Archivo de la categoría: Mexicanidades

Situaciones del México lindo y querido

La epidemia callada (¿la visita del Papa?)

[Visto: 270 veces]

Esto comenzó hace más de dieciocho días. Toda la población dentro de un radio de sesenta kilómetros comenzó a enfermarse de las vías respiratorias (me refiero a la realidad que yo conozco). Yo fui uno de ellos.

Según, dispongo de un servicio médico gratuito, y como casi todo el mundo, ¡ni por accidente lo uso! Ya sabemos que su cuadro básico de medicamentos son antinflamatorios irritantes y antibióticos de poca monta. Fui, como suelo hacerlo, con un médico particular.

Infección viral y bacteriana al mismo tiempo; doble toma de medicamentos. De preferencia no ir a trabajar dos días. Lo malo del médico particular es que no te puede incapacitar… y aun así me las arreglé para no ir.

¡Todo el mundo enfermo! Yo falté dos días, luego, otros… y otros. La epidemia era evidente.

Un médico de uno de los institutos del Estado fue informado de la situación en una reunión “interna”: que era muy delicado el asunto y llevaba un elevado riesgo de convertirse en neumonías masivas. Los contagios iban en aumento geométrico, las farmacias vendiendo medicina a diestra y siniestra (con o sin recetas) y, la respuesta del Estado… ¡Nunca se dio de manera formal!

Jamás organismo alguno avisó a la población. No hubo visitas a escuelas o centros de trabajo. No hubo noticias locales, menos estatales.

Han pasado casi veinte días que esto comenzó. Las farmacias se armaron de la medicina adecuada para este caso extraordinario. Los más afortunados vamos –apenas- de salida de la enfermedad pero aun así se ven cientos de enfermos que no dejan de toser. Se sabe que cientos de escuelas tomaron la decisión de condicionar la entrada de alumnos solo con cubrebocas y regresar a los que se mostraban enfermos. En otros centros de trabajo hubo también incidencias…

Y el Gobierno SIN DECIR NADA.

cubrebocas

p.s. Ya hay quienes aseguran que todo comenzó con la visita del Papa, que hay una historia detrás de esto. Para mí, la única historia es el Silencio Oficial.

Un pueblo herido (y las autoridades mexicanas son cómplices)

[Visto: 260 veces]

Cuando ellos llegaron de ese estado del norte, nunca pensamos que serían malas personas. Los dejamos instalarse, vivir aquí, formar parte de nuestra comunidad.Con el tiempo, comenzaron a hacer cosas extrañas, hasta que este pueblo se convirtió en un infierno.
Un habitante

Pueblo X. Sin historia formalizada, ni tradiciones auténticas… como muchos pueblos de la región y de país. Con una sola característica a mencionar; sus “gloriosas” fiestas de inicio de año (como muchos otros pueblos las celebran).

Quince días de fiesta, de borracheras y de despilfarros. La razón de vivir de la comunidad se da solamente por dos semanas al año. Todos quieren escuchar a los grupos de música, encontrar nuevo romance, sentirse grandes a pesar de lo minúsculo e insignificante de su existencia.

Cabecera municipal, las comunidades aledañas también acuden por las noches porque quieren formar parte de las festividades.
Una noche, un grupo de jóvenes de otro pueblo, cercano pero tan distante (en ese poblado el poder fáctico es un grupo criminal rival al poder fáctico local).

La policía (¡Sí!, la policía municipal, la autoridad que forma parte del aparato estatal, de Gobierno, del país, de la nación, de la ciudadanía) arresta a los seis jóvenes bajo el cargo de “escándalo en vía pública” (pero, como dije antes; en esos días todo mundo quiere andar borracho y sacar su ignorancia). Los sube a su camioneta que ostenta el escudo de la policía, del municipio, de la nación… y se dirige a un lugar cercano.

Allá, los esperan los auténticos jefes; los criminales que gobiernan al Gobierno, los delincuentes que deciden el destino del país; la vida y la muerte. Reciben a los seis detenidos… y los matan (detalles desconozco, pero como es lo “normal”, seguro una larga sesión de tortura, desmembramientos filmados, alardes de psicópatas por parte de esas bestias). La policía regresa orgullosa al pueblo que sigue ebrio de necedad.

Una semana después, una de las leyes de Newton se cumple; la reacción es idéntica. Otros seis individuos mueren en circunstancias igual de macabras. Ahora, los otros fueron los que vinieron a cobrárselas.

Un desperdicio monstruoso de vidas inocentes. El encargado de la policía delincuencial fue removido a otro cargo: más discreto, en otra parte. Ningún cargo en su contra. Como todo funcionario de Gobierno: es inocente aunque se le demuestre lo contrario.
El pueblo que solo vive en enero ha quedado catatónico, quizá por el resto del año, hasta la nueva fiesta.

pueblo

Mientras tanto, el Presidente del país estrenando avión, viajando al Medio Oriente y anunciando impresionantes logros (en su beneficio personal).

En el país de las desapariciones

[Visto: 269 veces]

Otros países tuvieron pesadillas de décadas generadas por gobiernos militares, otros por sus luchas paramilitares debido a la intervención de intereses extranjeros; pero creo, que en esas naciones y de alguna manera como consecuencia de esos terribles momentos, una vez terminados los periodos de terror la forma de pensar cambió, para bien.

En México, ahora… y desde hace ocho años se vive una realidad tan singular; desaparecen (y mueren) una considerable cantidad de personas día con día. Y de esto poco se informa (¡orden presidencial).

No, no estamos en guerra. Ni hay intereses de intervención. Lo cotidiano aquí es consecuencia de los gobiernos corruptos (partidos políticos, como el PAN y, sobre todo; el PRI) que empoderaron al crimen organizado. Con él “se arreglaron” para entregar territorios, para que devinieran la autoridad fáctica de dichas regiones a cambio de desconocidas ganancias económicas.

Cada día platicando con amigos de otras regiones el tema es igual; asesinados, levantados, desaparecidos. Peor aún; es tan intenso que ya vivimos dentro de esa dinámica, ya no es una historia escuchada, un “a mí me contaron”. El servicio forense está lleno de cuerpos que nadie reclama. Ayer mataron a un ciudadano X: padre de familia, obrero de tiempo completo, se le veía a diario con su familia… asesinado con saña. Antier encontraron a una joven mujer, desaparecida hace ocho meses; asesinada. Mañana veremos quién sigue. ¿Hay patrones en los crímenes o perfiles en las víctimas? Nadie sabe.

En la esquina de mi barrio hay dos jovencillos sentados en la sombra, con una moto al lado. Tienen tres días allí. Parecen convivir, platicar, y varios tipos del barrio pasan y los saludan. Cualquiera que tenga ojos y sepa ver entiende qué pasa. Ver y callar, y –dicen- no pasará nada. Pero nada pasa hasta que pasa.

¡Gracias presidentes corruptos de México!

De Rubén Blades, un tema relacionado, por una banda enorme….

[Visto: 341 veces]

No voy hablar de los crímenes masivos que ocurren por doquier este país y terminan siendo declarados oficialmente robos, venganzas pasionales y vicisitudes cotidianas (pero bien, curiosamente, las víctimas son en su mayoría periodistas, activistas sociales y líderes indígenas), sino me referiré a un hecho infinitivamente más banal: los aconteceres cotidianos de ir a beber a un bar familiar.

Siete treinta de la noche (¿tan temprano es la hora del vampiro?), unos señores cincuentones bien borrachos coronan su día laboral extenuante y mal pagado escuchando a Leo Dan (el más mexicano de los extranjeros) y al inigualable Camilo Sesto (hijo de la famosa Mama Sesta). En la barra, Pedro (un robusto treintañero que trabaja para una gasera) platica con Edgar (mesero en su día de descanso). Afuera, una mesa con cinco empleados de una empresa del agro socializan muy tranquilamente… a un lado de ellos: YO, cliente consuetudinario del bar más open del lugar donde vivo.

De pronto, llegan tres imponentes camionetas de la policía federal, de ellas se bajan diez trogloditas uniformados hasta los dientes y armados de poderosos rifles… y nos apañan.

  • ¡Revisión de rutina!- dice el jefe (el menos indio cuya sonrisa parece decir “chinguen a su madre todos”.
  • Yo vengo diario y NUNCA ha pasado esto- le respondo exagerando un poquitito porque no voy diario sino cada dos días, y en verdad, nunca ha pasado esto.
  • ¡Pues alguien no ha estado haciendo bien su trabajo!- exclama indignado mientras se mueve protagónicamente.

¿Pues cuál trabajo? ¿Hay un trabajo que consista en ir a molestar clientes en un bar familiar?

La orden es clara y no hay excepciones; todos fuera del bar mirando la pared y las manos arriba recargadas. Me levanto y tomo mi collarín ortopédico, el cual me he quitado para que la cerveza resbalara fluidamente por mi garganta, y aviso que por mi gravísimo problema de salud No puedo levantar las manos. Y se la creen los muy imbéciles. Pero me toca estar de pie, mirando el patético show.

La política de miedo: los policías nos criminalizan por el hecho de estar bebiendo, por el hecho que son necios sin criterios que devengan la tercera parte de lo que nosotros ganamos, por el hecho que los ricos están tragándose a todo el país y no se quiere gente que levante la voz en protesta… y de pronto, ¡su victoria!

 

Hacer bien su trabajo

Hacer bien su trabajo

A los señores beodos –los de más edad y retronostálgicos- se les encuentra una bolsita con mariguana, ¡dos dólares de mercancía! Ni su borrachera o sus canas les salvan de ser llevados a la patrulla por semejante y abominable crimen. Entonces, el cara de no indio se le deja ir a la dueña y la saca del radio de vigilancia de las cámaras que hay en el bar, y le dice:

  • Ya nos dijeron que tú vendes droga.
  • ¿Que yo qué?- responde asustadísima, sus hijos están jugando cerca del local.
  • ¿Cuánto nos vas a dar para no molestarte?- cuestiona con total descaro el jefe de esa tribu de criminales uniformados y legitimados por un gobierno que apesta por corrupción e ineptitud.

Afortunadamente, llega el dueño que no es un caramelo suave, y como no hallan nada más y todos los autos estacionados afuera del bar tienen su documentación en regla. Molestos y frustrados, ese grupo de hijos de puta –que en otra geografía serán personas de respeto y confianza cuyo trabajo consiste en ayudar a la población- se suben a sus imponentes vehículos y continúan por la noche buscando víctimas, porque ellos “sí hacen bien su trabajo”. A unas cuadras de allí, todas las “tienditas” del pueblo venden la droga controlada por las verdaderas autoridades, quienes si consideran que esos uniformados se atreven a tocarlos los desaparecen en menos de cinco minutos y, con alguito de suerte, sin dejar rastro.

Y el presidente del país, de vacaciones, porque se las merece…

Otros cuarentaitantos muertos en México

[Visto: 474 veces]

Intro

¡Saludos!

Bastante tiempo sin escribir para mis blogs. De hecho, ni recuerdo ahora cuántos manejaba… y en eso llegó un cambio hecho por esta gran universidad que es la Católica actualizó sus sistema de publicación de bitácoras… y me encontré con sorpresas.

Primero, tuve que volver a indagar cómo tener acceso, después; tuve que solicitar que mi otro blog NO desapareciera ya que tengo más de un año sin publicar… ¡Bueno! Si quiero mantener mis sitios debo, a manera de retribución, publicar algo de vez en cuando.

Comienza la historia

Durante más de diez años trabajé en una zona donde la presencia del narco era evidente. Cuando comencé mi labor allí realmente no se veía y poco se hablaba, con el paso de los años se volvió todo tan descarado que ya se veían por las tardes a adolescentes armados y con chalecos tácticos liderados por adultos salir en camionetas y hacer incursiones en territorio rival.

Ese territorio, opuesto en intereses, era una tierra de nadie; el salvaje oeste… ¡nunca me atreví ir a conocerlo! ¡No había razones! Solo me habían contado como la cancha de basquetbol estaba pintada con cuernos de chivo (como arte integrado) y, en alguna fiesta especial, entre ellos se mataron ocho personas de dos familias. Etcétera.

Ayer pasé por esa zona. Había habido una gran batalla alardeada por el mismo Gobierno. Más de cuarenta muertos y solo un militar caído… pero, ¿quién le cree al Gobierno? (Pienso entonces en una docena de ellos).

Esto es una respuesta para un evento que se registró el primero de mayo, donde como película de Ridley Scott derrumbaron un helicóptero de máxima tecnología y hubo una serie de sucesos a lo largo de tres estados y muy pocos muertos reportados… cuando yo, al vivir a un lado de uno de los escenarios escuché antes del “informe oficial” una cantidad mucho mayor.

México está en una espiral de violencia que no para. Antes de ayer se había reportado más de una docena de desaparecidos en otro estado y, la noticia del niño masacrado por sus primos (en donde el monstruo de la Bozzo quiso sacar partida).

Una clase política ha explotado al país por décadas. Primero fue un partido dominante, ahora ya sabemos que la mayoría de los diputados y senadores (y aspirantes a gubernaturas y municipalidades) han pertenecido a un grupo de familias que, justamente, han vivido de ser políticos. Políticos que solo se enriquecen, que mueven las leyes a sus intereses y que han desagradando a un país aprovechando su mínimo nivel de criterio y cultura, gracias entre otros factores, a un fanatismo de consumir televisión.

Así que mientras seguimos siendo noticia de escándalo internacional, aquí ni siquiera nos podemos sorprender ahora.

 

    http://fotos.eluniversal.com.mx/coleccion/muestra_fotogaleria.html?idgal=20831
    http://www.milenio.com/policia/cementerios_de_camionetas_crimen_organizado-panteon_de_narcotrocas-cartel_de_Sinaloa_0_523147728.html

Creo que, ahora me va tocar volver a enseñarme a usar el blog.

La Madre de las Asco Queens: ¿Por qué en México?

[Visto: 479 veces]

No voy a mencionar su nombre, su título es único. Donde se pare hará olas. Ella –dice- defiende a los pobres… ¡sí! Pero a los pobres de mente, de criterio, a la gente manipulable. Y si existe es porque hay peores monstruos que saben explotar la pobreza vía televisión es una verdadera veta de oro.

Se siente sagrada ya que ella –en su psicopatía peculiar- hace el bien. Y cuando alguien la toca, comienza a vociferar a los cuatro vientos autodefiniéndose como la mentira que en verdad se cree que es.

¿Cómo llegó a México? Alguien así, considerada como la basura del mundo, el esperpento de los reality… no es una pregunta difícil siquiera; México tiene a Televisa y no al HBO o al AMC o a la BBC. ¡No! Acá está el canal de las estrellas, TV y Novelas y otros residuos más pestilentes que un desagüe industrial.

Quieren que salga “del aire”, pero eso no le toca decirlo a la gente que NO la ve, que NO le cree. Es un programa basura que vende mucho, y bien; es Televisa. ¿Cómo le pedirás a esta sucia cadena que deje de lado su lucro, sus ganancias?

A la misma altura que las vidas de los políticos que se han enriquecido, negociado con el crimen… a la misma que el desempeño del “gigante de Concacaf”, de los boxeadores “costales” o marihuanos  y que tantos asuntos que existen en un país que solo se desintegra. ¡No! No y no. Ella YA es –en verdad- mexicana.

20131006-basura-tonacatepeque26.jpg

Imagen: Fuente

Sigue leyendo

Y Marco se va manaña…

[Visto: 636 veces]

Con veintisiete años cumplidos, catorce vivimos totalmente en San Diego, Marco hace poco bajó a esta ciudad.

Vino porque quiso. Porque Nature called o porque lejos estaba del suelo donde hubo nacido. Vino porque siendo un hombre joven con trazos maduros quería estar cerca de sus parientes, de dormir bajo el techo de su casa materna y no pensó demasiado en el cómo volver ni las condiciones migratorias tan peculiares de estos tiempos (leyes, tendencias antinmigrantes, tráfico de indocumentados, crimen organizado).

En su vieja pick up subió todos sus gadgets, sus cachivaches, sus curiosidades y sus garments dejando detrás su trabajo de obrero de cuatro mil dólares al mes, su college vespertino y su novia nocturna (chicana sandieguense). Tres días después llegaba a la ciudad y comenzaría a redescubrirla.

Pensó que con su inglés tan impecable y exacto (más el encanto sureño de su acento) dar clases sería una opción. Y que trabajando su camioneta asuntos de mudanza pudieran favorecerle. Que su style so chic le abrirían las puertas de bodegas multinacionales. Pensó que viviría en su ciudad natal aun cuando vivió su adolescencia y joven adultez en una capital mundial económica y cultural como San Diego, California.

Comprendió que para ser maestro de inglés no se requería el inglés (ni le interesó trabajar por tres dólares la hora). Las mudanzas eran pocas y la relación tiempo-gasolina-esfuerzo dejaban un precario dividendo. Las tiendas departamentales no buscaban gente asertiva que se atreviera hablar sin complejos ni ataduras (y respondió que sí, que de vez en cuando fumaba mariguana y se emborrachaba en ambiente íntimo y controlado). Eso no gustó por estos lares y a él le molestó descubrir una gigantesca dimensión cultural llamada hipocresía (o tradición de las buenas costumbres).

El contacto con su familia no le fue suficiente para cubrir su necesidad de sentirse útil, de ganar su dinero, acostumbrado a trabajar un buen número de horas para festejarse sin empacho (algún weekend in Las Vegas en un hotel cinco estrellas) y comenzó a chacharear sus pertenencias que ni aun así podían encontrar un comprador de exquisiteces electrónicas.

La frustración comenzó a embriagar su cuerpo. Ni el aromático y suave humo de Mary Jane, la cerveza mexicana o sus reuniones religiosas pudieron balancearle su armonía. Fue entonces cuando comencé a convivir con él, mientras jugábamos a retratar las fuentes e iglesias que siguen aquí en esta ciudad (y que quizá ya no significan tanto a sus habitantes).

Hace una semana me lo dijo: “Ya me voy”. Seis mil dólares cruzando por el monte.

Hubo quien se escandalizó “¡Ahhhhhhhhhhhhh! ¡Qué peligro! ¡Cuánto dinero! ¡Qué ingenuo!”. Las bocas por envidia se abren fácilmente pero Marco tomó su decisión –como había tomado muchas otras- y si bien pudiera yo no estar de acuerdo yo le deseé que fuera feliz. Además, a mí no me pidió dinero para su aventura menos podía yo criticarlo entonces.

Marco se va mañana. Es quizá la persona con quien más conviví en estas últimas semanas y quisiera algún día volver a verlo por aquí de regreso, titulado por la Universidad de San Diego… Aunque quizá yo ya no esté.

Otros hay por acá con una historia semejante, pero de ellos no me voy a referir porque ni siquiera los frecuento para platicar. Marco se va mañana lunes… y yo el martes por la noche (cuando termine mi medicina) por él voy a brindar.

20121216-img_3077.jpg

Sigue leyendo

El “Buen fin” o la payasada mercadotécnica

[Visto: 700 veces]

Que según, para “reactivar” la economía mexicana, por decisión presidencial se adelantó un porcentaje del aguinaldo a los trabajadores federales y, como apoyo, una cantidad de cadenas de almacenes acordaron poner extraordinarias ofertas estos días del 18 al 21 de noviembre.

Yo, que soy lector de noticias, en verdad no hice caso a semejante cosa. O sea, lo leí, pero me pareció ciertamente ridículo. ¿Adelantar el aguinaldo? Si yo noto que en mi medio, por cuestión de elecciones, la economía quedó prácticamente cagada… ¿De dónde o cómo van adelantar un 30% del aguinaldo federal? ¿Del inefable narco michoacano? Como además mi clave federal solo alcanza para las combis, ni gracia me causó la noticia.

(Obviamente a los docentes NO nos adelantaron nada.)

Entonces, sin saberlo (ya eso nadie me la cree), fui a hacer un pago retrasado adelantado (llevo como 5 meses de avance de una deuda a trece meses) y me encontré un almacén lleno de gente, en un centro comercial más lleno de gente… y comprendí –nuevamente- que los mexicanos somos más USA que indígenas americanos o españoles cuando vi semejante espectáculo.

Las fabulosas ofertas ofrecidas no eran para alguien como yo: Abrigos, suéteres y chamarras (¡ni que me haya alcanzado la tercera edad para comprar eso!), ¿que 20% en ciertos zapatos? Si las zapatillas del deseo ni un pesito menos. Los reproductores Bluray, licores y perfumería NADA… o demasiado poco. (Aunque luego vi que los bluray sí los han metido mucho descuento.)

Pero las pantallas volaban. Todos desean cuarenta pulgadas de LCD o LED o 3D, línea blanca también atractiva…

Si con esta medida se reactiva la economía mexicana, o sea Sears, Liverpool, Sanborns y Blockbuster pues que bueno. Pero creo que lo mexicano es otra dimensión, que no se va reactivar este fin de semana. Pasé por una calle cercana a la universidad y en sus locales, ni las moscas se paraban. Estos locales sí pagan impuestos, renta, agua y luz a precio real para mexicano…

Bueno, no lo niego, compré unas películas… 50% de su valor, unas camisas color rosa que me salieron a la tercera parte del precio alguna vez visto. Este fin de semana fue para el Ciudadano Kane en su edición conmemorativa en bluray, mi primer disco bluray comprado… ¡Total!
Sigue leyendo

México ha tocado fondo: De eso que nadie habla

[Visto: 2102 veces]

Vienen elecciones y la incertidumbre por todas partes. Existen realidades cada día más perceptibles… Algo malo pasa, y lo peor es que se nota su crecimiento:

• Fue con un notario público para ofertar sus tres propiedades, cada una valuada en cien mil dólares. El notario le dijo “¡Sí! Todo bien pero te recuerdo que debes pagarle a ellos el 25%”. ¿Quiénes son ellos? ¿Cuánto porcentaje este notario cobra “por avisar” a ellos que alguien va manejar ese dinero…?

• Secuestraron a un grupo de docentes en una escuela justo el día de pago quincenal. Sólo podría salir alguien que pudiera ir al banco y cobrar los cheques de ellos para pagar su “cuota de seguridad”.

20111025-secuestro.jpg

• Salí de la ciudad y me contaba el chofer del vehículo donde iba que cada uno de “esos bellos pueblos” que veía a lo lejos estaba dominado por un grupo. Que cuando el ejército entraba las balaceras y matanzas eran terribles, de ambos lados.

20111025-ejercito1.jpg

• Un grupo de empresarios decidió explotar una nueva mina y se dirigieron a “sacar el permiso” correspondiente… con el Jefe del mayor y más poderoso grupo de criminales del estado. Él, lo firmó gustosamente una vez acordado el porcentaje de “comisión”. Antes que los empresarios se fueran les recordó por quién votarían; el nuevo Gobernador sería de otro partido: los acuerdos ya estaban hechos.

• Otro accidente de helicóptero o avión donde se trasladaban políticos: ¡Otro! ¿No está el crimen detrás de esto?

20111025-heliacc.jpg

• Vienen las elecciones y en nuestras mentes está claro algo: Cada candidato ha pactado con un narcogrupo. El Partido y su Candidato ha negociado qué ofrece por sacrificio ciudadano a cambio de “una paz” bajo acuerdos de delincuencia y tráfico “reglados”….

Y Televisa, TV Azteca…. Y menos los diarios locales comentan esto. Pura metafísica….
Sigue leyendo