En el país de las desapariciones

[Visto: 230 veces]

Otros países tuvieron pesadillas de décadas generadas por gobiernos militares, otros por sus luchas paramilitares debido a la intervención de intereses extranjeros; pero creo, que en esas naciones y de alguna manera como consecuencia de esos terribles momentos, una vez terminados los periodos de terror la forma de pensar cambió, para bien.

En México, ahora… y desde hace ocho años se vive una realidad tan singular; desaparecen (y mueren) una considerable cantidad de personas día con día. Y de esto poco se informa (¡orden presidencial).

No, no estamos en guerra. Ni hay intereses de intervención. Lo cotidiano aquí es consecuencia de los gobiernos corruptos (partidos políticos, como el PAN y, sobre todo; el PRI) que empoderaron al crimen organizado. Con él “se arreglaron” para entregar territorios, para que devinieran la autoridad fáctica de dichas regiones a cambio de desconocidas ganancias económicas.

Cada día platicando con amigos de otras regiones el tema es igual; asesinados, levantados, desaparecidos. Peor aún; es tan intenso que ya vivimos dentro de esa dinámica, ya no es una historia escuchada, un “a mí me contaron”. El servicio forense está lleno de cuerpos que nadie reclama. Ayer mataron a un ciudadano X: padre de familia, obrero de tiempo completo, se le veía a diario con su familia… asesinado con saña. Antier encontraron a una joven mujer, desaparecida hace ocho meses; asesinada. Mañana veremos quién sigue. ¿Hay patrones en los crímenes o perfiles en las víctimas? Nadie sabe.

En la esquina de mi barrio hay dos jovencillos sentados en la sombra, con una moto al lado. Tienen tres días allí. Parecen convivir, platicar, y varios tipos del barrio pasan y los saludan. Cualquiera que tenga ojos y sepa ver entiende qué pasa. Ver y callar, y –dicen- no pasará nada. Pero nada pasa hasta que pasa.

¡Gracias presidentes corruptos de México!

De Rubén Blades, un tema relacionado, por una banda enorme….

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *