Un pirata bien pirata

[Visto: 230 veces]

Hubo una vez un chico mexicano que se hizo famoso cuando no tenía nada para hacerlo. O al menos eso creí.

Pero resulta que mostrarse totalmente borracho y diciendo tonterías era algo que, en este país, sí puede llegar a tener mucha audiencia, pegue, hit… punch.

Devino una celebridad. Una fama ganada por excesos y vulgaridades. Justo lo que la juventud mexicana… esa, que ha crecido en la última década viendo la violencia social, rindiendo culto al crimen, consumiendo droga y cayendo en excesos para así poder tomar un espacio que el Estado mexicano no ha querido dar a sus ciudadanos. Un país de desigualdades enormes, donde la corrupción y la impunidad son el mensaje hegemónico; donde el máximo negocio personal que cualquier imbécil puede tener es alcanzar un cargo público… y allí está la riqueza para unos pocos en detrimento del bien general y del crecimiento de país.

Ha pasado apenas una década, y lo que se ve en este país asusta: feminicidios, asesinatos, robos, ajustes de cuentas disparados en forma exponencial, mientras tanto los servidores públicos mostrando un descaro inaudito en el robo a la misma Nación… un robo avalado desde la mismísima presidencia.

Pero volviendo al nivel terrenal, este pirata (en México significa también “alguien alocado, poco inteligente, necio, imprudente) tuvo su lapso de gloria siendo invitado (¡y soberbiamente pagado!) a discotecas a que diera “sus discursos” estando alcoholizado, que eran aplaudidos por otros igual de marginales que él, pero al menos que evitaron hacerse públicos. Toda una celebridad entre gente de vida extrema, efímero y sin trascendencia… En otros diez años, ¿qué nuevas celebridades habrá?

Puntuación: 5 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *