana del presidente de méxico (así, con minúsculas) que comenzó la guerra de las cincuenta mil muertes (y un número aterrador de desaparecidos del cual NO se habla).

20111112-question-mark.jpg

Cada uno de mis conocidos indecisos tenía una historia que contar. Alguna era una versión increíble de un suceso lejano e indirecto, pero otras eran datos duros de su marco referencial de vida: Zonas ex turísticas completamente bajo dominio del crimen organizado, en donde en una parte viven y duermen los narcos y justo enfrente, la policía estatal. Centros de trabajo donde las imponentes camionetas con sus sicarios armados llegaron a decir por quién votarían…

20111112-talamontes-clandestina-morelia-michoacan-201120110503.jpg

Historias que devienen histerias. NO QUEREMOS A ESOS CANDIDATOS, ni al menos yo pienso en elegir “al menos peor”. Pero entonces, ¿qué hago?

Faltan unas horas para a ejercer mi derecho ciudadano en un lugar donde las opciones son… el narco o la extrema derecha, su hambre insaciable de riqueza y el ejército intolerante en las calles.
20111112-michoacan-violencia-101210.jpg Sigue leyendo