Archivo del Autor: José Zavala Zavala

Acerca de José Zavala Zavala

Blog de José Zavala is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 México License.

Hasta da miedo leer los diarios

Tarde del domingo. Un día muy agradable habiendo descansado como nunca. Me conecto para seguir con el ocio… ¡y me sale esto!

Y ayer por la tarde, por el Whatsapp recibí varias imágenes de una situación casi de guerra ocurriendo a 30 kilómetros de mi lugar….

“México lindo y querido”, dicen que no eres fallido.

Buscando una película: whatismymovie

Navegando por la red, y como siempre, descubriendo novedades. No cabe duda que las dimensiones humanas del ocio y la nostalgia mueven intereses y gustos y tarde que temprano saldrá alguna ocurrencia simpática que tarde o temprano pudiera ofrecer la versión “Premium”.

La primicia que yo he hallado (que quizá más de alguno ya la conozca) fue un sitio en internet donde a partir de palabras descriptoras relacionadas con una película, su motor de búsqueda puede dar con lo que uno busca.

https://www.whatismymovie.com/

Bueno, con la cualidad que por el momento solamente en inglés recibe las entradas no me fue mayor problema intentar buscar una película que vi cuando tenía dieciséis años y que aprecié mucho. Claro que con esa edad y en los años nirvanos muchas cosas se podían apreciar. El asunto es que nunca pude recordar su nombre. Y hace algunos meses encontré un sitio donde estaban subidas centenares de películas de ciencia ficción de esta década y durante dos horas la busqué en vano. Así que ingresé:

Sci-fi, 80´s, un villano llamado Underdog…

 

¡Y listo! ¡Se llamaba Cazador del espacio: aventuras en la zona prohibida… ¡sííííí!

Luego, lo que seguía. ¡Y de nuevo listo!

¡Esta noche será de nostalgia!

Solsticio de verano: O la vigencia de a-ha, la eterna banda noruega

Estoy de plácemes, y esto no tiene que ver con estas fechas decembrinas (de compulsión consumista y de adicción etílica). Días de frío y de ocio activo (mucha escritura, nada de lectura, mucha música, algo de estudio e innegablemente actividad alcohólica), me puse nostálgico y visité mis discos del grupo a-ha… Y así me puse a pasar horas desde hace unos días.

Entonces, como muchas de las cosas más intensas de la vida, por mera casualidad quise saber la opinión de “los expertos” sobre cuáles eran considerados sus mejores discos… y, si bien estuve de acuerdo en algunos lugares y en otros no… apareció un álbum para mí desconocido: Summer solstice.

Lo vi más de cerca, porque eso no era posible… después de su fiasco Cast in Steel de hace dos años (entrada que publiqué y que no puedo hallar) … aparecía una novedad… y peor aún: MTV Unplugged…. ¡uuuyyyyyy!

Listo. Descargado en cuestión de minutos, y lo disfruté tanto que me quedé dormido a causa de la narcolepsia.

Una vez despierto, recordé que tenía un Green Label listo para ser bebido y procedí a descargar el concierto (video) en la misma Bahía Pirata.

Summer solstice cover

Los a-ha, al menos Magne y Morten, sigue pareciendo modelos porque el tiempo no los toca. Paul, en cambio, se comienza a parecer a Keith Richards. Pero, musicalmente hablando, ¡treintaicinco años de experiencia NO pasan desapercibidos!

Pude pasar una de las mejores horas de mi vida. Y mañana es Navidad…. ¡Maravilloso!

 

 

Un pirata bien pirata

Hubo una vez un chico mexicano que se hizo famoso cuando no tenía nada para hacerlo. O al menos eso creí.

Pero resulta que mostrarse totalmente borracho y diciendo tonterías era algo que, en este país, sí puede llegar a tener mucha audiencia, pegue, hit… punch.

Devino una celebridad. Una fama ganada por excesos y vulgaridades. Justo lo que la juventud mexicana… esa, que ha crecido en la última década viendo la violencia social, rindiendo culto al crimen, consumiendo droga y cayendo en excesos para así poder tomar un espacio que el Estado mexicano no ha querido dar a sus ciudadanos. Un país de desigualdades enormes, donde la corrupción y la impunidad son el mensaje hegemónico; donde el máximo negocio personal que cualquier imbécil puede tener es alcanzar un cargo público… y allí está la riqueza para unos pocos en detrimento del bien general y del crecimiento de país.

Ha pasado apenas una década, y lo que se ve en este país asusta: feminicidios, asesinatos, robos, ajustes de cuentas disparados en forma exponencial, mientras tanto los servidores públicos mostrando un descaro inaudito en el robo a la misma Nación… un robo avalado desde la mismísima presidencia.

Pero volviendo al nivel terrenal, este pirata (en México significa también “alguien alocado, poco inteligente, necio, imprudente) tuvo su lapso de gloria siendo invitado (¡y soberbiamente pagado!) a discotecas a que diera “sus discursos” estando alcoholizado, que eran aplaudidos por otros igual de marginales que él, pero al menos que evitaron hacerse públicos. Toda una celebridad entre gente de vida extrema, efímero y sin trascendencia… En otros diez años, ¿qué nuevas celebridades habrá?

¡Big Band Ríos! (Nostalgias E1)

Miguel Ríos nunca fue santo de mi devoción. Tampoco lo llegué a considerar propiamente como rockero. Sí, tuvo un par de temas que me prendían fuerte (“estás ardiendo, escupes fuego” y “no fueron las pastillas fueron los hombres de gris”), pero en contraparte, tenía otro tema bien balada que lo odiaba a morir (¡y cómo lo pedían en los bares y cafés de mis años de ensueño!); esa tontería que decía: “dame una cita, vamos al parque”. ¡Buuhh!

Sin embargo, en 1998 se anunció por la televisión un disco llamado Big Band Ríos que en México salió bajo el sello de Azteca Music (¡Guácalas!) La rival de Televisa en telebasura y enajenación promoviendo un disco de un músico español que si bien conocido en este país yo lo cuestionaba rentable.

El disco tuvo sus ventas discretas, al grado que no hubo reediciones y esto, posteriormente, volvió al disco inconseguible. Yo lo pude comprar en su momento y… ¡lo adoré de inmediato! Digo, las mejores canciones de Miguel Ríos acompañadas por una gran banda y todo lo que esto significa.

Casi veinte años después que tuve ese disco y lo perdí (por regalarlo a una mujer que ni recuerdo su nombre ni rostro, solamente su su amarga forma de ser), lo volví a comprar en Google Music… que, por cierto, es una forma muy desagradable de escuchar la música… y ya no se posee físicamente. Afortunadamente unos meses más tarde, lo pude encontrar en MercadoLibre (¡había dos!) usado, mas en perfectas condiciones.

Bueno, sin querer abusar de este espacio de publicación, y sin la menor intención de lucro: lo comparto a cualquier interesado.

Enjoy!

¿Por qué me llenan de spam? (El artículo que es el escogido por los spammers)

Hace dos días volví a publicar. Hace apenas dos días y el contador muestra un incremento de asombro… que no creo que represente que gané más de mil lectores por día con apenas dos publicaciones.

Antes de anteayer, el contador se mantenía constante (mas no estático), y “los nuevos comentarios” en su mayor parte iban a una publicación donde volvía a mostrar mi admiración por el músico estadounidense del rock Tom Petty. Allí llegaba el spam, insistente, obsesivo… desafiante.

Curiosamente, antes de que esta entrada fuera el canal de perturbación hacia mi blog, fue otro artículo donde me refería a Glen Frey (y la epidemia de la muerte prematura). Con éste comenzó esta molestia, al grado, que ingenuamente pensé que, si lo eliminaba, terminaría el spam para mi blog. Y así lo hice.

El resultado fue igual que cuando un extorsionador le pide a alguien dinero a cambio de no volver a molestarlo… y perdí el artículo y no recuerdo si lo tenía respaldado.

 

(Hacer click para ampliar)

Bueno, la relación entre ambos es mi referencia a músicos del rock gringo (¡y vaya músicos!), y los spammers ofertando viagra (que en lo personal la consumo), tenis Nike (prefiero Ascis), otro montón de prendas fashion, oportunidades de inversión bancaria u ofertas de obtención de crédito… todo esto en idioma anglo y viniendo de dominios web que no conozco (porque no me interesa) su origen.

 

Bueno, mi artículo de Tom Petyy en vivo desde el Sound Stage NO lo voy eliminar.

P.S. Borré la IP de la imagen…

Richard, la cigüeña y Sahara: dos animaciones bastante deleitables

Desde hace dos años renuncié a toda la basura Disney y Pixar (que es lo mismo y es igual) harto de sus mensajes de propaganda de valores norteamericanos (donde ningún otro tipo de sociedad y valores caben).

Como el mundo de las animaciones es grande, y, afortunadamente, existen otras opciones a pesar que estas no llegan a las salas mexicanas poseídas por el Imperio Disney y su ideología enajenante.

Mis últimos dos descubrimientos (es decir, filmes colocados en mi plataforma favorita de descargas -pirata, si se mira desde ese enfoque…  y HD-) fueron dos películas: Richard, la cigüeña (o Una cigüeña en apuros, o Richard, Misión África), una producción multinacional europea y Sahara, un film francocanadiense. ¡Bien! Al no ser basura yankee en primer lugar, y venir de Europa, en segundo: Garantía de un mensaje diferente.

No quiero spoilerear a mis lectores, no voy a decir nada, solamente que en ambas hay personajes más allá de los principales protagonistas que hicieron mis delicias con sus personalidades y ocurrencias. Si bien, Richard merece un análisis más psicológico, Sahara sorprende con su música, danzas y sucesos.

¡Y no digo más! Enjoy!!!!!

Entendiendo México como una dictadura priista

Cerrando el año, mirando y conociendo noticias que rebasan el descaro. Ya ni siquiera puedo decir “cinismo”, o ese poético término de “surrealismo” que algunos pensadores malditos –dicen- le atribuyeron a este país. Cerrando este año lo que encuentro en las noticias solo puede corresponder al ardid del presidente más corrupto, desvergonzado y parcial de la historia reciente de las últimas cuatro décadas.

¡Uyy! Se acaba de aprobar una reforma al código civil que pretende interpretarse como si una persona (persona: es decir, el presidente y sus malévolos secuaces) es expuesta con información cierta -¡sííí, cierta!, esta persona puede presentar una demanda para reparar el daño. O sea, si alguien vuelve a exhibir todos los robos de los políticos (¡acuérdate de La Casablanca del presidente!), estas “pobrecitas personas” tienen la ley de su lado para exigir la reparación del daño causado por su exposición de calidad de corruptos, desvergonzados y rateros… Una ley a medida de la clase política, ¡de nadie más!

Otra pesadilla por venir; “otra ley” que ningún ciudadano pidió… que se gestó directamente en las cámaras de diputados y senadores… que permite al ejército hacer la acción de la policía… ¿Que estamos en el Chile de Pinochet? ¿Acaso está por venir un nuevo Plan Cóndor, pero aplicarse en el territorio mexicano?

La razón, dicen, que así sí se puede enfrentar al crimen organizado… ¡Uy! ¡Qué bien! Entonces, ¿para qué sirve la policía? ¿No sería más fácil aceptar que toda la policía está corrompida y es un órgano inútil en este país? ¿Para qué meter soldados si desde la policía está el crimen? El ejército es un monstruo duro que no escucha, no piensa… solo obedece… En un país tan lastimado como este y donde cada acto civil puede ser interpretado de varias maneras, la entrada del ejército va generar atropellos masivos… como los que ya ocurren, por cierto.

Pero, ¿acaso esta ley de Seguridad interior no viene a ser el preparativo para la continuidad del PRI en las próximas elecciones? ¿Acaso en este último año no se está preparando todo para terminar de instaurar una de las dictaduras más salvajes del mundo? Basta ver la cantidad de asesinatos, feminicidios, secuestros, robos, extorsiones y un sinfín de crímenes que en este país se viven porque se permiten.

Mientras en el resto de América Latina los presidentes van a prisión por la corrupción del caso Odebrecht, aquí el presidente se la pasa en fiestas viajando por el mundo.

(Sí, lo sé, tenía trece y medio meses sin postear… pero de repente tengo algunos asuntos que contar en estos días de asueto que voy a tener.)

Somos lo que hay: ¿A qué se le llama terror en el cine?

Pues ayer vi esta película del 2010. Yo ni sabía de ella. La conexión fue que El País (edición Latinoamérica) hizo un recuento de películas de terror para este Halloween… por una parte, ¡qué idiotez! Por otra, sirvió para conocer productos culturales que ignoraba.

Una historia de caníbales chilangos (defeños, de la ciudad de México)… allí me quedo. El canibalismo es un asunto que siempre me ha entusiasmado… por miedo o por tabú.

Hace dieciocho años, un otrora amigo me dijo que en este país habíamos sido tremendamente caníbales, y eso quedó en la memoria histórica en el gen mexicano… pero como ya no era posible serlo, esa pasión se desvió al cerdo, lo más parecido al hombre y, por eso, en la ciudad donde vivíamos (Zamora, Michoacán), los tacos de cerdo eran el platico predilecto.

Extraña idea, pero con una fuerte dosis de duda…

Bueno, la mejor película de caníbales que he visto ha sido Voraz (Ravenous, 1999, de Antonia Bird, coproducción de varios países y con actores asombrosos)… y una escena antropófaga que me dejó helado ocurrió en La nave de la muerte (Event Horizon, 1997, USA).

Así que me tomé hora y media en ver Somos lo que hay, caníbales mexicanos… y, pues, lejos de criticarla me cuestiono… ¿a qué se le llama terror en el cine?

La película me pareció una crítica sociológica tremenda, aunque bien ingenua. Asuntos que trata son de lo más común en mi país, aunque haya quienes se indignasen. Hay escenas de sangre, que no me conmovieron; este es un pinche país bien sangriento donde eso que sale no es nada, y cada día deviene menos. Pero sobre todo, el susto que tuve fue por reconocer que hay situaciones que pueden ser posibles en este rompecabezas dantesco que vive el país… ¿Algunos de los miles de desaparecidos son por causa de un canibalismo común callado por la inepta policía?

Película no sobresaliente, quizá mala a medias, o media apenas… o no sé, pero que era necesaria al fin de cuentas.

somos_lo_que_hay_7448

JODER A MéXICO

Nunca, en mi más de medio siglo de vida, imaginé un escenario donde un presidente… sea capaz de burlarse tanto de la gente… o sea tan incapaz que todo lo que hace sea, precisamente, para burlarse de la gente.

Lo que está pasando nos va llevar a un momento que México no tuvo: Una dictadura, o un periodo de terrorismo, o una etapa de narcoviolencia extrema… que, quizá, nos haga madurar y hacernos pasar de ser un país consumidor de telenovelas, adorador de una mediocre selección de fut (posicionada, extrañamente, en un buen ranking mundial)… ¿coincidencias?

Nunca había odiado tanto a un presidente.

A veces creo que he caído en esas campañas de odio dirigidas por aquellos que no tuvieron los ENORMES BENEFICIOS que Peña Nieto ha otorgado a sus COMPADRES y círculo cercano de amigos. Pero día con día me pregunto, ¿realmente es tan estúpido o tiene una inteligencia superior –digamos, extraterrestre- para mover al país a un punto de destrucción social a cambio de beneficios para una microélite política?

Algunos países latinoamericanos alcanzaron un tipo de madurez enorme como consecuencia de vivir sometidos a regímenes monstruosos; Chile y su despunte económico, Argentina y su posición cultural (les guste mi comentario o no, yo he conocido esas realidades). Perú, (mi Perú –soy mexicano-, que cómo extraño) ahora es un país chic y de moda… y acá… ¡ufff! Me pregunto si esto que vivimos ahora: Un dólar megacaro, una inseguridad de terror, una corrupción inaudita, nos llevará a un momento como el que ahora viven otros países.

Peña Nieto, el PRI (y los demás partidos políticos), Televisa y el narco, al final de cuentas, vienen a ser lo mismo para este país.

¡Véase este artículo!

joder_2