Archivo del Autor: José Zavala Zavala

Acerca de José Zavala Zavala

Blog de José Zavala is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 México License.

Adiós a Pau Donés y su Jarabe de Palo

[Visto: 212 veces]

Conocí musicalmente a este personaje cuando salió su primer y más comercial álbum; La flaca (1996), cuyo tema epónimo fue la canción del momento hace casi veinte años.

Eran los años del auge de la música étnica, así que el sonido rockero de esta banda, matizado de pinceladas diversas, se colocó de inmediato en el gusto de la gente. Y, ¡sí!, fue un tema y un disco exitoso.

Allí, en ese álbum, descubrí mejores canciones que esa, donde le hace alusión a esa mujer cubana. Bosque de Palo y El lado oscuro me parecieron buenísimos.

Pero mi enganche personal se dio con Grita, que se convirtió en un himno personal… hasta la fecha.

Después, poco los seguí y una década más tarde, en alguna compilación descargada, se me aparecieron otros temazos que igual han tenido un gran valor en mi vida: Dos días en la vida, Completo incompleto, pero, sobre todo; Depende y Agua.

El señor Donés acaba de morir, con menor edad que la que tengo; el cáncer se lo llevó en plena época pandémica.

Pau Donés

Con este pequeño texto, le brindo un modesto tributo… ¡hasta siempre, Pau!

 

Que aquí estamos de presta’o
Que el cielo esta nubla’o
Que uno nace y luego muere
Y este cuento se ha acaba’o

Depende. Jarabe de Palo (1998)

Extrañando a Iko y Gareth

[Visto: 113 veces]

En días de no tener que atender mi trabajo y cansado de mirar películas de zombis y apocalipsis, decidí volver a ver La Redada 1 y 2 (Gareth Evans, 2011 y 2014). Un sentimiento confuso de emoción y tristeza me embargó ya que la primera está próxima de cumplir la década y se secuela tiene seis años que me emocionó por primera vez.

Imagen de internet

Sí, ambas películas son pura adrenalina, si bien la primera con un guion compartido con Judge Dredd (2012), asunto que nunca me gustó, pero su director fue capaz de crear una continuación que ocurría justo después de su violento final. La Redada 2 vino a ser un juguetito ultra violento donde las coreografías de pencak silat abundaron excesivamente en la última hora. De hecho, esa última hora resultó ser una megadosis de acción algo que realmente pocas veces había visto en alguna película de acción. Si en la primera redada el artista marcial Yayan Ruhian fue el némesis de Uwais, en la segunda otro monstruo de esta disciplina aparece como Asesino (Cecep Arif Rahman).

Imagen de internet

Ya lo había dicho antes en mi blog, Iko Uwais después de las redadas no ha dado nada más, salvo pena, más con la Milla 22 (2018). Gareth Evans también desapareció del escenario, digo, Apóstol (2018) no fue mala… ni buena, ni me sorprendió… ni nada, tan así que no ha habido más cosas de él.

Los otros dos artistas marciales se volvieron actores buscados… para películas que no trascienden, que son soporíferas y sus coreografías no aportan nada diferente.

Por eso, en esta tarde de aislamiento, solo me queda decir que extrañando tanto a Iko Uwais, pero de la mano de Gareth Evans.

imagen de internet

Vivir, como en el cine, los tiempos de contingencia

[Visto: 118 veces]

No tengo idea de hace cuánto que no publico, ni siquiera me interesa saberlo porque me retiré cuando comprendí que la letra impresa (aunque sea metáfora digital) ya no tiene lectores y la función de mi blog pudo haber cumplido con mi intención y cerrado cabalmente su etapa.

Sin embargo, una cosquilla me ha nacido por vivir los miedos del coronavirus… quiero decir, los tiempos.

Entro de lleno a mi reflexión.

1.- Un amigo de China

Desde enero, un ingeniero de treinta años, profesor de matemáticas y de inglés al que conocí hace un año porque él compartía la revista National Geographic en Español mediante torrents, me dijo que la situación sanitaria en su país se había puesto crítica y con ello la censura roja al acceso a las redes. En febrero, ya me hablaba de ciudades donde estaba prohibido salir a la calle.

Luego comenzó a darse a conocer por el mundo este virus Made in China, como la mayoría de las cosas actuales. Mientras esto pasaba, yo recordaba, sobre todo, a la película Contagio (2011) donde se mostraba un escenario exageradamente parecido al que ahora tenemos en la mitad del mundo.

Solo que Contagio no era el único film “visionario”. En 28 días después (2000), la película da inicio con una de las escenas más aterradoras que hasta ese tiempo yo había visto; las calles de la popular Londres en total soledad. En Gripe (Flu, 2013, Corea) un virus respiratorio se gesta en un contenedor donde decenas de personas asiáticas son traficadas y se libera en las periferias de Seúl generando una epidemia inmediata. Desde 1971, en The Andromeda strain y en 1976, El cruce Cassandra esta historia ya se estaba escribiendo y proyectándose hasta este hoy.

Mientras yo recordaba estas películas y momentos vividos en alguna sala de cine o en la sala de micasa, en enero y febrero, ante los oídos sordos de Trump, quien por cierto desconoce el peligro del calentamiento global, este todavía no creía en la ciencia ni en la naturaleza llevadas al extremo de la presión humana.

Ahora, ya estamos viviendo encerrados en casa.

Imagen de internet: Flu (2013)

2.- Pandemia doble; virus y tonterías virales

Las “redes” ya son utilizadas por todo mundo, han dejado de ser un distintivo de jóvenes inquietos que saben acceder a ellas. Lo malo es que la mayoría de sus usuarios no tienen un criterio analítico formado con educación y experiencia. Las redes se volvieron un universo de ocurrencias donde la mayoría son falsas y aun así tienen un gran público que las recibe sin filtro alguno y peor; se creen todas las tonterías allí vertidas.

Hace dos semanas, recibí en mi whatsapp un segmento de una conferencia de Noam Chomsky, el filósofo de la conspiración, quien con su discurso me hizo recordar el argumento de Resident Evil al hablar de virus prefabricados y dirigidos a un segmento exclusivo mundial y varias estupideces más.

Peor, unos días después, me enviaron otro de una “influencer” (¡válgame Dios! ¿A qué ingenuos influencian los influencers?) cuyo perfil era: modelo, venezolana y “con muchos seguidores que quieren saber su opinión”. Pues no vi el video a pesar de la insistencia quien me lo envió, porque decía, al final de su sermón sin sentido, que los EUA harían una vacuna que nos mataría a todos… obvio: es modelo… y venezolana, ¿qué se puede esperar de su reflexión?

El cierre de esto lo dio un amigo que me envió un artículo de Playboy de cómo tener sexo en contingencia… ¡ni hablar!

Imagen de internet: ¿Vale la pena escucharlos siquiera?

3.- ¿Encerrados en casa? (Se retoma el punto)

Sí, el presidente de México lo dijo… “ustedes sigan saliendo, no pasa nada”. Luego, le atribuyeron que aseguró protegerse con objetos mágicos. No faltó quien comparó su actitud con aquellas cuyas respuestas fueron responsables; Macron, Trudeau, del fanático de Boris Johnson y del mismo Trump. Pero, por favor, ¿desde cuándo hay comparación de un país donde solo Pedro Infante y El Chavo pudieron haberse concebido con estas otras naciones del mundo desarrollado.

Retomando la soledad de las calles londinenses de la película de Danny Boyle, esa situación yo la pude vivir, para mi enorme sorpresa, en Lima en octubre de 2007, cuando por motivos del censo nacional se le pidió a la población no salir de sus hogares… ¡y acataron la orden!

Mi sorpresa se dio a que eso, en México, jamás hubiera pasado.

Retomando la soledad de las calles londinenses de la película de Danny Boyle, esa situación yo la pude vivir, para mi enorme sorpresa, en Lima en octubre de 2007, cuando por motivos del censo nacional se le pidió a la población no salir de sus hogares… ¡y acataron la orden!

Pues ese jamás ya llegó, trece años después, al menos a la zona central del país, donde los casos se están manifestando. Yo, como nací provinciano y he vivido provinciano, en la ciudad donde resido apenas comienza cierto temor que sigue lejos de paralizar la vida, aunque yo me mantenga más o menos aislado y esto me esté ocasionando algunos comportamientos anómalos que no me ponen en riesgo, aún.

Imagen de internet: Una imagen que aterra por sus condiciones.

Un amigo de Buenos Aires me maneja una situación similar a la de Perú. Ya les llamé por teléfono para calmarme un poco, ya que me aseguraron que no hay escasez de víveres, al menos y por el momento. En Perú, sin embargo, van a seguir un modelo panameño de dividir a la población por género en su día de poder salir a surtir despensas alimentarias, mera cuestión de control de salidas.

Hace tres semanas que no cumplo mis funciones laborales in situ. Tres semanas en las cuales he gozado de mi sueldo sin problema… asunto que muchos otros no…

4.- El servicio de salud en tiempos neoliberales

Siendo trabajador del Estado, gozo de un servicio gratuito el cual siempre he evitado. Sin embargo, recuerdo con orgullo, cuando era niño, cómo admiraba sus instalaciones y la atención que allí se nos daba… ahora es un asco.

Quizás asco no sea la palabra más precisa, es decir, aparte de la pésima atención no tienen equipo, ni medicina… ni recursos en general.

Así lo dictaron los cánones neoliberales; había que quitarle al Estado el compromiso de “gastar tanto en algo no productivo”. Un funcionario de salud que gana cuatro mil dólares al mes declaró en mi ciudad natal: “Estamos listos para afrontar la epidemia” mientras un empleado del sistema de salud dijo “no tenemos ni guantes ni mascarillas”. ¡Ah! Él gana trescientos dólares mensuales.

Un país sin médicos ubicados en las diversas regiones, sin hospitales equipados, sin ambulancias, sin camas, sin mascarillas, ¡mucho menos respiradores! ¿Dónde quedó el dinero destinado a la salud “del pueblo”? Basta ver las casas de los ex funcionarios de Gobierno; ellos pueden pasar años sin salir de allí; súper-cuarentenas.

5.- Otros apocalipsis por venir

Cada día reviso las noticias y no niego cierto temor y resignación de esta condición que nos rebasa a todos. Ya dijeron la fecha del máximo pico de contagios en mi país… faltan quince días. ¿Cómo será mi región en esas fechas? Ni idea. Nadie lo sabe; hay gente nerviosa y gente planeando reuniones con amigos para comer carne asada. Así es México; tan imprudente como diverso.

Como docente, en teoría acabo de comenzar mi periodo de vacaciones de Semana Santa que constan de diez días hábiles. Este año, no se declararon como tales; no hay vacaciones, uno debería quedarse en casa… y con esto va cambiar toda la organización de Gobierno. ¿Terminará el año escolar cuando suele terminar? ¿Habrá clases por más tiempo fuera del calendario oficial?

Ya escucho a los maestros una vez pasada esta etapa; no van aceptar nada. Van a exigir sus periodos oficiales y peor aún; su bono del día del maestro y su aguinaldo navideño. ¿Podrán las prestaciones laborales soportar dos meses de descenso de actividad? La industria turística y de transporte aéreo seguramente ya está en crisis. Mis planes de tener mi aguinaldo para pagar deudas ya debo de considerarlos acabados… y apenas es abril… ¡Vaya situación!

Pero, ¿y los otros millones de personas de este país y del continente?

Imagen de internet: Médicos mexicanos exigiendo condiciones elementales para su trabajo.

Está reflexión posiblemente sea continuada…

Queen everywhere!

[Visto: 364 veces]

To George

May & Co. diéronse cuenta que sus fortunas se habían adelgazado producto del pasar de los años y del olvido de su banda de parte de las nuevas generaciones. Y, como en su tiempo, tuvieron la visión de desarrollar una estrategia que les diera todo el aire actual: ¡un biopic de su front-man!

Es hora de sincerarme. Soy rockero. Lo he sido por cuarenta años, lo seguiré siendo por el resto de mi vida. Yo conocí a Queen cuando tenía doce o trece años y era radiado constantemente, tanto con sus éxitos comerciales más recientes como sus primeros discos. Rapsodia Bohemia no era más aceptada que Estoy enamorado de mi carro, y, cuando salió Otro más que muerde el polvo la apoteosis de popularidad se había alcanzado; una canción que, para mí, no representaba ese Queen que yo amaba. Luego, es decir, pocos años después surgieron temas como Radio GaGa o Quiero ser libre que definitivamente me alejaron para siempre de esa banda.

Para mí, insisto, el reinado de La Reina (o sea, Freddy, aunque May era esencial) duró apenas tres años; desde su surgimiento 1973 con su epónimo hasta mi favorito Un día en las carreras (1976). Después de este efímero lapso, lo que siguió fueron sencillos donde más que uno me alucinó y no lo voy a negar. Pero es por esa brevedad y la consiguiente incoherencia que los críticos de la música –donde yo me considero uno- nunca han puesto a esta banda en el Cielo del Rock; y su razón de sobra tienen.

Pero hoy, todos aman a Queen. No, quiero decir; todos escuchan Rapsodia Bohemia, aunque no saben ni qué es una rapsodia ni dónde queda la Bohemia. Total. Es la moda… y la moda jala imbéciles.

Queen (epónimo) es un buen disco, donde, en mi parecer, ningún tema saca 10, pero todos son de 8 lo que lo hace un disco bastante sólido. Queen II, ya da miedo. Sheer heart attack es una feria de patadas mortales. Una noche en la ópera tiene mis adoradas 39, Muerte en dos piernas, Enamorado de mi auto, Eres mi mejor amigo, La canción del profeta y, como postre, la Rapsodia… Claro que el postre es mero lujo, ciertamente innecesario. Un día en las carreras simplemente me parece un disco huérfano (¡sin madre!). De lo que siguió, si fue mucho o poco, la verdad no me toca juzgarlo; nunca me tocó alguna fibra emocional.

Pero ahora, todos aman a Queen, a Freddy y ya millones miraron su película y escuchan su jugo de hits en Spotify.

¡Pobres diablos! ¡Jamás han sido rockeros, libertarios, ni indomables!

La caída de Iko Uwais

[Visto: 927 veces]

Iko Uwais saltó a la fama de la mano de Gareth Evans, un director galés que fue a Indonesia a realizar un documental sobre un arte marcial regional llamado “pencak silat”. En su investigación realización para este trabajo conoció a un grupo de magistrales exponentes de este arte donde el más joven y con cara de niño bueno –y seguro el más dócil como persona- fue Iko.

La primera película que hizo con este atlético chaparrito (1.65 mts.) y que ya tiene 35 años, aunque poco se le noten, fue Merantau en el 2009. Una película de muy bajo presupuesto, de historia ingenua y cuyo personaje antagónico es otro monstruo de este estilo marcial; Yayan Ruhian. En esta historia, que peca de exaltación de nobles valores provincianos y de exageración de perversos intereses globalizantes, Iko se enfrenta con Yayan y es inevitable hacer las comparaciones físicas y técnicas entre ambos.

Merantau fue un éxito inesperado en su respectiva y modesta escala y Gareth pudo proyectar su siguiente film donde además se apoyaría de más artistas marciales indonesios. La redada (2011) se apoya en una historia japonesa que ya existía, que resulta ser la misma que la de Juez Dredd (2012) e insisto, este argumento fue publicado una década antes a manera de manga (aparece en el material extra del bluray).

La redada resultó toda una sorpresa de violencia y adrenalina a pesar de su presupuesto, Iko se luce de manera increíble junto al soberbio Yayan, que por feo y más pequeño de estatura vuelve a ser escogido como malo, muy pero muy malo. En esta película destacan algunos efectos y trucos visuales que resaltaron de manera increíble las secuencias de acción a pesar de no ser costosos. La redada fue éxito comercial y también fue película de culto de manera instantánea.

Tres años después, llegó La redada 2: Berandal (2014) que continúa justo donde la primera termina y, en este nuevo film, Gareth Evans ofrece dos horas y media de acción frenética, violencia extrema, coreografías extensas y villanos súper estilizados: todo un coctel de alto octanaje. Iko tocaba el cielo, y el mundo caía rendido ante este muchacho y sus dotes disciplinados. Hasta aquí todo iba bien.

La redada 2: Berandal

El problema es que Gareth dejó de trabajar con este equipo de artistas marciales para atender otros proyectos, y, de manera lógica, Iko y compañía empezaron a aparecer en otras películas del mismo género que no tenían el mismo cuidado en su realización.

Iko y Yayan aparecen en un bodrio norteamericano de ciencia ficción llamado Beyond Skyline (2017) que nunca me atreví a ver debido a su absurda primicia de una invasión extraterrestre con batallas en Asia. Headshot (2016) estoy seguro haberla visto, pero no recuerdo nada de ella; así de fofa y predecible debió estar. Milla 22 (2018) no me ha interesado en absoluto por contar con Mark Wahlberg y porque las críticas la redujeron prácticamente a nada. En cambio, sí vi La noche viene por nosotros (2018) que me resultó patética por varios aspectos: su director indonesio toma descaradamente algunos trucos vistos en Las redadas e incorpora un par de villanas muy estilizadas evocando la propuesta de la segunda parte, además, en sus secuencias de acción-violencia agrega sin contemplación asuntos gore que terminan molestando por su exceso de brutalidad. Pero el máximo error es darle un papel demasiado ambicioso en actuación a un chico que solo sabe pelear; el resultado es una película de violencia injustificada, de coreografías no creíbles y un Iko haciéndola de malo, cuando su cara de niño bueno no da para más.

Solo queda preguntar por qué Triple Heat (2018, donde comparte créditos con el mismísimo Tony Jaa y Tiger Chen se ha tardado, una película con un reparto tipo Legión de superhéroes de un lado y con otra legión de hipervillanos del otro, parece una historia difícil de cuajar… y sobre todo, esa esperada La redada 3 que en los créditos de la 2 se prometió.

El faraónico nuevo aeropuerto: Un pulso de fuerzas políticas

[Visto: 359 veces]

Mucha expectativa está causando la declaratoria del día de ayer del presidente electo de México –que se comporta mejor que si estuviera en funciones- Andrés López Obrador en cuanto a cancelar el nuevo aeropuerto de México.

De inmediato el peso perdió valor, ¡qué raro! Estamos tan acostumbrados a este fenómeno que ya es cotidiano y a nadie asusta. Pronto que tarde periodistas comprados con el erario público a precios exorbitantes se lanzaron furibundos en contra del futuro gobernante para descalificarlo… Creo que el drama generado se entiende con esta breve descripción.

Siempre se supo que este proyecto calificado de “faraónico” por los costos que tendría, los recursos que movería y las increíbles ventajas que ofrecería al desarrollo del país traería. Al menos eso fue lo que el presidente mexicano más corrupto, débil y falso de los últimos tiempos dijo a los mexicanos.

Y desde el inicio las voces de oposición sonaron de inmediato de todas partes; era un vil negocio del grupo de poder: de esa élite que viene a ser el mero vértice de una estructura piramidal donde este grupo económico, al cual pertenece Peña Nieto –y de hecho fue colocado por estos precisos intereses- pensaban generar un mecanismo centenario que les daría opulencia extrema a ellos y sus futuras generaciones.

Un negocio inmobiliario, para el cual los aspectos de no rentabilidad, de ecocidio, de violación de derechos humanos y de inventar ventajas inmediatas a través de la voz de Estado, así como de mentir en cuanto a su propia razón de ser… pero lo presentaron enmarcado como la gran obra del sexenio. Un sexenio que no ofreció beneficio alguno a los ciudadanos, sino una pérdida enorme de poder adquisitivo, de seguridad y paz social y de desaparición de servicios de salud, entre otros asuntos.

Ahora este proyecto se declara sin futuro… pero Peña Nieto tiene un mes más de nefasto ejercicio presidencial y si durante seis años se dedicó a afectar a los mexicanos, no creo que se dé un descanso en estos últimos días.

Imagen tomada de internet

El proyecto faraónico

México y la caravana migrante

[Visto: 419 veces]

No se puede negar que uno de los fenómenos actuales más trágicos que existen es el desplazamiento forzado de personas que huyen de la violencia regional o nacional que les tocó vivir.

México, como país, vive de este fenómeno en su enorme interior. Coahuila con el legado de narco terror que los gobernantes priistas Moreira le dejaron, Tamaulipas que lleva más de diez años siendo otro infierno criminal y Guerrero, en donde debido a sus riquezas naturales los intereses económicos buscan desplazar a su población para poder explotarlas, solo por mencionar territorios donde sus habitantes han tenido que abandonar sus tierras buscando básicamente no morir. Por lo tanto, los mexicanos debemos saber lo que esto significa.

Ahora bien, México –enajenado con sus sueños americanos que no nos pertenecen-, nunca ha mirado al sur; es decir, al Sur. Siempre soñando con Texas, California e Illinois ha negado la existencia de Guatemala, El Salvador y Honduras, el famoso Triángulo del Norte, conocido por la violencia bestial que allí se da: paramilitar, de Estado y de pandillas. Inmediatamente debajo de este triángulo, Nicaragua se ha unido a una dinámica similar debido a que un psicópata dictador que colocó a toda su familia en el sistema de Gobierno se niega a dejar su corrupción.

Bueno, esa parte de América que México no conoce se ha despertado. Y sus habitantes, manipulados o desesperados por un futuro (no mejor, siquiera, sino UN futuro), han comenzado a desplazarse en masa buscando ese sueño.

Miles de centroamericanos han entrado a México, con planes de llegar hasta el territorio norteamericano (lo que implica un viaje de miles de kilómetros en condiciones por demás adversas). Las reacciones mexicanas han sido totalmente contradictorias. Peña Nieto, ¡ese imbécil presidente que por seis años favoreció a sus intereses personales!, declaró su postura necia e indolente hacia un tema que merece mucho respeto y precaución. Los medios, por su parte, cada quién con sus tendencias sin tomar una postura profesionalmente crítica. El presidente electo (y por el cual, yo orgullosamente voté) mantiene un silencio indolente al respecto. Son pocos –o si son muchos la verdad no los he escuchado- los que reclaman humanismo en esta situación. Una situación que implica mucho, quizá más de lo que México sabe dar.

Miles cruzarán el territorio, mientras Trump se encaprichará más y más y dará órdenes a México y preparará estratagemas para detenerlos. Muchos desplazados abandonarán su odisea, quizá regresen o se escondan en este país, donde habrá partes que los acogerán y muchas otras donde los explotarán y asesinarán. Por otra parte, un éxodo de esta magnitud va ir generando problemáticas de salud, y más vale prepararse para prevenir que luego lamentarse y culpabilizar a estos desplazados, a los que les deseo alcancen la meta soñada.

Laura Restrepo, autora de una breve novela llamada La multitud errante en donde se refiere al drama de los desplazados dijo:

Creo que no hay duda: el gran drama de nuestro tiempo, la marca que nos caracteriza, es el desplazamiento, la emigración, la marginación de los emigrados,…, el peregrinaje de quienes huyen del hambre y de la violencia”.

 

Monstruos y Caníbales (en Ecatepec, estado de México)

[Visto: 426 veces]

La noticia del mentado “monstruo de Ecatepec” está sonando mucho en los medios porque reúne elementos propios de una nota roja recontra amarilla: un psicópata, casado con otra psicópata, que entre ambos eran toda una empresa feminicida –aunque no sé si realmente el concepto de feminicidio aplique cabalmente en este caso-, que mataron a una veintena de mujeres jóvenes (algunas madres solteras), que tuvieron sexo antes (e incluso después) de asesinarlas, que se las comieron, que las destazaron, que alimentaron a sus perros son su carne, que botaron los restos a un terreno baldío, que vendieron algunos de sus huesos a un brujo practicante de artes oscuras… y un ETCÉTERA gigantesco.

Sin embargo, esa noticia puede que ni siquiera sea tan novedosa… y, posiblemente a pocos asuste.

En esta singular región del país más terrorífico de América ocurren cientos de asesinatos de mujeres al año; cientos, y, la policía poco ha hecho –si es que algo hubiese hecho-. Así que capturar finalmente a una pareja que participó en solamente veinte muertes no viene a significar nada de peso para la inflado y mortal estadístico; nada. De hecho, la mediatización de esta noticia puede afectar el interés por atrapar a las decenas de otros criminales que, solos, en pareja, en pandilla, en organizaciones o en el mismo Estado mexicano se dediquen a este diabólico acto. Una exaltación mediática para este par de caníbales se está llevando todas las atenciones, atenciones que ahora sí existen, pero que -siendo honestos- antes a nadie en el estado de México, a nadie, le importaba, porque este estado mexicano es propiedad del PRI y su clan de empresarios que nunca se han preocupado por ofrecer bienestar a sus votantes comprados.

Que quede claro que a estos asesinos antropófagos los atraparon por mero accidente; sin investigación de por medio, como suele suceder en México; pura chiripa.

Ahora bien, en uno de mis últimas publicaciones (antes de otro de mis comunes recesos que desde hace años me tomo sin decir nada) me referí a una película –increíblemente mexicana contextualizada en la ciudad de México, y, por qué no; en el mismo Ecatepec-: Somos lo que hay. En este post, hice la siguiente reflexión:

La película me pareció una crítica sociológica tremenda, aunque bien ingenua. Asuntos que trata son de lo más común en mi país, aunque haya quienes se indignasen. Hay escenas de sangre, que no me conmovieron; este es un pinche país bien sangriento donde eso que sale no es nada, y cada día deviene menos. Pero sobre todo, el susto que tuve fue por reconocer que hay situaciones que pueden ser posibles en este rompecabezas dantesco que vive el país… ¿Algunos de los miles de desaparecidos son por causa de un canibalismo común callado por la inepta policía?

Y, este cuestionamiento, al parecer, ahora es más válido que nunca.

Goya

Saturno devorando a su hijo

Enrique Peña Nieto o la pesadilla de un gobierno mal habido

[Visto: 371 veces]

En México el mandato de un presidente dura seis años. Demasiado tiempo. Una exageración temporal en la que Peña Nieto, considerado el primer telepresidente del país, con todas las vergüenzas que esto conlleva (de imagen metrosexual, casado por interés con una actriz de Televisa) ha dejado al país en un nivel de lástima y de pena increíbles. Aunque él insista que “toda su extensa labor fue con el fin de dejar a México listo para crecer de manera exponencial y alcanzar niveles tan altos como los europeos”. Lo cierto es que nos ha dejado en niveles equiparables con los africanos y de algunos otros países como Haití, Honduras o Nicaragua.

Me atrevo a decir que todas las decisiones que tomó fueron totales imposiciones, a nadie nos preguntó sobre el derrotero a tomar; implementó leyes estructurales que llevarían al país a desarrollarse como nunca y dichas leyes fueron concebidas por su élite de gobierno, por cierto, funcionarios corruptos que tenían intereses personales por encima de la visión de Estado. A un poco más de un mes del esperadísimo fin de su mandato, sus reformas no trajeron ningún beneficio a la mayoría de los mexicanos; al contrario, tenemos que pagar mucho más por la gasolina, por cualquier servicio, y por otros aspectos en donde antes no sucedía esto. Esto mencionado es solo un aspecto de la negatividad de este ejercicio presidencial.

El crimen organizado creció todavía más, como plaga infernal por todo el país. No hay lugar donde no tenga presencia; no hay lugar donde haya crímenes cotidianos, que, hablando en números dan cifras de terror. ¿Quién dice que Caracas es realmente peligrosa? ¡Por favor! En Zamora, Michoacán hay un promedio de dos a tres muertes por día y, esta al ser una ciudad con apenas un cuarto de millón la pondría en un primer lugar… pero durante el sexenio de Peña “de las cosas malas no se hablaría… por decreto” …. Y si con todo y leyes se habla de las calamidades existentes imagínense. El Gobierno contra el crimen no actuó, pero qué tal contra los maestros cuando les impuso su reforma educativa; allí sí se mostró bravo.

Leyes peñanietistas brotaron como alfaguaras. Solo que ninguna era para beneficio de su población, sino de su élite política que viene a ser la misma élite empresarial e inclusive criminal; porque los políticos hacen leyes para apropiarse de aquello que deja dividendos. El sur de México de las playas caribeñas está privatizado; mexicano que quiera bañarse en esas aguas tiene que pagar. Los recursos acuíferos también ya entraron al mercado de oferta y demanda, justo cuando el fracking quiere invadir el país…. ¡ah, pero uno bien verde! ¡Mexican fracking que no contamina nada, nada nadita!

Cada ley que Peña promovía generaba cientos de agraviados, y esto nunca le importó… hasta cierto momento; el de las elecciones.

Su escándalo de su casa blanca (porque la casa siempre fue de él, porque él era quien beneficiaba a esas empresas contratistas que se la construyeron y se le vendieron a precio de súper amigos forever besties!) fue su primer gran escándalo; uno rosa, al que luego se le aunó uno rojo y allí dejó de ser “ese político joven y triunfador que llevaba a México al éxito”, y allí comenzó la espiral descendente hacia el fracaso estando acompañado de un equipo de funcionarios soberbios hasta la rabia (y ya no digo corruptos porque c’est déjà  dit).

Sus funcionarios dijeron que “no gobernaban para la gradería”. ¿A qué imbécil se le ocurre declarar esto? A Aurelio Nuño, afeminado hombrecito que aspiraba a mucho y terminó repudiado por su propio partido.

Pero bueno, yo no necesito catarsis para ponerme hablar de cada fracaso político de este presidente y de cada uno de sus funcionarios. Llegó el día de las elecciones y el mismo Nuño declaró: “Tenemos nuestras propias encuestas” pensando que arrasarían con todos los votos, porque se las aplicaron a sus abuelitas, primas y hermanas, y, este día (glorioso, por cierto) lograron el mayor ridículo histórico que se le recuerde al sempiterno PRI.

Faltan cuarenta días aproximadamente para que Peña se vaya, y está dejando a un país acabado, humillado y lastimado. Un país al que ahora le toca lidiar con los negocios sucios de un súper aeropuerto que nadie pidió, del crimen organizado metido en cada rincón, de desvíos inauditos de dinero de parte de los gobernadores de este con el total amparo de todo el Gobierno, de instituciones colapsadas por su corrupción interna, y, para colmo, con una crisis centroamericana que amenaza con afectar más al país.

Peña Nieto, serás recordado como lo peor en la Historia de México; simplemente lo peor, y yo no lo digo: lo decimos miles… seguramente millones.

Magnet and steel: Mis doscientas canciones (118)

[Visto: 483 veces]

¡Uyyy! En mi nuevo regreso a este blog que me hizo famoso por algunos años, veo que mi última publicación canciones fue algo más de tres años y cuatro meses. Lo importante es volver, ¡total!

Es el turno de Walter Egan, cuyo disco fue producido por el dueto frontpeople de Fleetwood Mac: Buckinham/Nicks… y, con esto, no queda NADA MÁS QUÉ AGREGAR…

Walter Egan

Álbum: Not shy

Año: 1977

País: USA (California made)

Género: Rock (soft, romantic, light)