Archivo por meses: Febrero 2016

Ya le entendí a González Iñárritu (The grey)

Anoche vi The Grey (Un día para sobrevivir, Infierno blanco, no sé qué otra opción), uno de los referentes de la tan comentada nueva película de Alejandro González ya que también toca el tema de supervivencia, ataques de animales, ríos de agua helada y abismos de alturas.

Liam Neeson in The Grey

En efecto, aunque el contexto de las historias es muy diferente, convergen en los aspectos anteriores.

Entonces recordé todo el “misticismo grandilocuente” de Alejandro y sus productores; de filmar en locaciones reales, con luz natural, sometiendo a los actores a estrés máximo (y solo así se podría ganar un óscar), y por eso The grey me llamó la atención.

Todo se veía tan digital (los lobos, ¡los peores que he visto!), el accidente, los paisajes, la nieve cayendo (era evidente que bastaba hacer click a un botón para que esa nieve deviniera lluvia tibia tropical o el paisaje gélido ardiente desierto). Y peor aún, con un final abierto pero quedando claro que era uno trágico inspiracional.

The grey me pareció una peli totalmente olvidable. No creo que la recuerde en un año… pero no creo que El renacido la vea diez años después y me vuelva emocionar –como lo asegura su creador-.

In medio virtus, dice una máxima. Salvo por la fotografía con luz natural (y cámara con un súper sensor) me parece exagerado la postura pretenciosa de uno, y los recursos banalmente digitalizados del otro.

Liam Neeson de pronto, y a su edad, lo volvieron un absurdo héroe de acción (si bien fue Darkman y formó parte de la ridícula Fuerza Delta). Yo lo recuerdo en una obra maestra llamada Michael Collins, así como en La misión… eran otros tiempos. DiCaprio, por su parte, creo que sigue fiel a su talento.

leonardo-dicaprio-the-revenant

 

Un pueblo herido (y las autoridades mexicanas son cómplices)

Cuando ellos llegaron de ese estado del norte, nunca pensamos que serían malas personas. Los dejamos instalarse, vivir aquí, formar parte de nuestra comunidad.Con el tiempo, comenzaron a hacer cosas extrañas, hasta que este pueblo se convirtió en un infierno.
Un habitante

Pueblo X. Sin historia formalizada, ni tradiciones auténticas… como muchos pueblos de la región y de país. Con una sola característica a mencionar; sus “gloriosas” fiestas de inicio de año (como muchos otros pueblos las celebran).

Quince días de fiesta, de borracheras y de despilfarros. La razón de vivir de la comunidad se da solamente por dos semanas al año. Todos quieren escuchar a los grupos de música, encontrar nuevo romance, sentirse grandes a pesar de lo minúsculo e insignificante de su existencia.

Cabecera municipal, las comunidades aledañas también acuden por las noches porque quieren formar parte de las festividades.
Una noche, un grupo de jóvenes de otro pueblo, cercano pero tan distante (en ese poblado el poder fáctico es un grupo criminal rival al poder fáctico local).

La policía (¡Sí!, la policía municipal, la autoridad que forma parte del aparato estatal, de Gobierno, del país, de la nación, de la ciudadanía) arresta a los seis jóvenes bajo el cargo de “escándalo en vía pública” (pero, como dije antes; en esos días todo mundo quiere andar borracho y sacar su ignorancia). Los sube a su camioneta que ostenta el escudo de la policía, del municipio, de la nación… y se dirige a un lugar cercano.

Allá, los esperan los auténticos jefes; los criminales que gobiernan al Gobierno, los delincuentes que deciden el destino del país; la vida y la muerte. Reciben a los seis detenidos… y los matan (detalles desconozco, pero como es lo “normal”, seguro una larga sesión de tortura, desmembramientos filmados, alardes de psicópatas por parte de esas bestias). La policía regresa orgullosa al pueblo que sigue ebrio de necedad.

Una semana después, una de las leyes de Newton se cumple; la reacción es idéntica. Otros seis individuos mueren en circunstancias igual de macabras. Ahora, los otros fueron los que vinieron a cobrárselas.

Un desperdicio monstruoso de vidas inocentes. El encargado de la policía delincuencial fue removido a otro cargo: más discreto, en otra parte. Ningún cargo en su contra. Como todo funcionario de Gobierno: es inocente aunque se le demuestre lo contrario.
El pueblo que solo vive en enero ha quedado catatónico, quizá por el resto del año, hasta la nueva fiesta.

pueblo

Mientras tanto, el Presidente del país estrenando avión, viajando al Medio Oriente y anunciando impresionantes logros (en su beneficio personal).

Música digital: El futuro ya toca a la puerta

Cada cierto tiempo reviso en la web qué novedades hay de alguno de mis artistas/creadores predilectos. De algún director, de algún músico o de cierto escritor.

A veces, salen sorpresas. Novedades inesperadas cuando uno pensaba que la historia de alguien ya estaba cerrada.
Fue el caso de los discos de The Church, banda australiana digna de mi total admiración. Dos discos nuevos en su haber y yo desconociéndolos.

Uno de ellos, disponible en mi país a 750 pesos (como 36 dólares, más el envío)… el otro, ni siquiera posible.

Si algo existe, está en Amazon.com, así que fui y los busqué.

Su precio no me parecía caro, para mí que fui music shopper por muchos años… pero si le aunaba el envío, el tiempo de espera…. Además que ambos discos no podían venir en el mismo paquete, ¡uffff! ¡Una fortuna!

Bueno, pasé a mi Bahía pirata, patrona de los corsarios digitales… ¡y tampoco nada!

Una sensación de terror me invadió, y en mi búsqueda desesperada me encontré con algo lógico:
La banda The Church tiene su propio portal donde te vende la descarga, y, creo que no a mal precio… al menos, los doce dólares del envío me los ahorraba y en cuestión de minutos tendría el material listo para ser escuchado.

¿Cuál es el caso, en estos tiempos, de publicar objetos con costo de fabricación, de distribución y sujetos a regalías cuando el mismo artista puede ofertar sus productos y ahorrarse todos los intermediarios?

Ese es el futuro de los productos culturales. O la descarga por paga, o la piratería (gestionada por el crimen organizado) o la descarga “ilegal”… esa, que los gobiernos alineados al capitalismo brutal quieren aplicar.

Por supuesto que yo, con todo gusto, le daré algo de mi dinero a mis artistas: ¡mientras sepa que les llega a ellos!

Hallado con paciencia, descargué por ahora A psychedellic simpphony, que, la verdad no es un disco por el cual haya querido gastar cientos de mi devaluada moneda nacional. Pero creo, que el Deeper Further (que todavía no está disponible) se lo compre a estos australianos, para que tengan ingreso, y sigan creando música fantástica… pero dudo si esté disponible esa descarga en México, país seriamente entregado al pirataje.
Front

Y de pronto, ¿devine papista? Bergoglio en México

Lo admiré desde que fue escogido; por ser latinoamericano, ¡por ser argentino! ¡Y por ser jesuita!

Mis razones sobran, aunque no sean suficientes. Los jesuitas fueron determinantes en una época histórica de mi país (¡y de muchos otros!), Argentina es un país cuyo pensamiento y cultura admiro por varias razones (y no les reconozco esa supuesta arrogancia que dicen algunos que tienen). Por sus curiosas declaraciones que han levantado pequeños escándalos pero nadie se le ha atrevido a cuestionar. Pues sí, nunca en mi atea vida, había puesto atención en el representante de la Iglesia Católica.

Y, si alguien se pregunta, si soy ateo a pesar de ser orgulloso egresado de la Pontificia Universidad Católica del Perú: les digo que sí, sí se puede y sí se pudo. Mis respetos por esa universidad seguirán por siempre.

Su visita a México ha generado expectativas enormes, ¡y no por el catolicismo hipócrita y convenenciero de los mexicanos! Sino por el caos político, institucional y civil que se vive en este país. Un país de narcos, de crímenes atroces y de autoridades corrompidas que solapan todo. Un país donde una minoría de mega millonarios deciden sus intereses y se gastan enormes cantidades de dólares para que la televisión y demás medios legitimen estas decisiones dictatoriales. Porque somos un país cuya mayoría de la población ve telenovelas de una manera tan emocional que están al borde de la eyaculación admirando esas estupideces… y porque si juega la selección de fut la expectativa es monstruosa esperando una contundente victoria… contra un país cuyo ingreso per cápita no pasa los dos mil dólares por año…. Absurdo, ¿no?
Pero la palabra del Papa pesa. A pesar de los millones de Peña Nieto por aparentar un gobierno que no está en picada… una palabra de Jorge Mario lo puede poner a temblar.

¿Cuántas personas en México están urgidas de alivio, de paz y de justicia? MILLONES. Millones de rechazados por un sistema político de cofradías e intereses de unos cuantos que deciden el futuro de una nación ignorante y fanática. Por eso, y por más razones, en estos días de febrero, he leído más de Francisco de lo que pude haber leído de todos los demás Papas de la historia… y tengo la ingenua esperanza de que… algo cambie en este país tan herido.

Papa-Francisco