Archivo por meses: Julio 2016

¿A dónde va Nicaragua?

No cesan las malas noticias en los diarios alusivas a este país centroamericano.

Nicaragua, una nación pobre y muy poco desarrollada, es –quizá- el país que más he visitado y creo conocer algunos aspectos de su idiosincrasia y economía.

Decir que nunca tuve un problema viajando por esta nación sería mentir. Tuve un susto con unos militares cuando salía de Bluefields ya que yo (acostumbrado a no necesitarlo) viajaba sin mi pasaporte sino con mis documentos mexicanos, y, como en esa zona del Caribe el tráfico de cocaína es sumamente fuerte… y todos los extranjeros rubios que andan por allá van buscando ese asunto (jaja, sería exagerar) me abrieron mi maletita encontrando solamente equipo fotográfico… y la libré. En otra ocasión en Granada, sentí que dos tipos (con un outfit de drogadictos) intentaron arrancarme la cámara cuando pasaron en su motocicleta, y hasta ese día comprendí que esa bella ciudad se había convertido en un paraíso de drogas y de prostitución entre locales y turistas.

IMG_1906

Pero lo que más recuerdo de Nicaragua, han sido dos características tan peliculares: Primeramente, su fijación/obsesión/paranoia hacia Costa Rica, un país que según los nicas, está al pendiente de absolutamente todo lo que hacen: Un vecino que les quita todo lo mejor para ponerle el Made in Costa Rica (hasta dicen que los únicos atletas ticos que han hecho ruido eran nicas nacionalizados). Y en segundo lugar, ese gran sueño de tener un gran canal seco que compita y supere al panameño… al parecer, un viejo sueño nacional.

Del affaire Costa Rica ni qué hablar, pero del canal ya se cocinan otras problemáticas.

Resulta que, al parecer, sí se les va cumplir el dichoso sueño, y que no solo llevará a tener el mejor canal del mundo, sino además aeropuertos, puertos marítimos y lacustres así como sofisticadas zonas turísticas a lo largo del recorrido del canal por este país. Solo que dicho recorrido atraviesa sus dos lagos más emblemáticos y otros territorios que serían expropiados a precios ridículos (de por sí allá, todo es tan barato), y, el gran problema de cómo van a procesar los millones de metros cúbicos de tierra y lodo (y materia orgánica del fondo de los lagos) que serán movidos es un asunto que pareciera que “por decreto de gobierno” poco se habla.

IMG_1938

Daniel Ortega comprometió con un consorcio chino a Nicaragua por más de cien años. Tomando decisiones él solo y sin escuchar a nadie más, ni a su pueblo (quizá solo a los viejos sueños rancios de los viejos quienes se creyeron esa idea).

Ahora, cada día sé menos de Nicaragua, porque perdí amistades allá y porque cada vez que leo algo relacionado se habla únicamente de las arbitrariedades e injusticias que allá están ocurriendo… y en todas, Daniel Ortega toma un papel tiránico preponderante.

Porque si este tipo no se mantiene en el poder, todo el sueño transoceánico se le derrumbaría, y todos los millones en juego que darían los supuestos beneficio para el magnate chino y para él se desharían… y no queda más que comparar con “las grandes reformas de México”, cuyos únicos beneficiados han sido y serán la pandilla de los políticos corruptos encabezados por Peña Nieto.

IMG_1889 IMG_2328 - copia IMG_2412 - copia

La Purga 3 o el México de Peña Nieto

Con un muy posible efímero retorno, regreso a mi blog por razones inspiradas en algunos eventos. Comienzo con el primero:

Acabo de ver la última entrega de una película que tuvo suerte de volverse trilogía: La Purga (o también conocida como La noche de las bestias o La noche de la expiación). La primera entrega, desde que la vi me causó muy grata sorpresa (y no solamente por la bella Lena Headey actuando como protagonista), sino porque esa salvaje premisa de que en una sociedad distópica una vez por año durante doce horas todo tipo de crimen se vuelve permitido. Porque, precisamente cuando la vi, en el mismo lugar donde ahora vivo, me cuestioné si esa situación fuese realidad, ¿qué (me) pasaría?

purge3

Mi primera impresión fue que realmente nada, porque no convenía provocar eventos generadores de (más) rencores sociales y personales… pero, como en la película original ocurre, ¿qué tanta envidia o resentimiento manejamos real, sana o psicóticamente en nuestras vidas?

La verdad, estoy seguro que hay gente que me odia. Y, la verdad, no soy un alma inocente dispuesta a ser sacrificada así nomás, sin mostrar mis recursos de ataque y defensa… así que, si el permiso de las doce horas existiera, yo y varias personas de este barrio hubiéramos terminado nuestra existencia entre el jugo de nuestro propio cariño mutuo y bien correspondido. Cómico, ¿no?

purge33

Si darme cuenta hace un día, La Purga 3 (Año de elecciones) se me apareció en internet. Fue una grandísima sorpresa ya que su fecha de estreno en México no es aun. La bajé de inmediato, HD, en inglés y con subtítulos en mandarín (esto último es lo único que no puedo asegurar)… y la vi.

La mejor de las tres, sin duda, en mi opinión. La más violenta, sin la menor duda. Y la que me hizo compararla con México de manera intencional (de parte del director) y personal. Ojo: el resto de mi texto contiene spoilers.
He aquí mis reflexiones:

1.- “El mexicano” de la película (que efectivamente tiene toda la cara y fisonomía chichimeca aunque sea nacido en L.A. Ca) dice (¿o creí escuchar? Pero, la verdad, mi inglés es muy bueno) que en Juárez, la purga ocurre todos los días.

Es decir, que en México hay realidades donde no son únicamente doce horas por año donde cualquier crimen es permisible, legal, o no perseguido por las autoridades (que al parecer no existen en este país), sino siete por veinticuatro por 365. Asombroso, pero así es.

Juárez es el ejemplo más cliché, pero al parecer Torreón ha sido tierra de nadie desde hace unos diez años, Hermosillo, Culiacán, todo el estado de Guerrero, la tierra caliente de Michoacán, Ecatepec (Edomex), zonas de Oaxaca, colonias de la CdMx como Iztapalapa, Neza (Edomex), Tamaulipas… en fin, México tiene territorios cedidos al crimen organizado, donde el Estado no se mete porque, al parecer, negoció no meterse a cambio de la continuidad del gobierno priista… ejemplos, sobran.

2.- Las tipas negras que en un minisúper intentan hacer sus caprichos me parecen acertadas analogías de la epidemia de sociópatas que, como consecuencia de una nación que no tiene ni rumbo ni es capaz de ofrecer esperanza a su población, inundan al país.

Para ejemplos de esto hay que buscar en youtube a: Lord Ferrari, Lord Walmart, Lord Cachiporra, Lord Rolls Royce, Lady Profeco (muy cercana a EPN, por cierto) y varios más (de hecho, un chingo)… pero el más émico de todos un tipo llamado Miguel Sacal Smeke (cuyo apellido, obviamente, ni mexicano es).

3.- A lo largo de la purga, o noche de la expiación, el director ofrece una serie de imágenes pertubadoras de cómo las personas son capaces de agredir a sus prójimos. Cuando vi una escena donde sobre el capó de un auto van tres civiles amarrados, amordazados y sufrientes me vinieron en mente las exhibiciones cada vez más ritualizadas que el narco-crimen ofrece en México, ante la total indiferencia de las autoridades (¿o miento, Chinito Chong?).

4.- El personaje que justifica la historia nueva es una senadora que propone cambiar un régimen (decidido quién sabe por quién, no recuerdo ese dato) y que es, digamos, considerada una “populista” y, por lo tanto, todo el aparato de poder hará lo posible por frenarla. ¿Alguna coincidencia con lo que pasa en este país? Porque los que tienen el poder solo piensan en su continuidad (de negocios, de privilegios, de fuero constitucional).

5.- El mero villano de la película (al que le hallé mucha semejanza con EPN ofrece un discurso que hallé muy similar a los priistas que intentan mantenerse en el gobierno (para enriquecerse más que los de Emiratos Árabes y dejar al resto de la población igual o peor que la de Haití).

En fin, La Purga 3 me convenció… de que fue inspirada en la realidad mexicana, y por lo tanto, su mérito consiste en saber utilizar imágenes tan perturbadoras como estéticas, y no tanto la trama, que, insisto, para los mexicanos, es vil cotidianidad.

purge32