David Bowie, Glenn Frey y la epidemia de la muerte prematura

[Visto: 425 veces]

Hace poco, una antropóloga que trabaja en Harlem (¡hasta dónde se lee mi blog!) me preguntó si me había afectado la muerte de David Bowie. Justo, a principios de año había descargado una nueva antología de sus éxitos (de los cuales, muchos temas de su primera época siguen siendo perfectos) y su último disco Blackstar (lo escuché un par de veces encontrándolo de muy buena calidad; lo tengo para más adelante).

Bueno, la respuesta a la pregunta debe reflexionarse con calma. ¿Me afectó su muerte? No lloré ni me embriagué, pero me fui al trabajo escuchando Rareza espacial, El hombre que vendió al mundo, Vida en Marte y Hombre de las estrellas entre otras llegando al trabajo casi en lágrimas. Bowie fue un prodigio de los setentas; un artista mítico sin límites definibles… y murió con “apenas” 67 años.

Digamos, su muerte me fue inesperada pero no me afectó a un nivel estructural… días después se anuncia la muerte del Eagle Glenn Frey….

Y entra nuevamente la cuestión de edad.

Me puse a recordar mi historia con los Eagles… ese disco 45 rpm que traía de un lado Hotel California con toda su duración y, del otro lado, ¡El nuevo chico del pueblo! Pocas veces en mi vida pinché y pinché (eso de “reproducir” como sería la forma más aceptada en el español de mi país no me cuadra) tantas veces un pequeño acetato. 1977 fue el año en que conocí a estos temas gracias a este disco que me regalaron y esta banda ya tenía cuatro LP en su haber. Poco después, a la radio llegarían “Tristezas esta noche”, Ojos mentirosos, Tómalo con calma y Lo mejor de tu amor (entrecomillé la de tristezas porque su traducción no me sigue gustando) y comenzando la década ochentera, esta famosísima banda se desintegraría y sus músicos harían interesantes trabajos en solitarios.

“La verdad esos músicos casi no pegaron” me dijo un amigo. Pero recordé que él es diez años menor que yo. Pudo vivir la música en los ochentas y, el rock con matices folk y country se dio, mayoritariamente, en los setenta. Dos LP de Eagles llegaron a vender entre ellos casi 100 millones de copias, y eso que “casi no pegaron”.

Frey era el más reventado de los Eagles. Él fue el autor de la letra de Hotel California, uno de los textos más perturbadores que se hayan hecho hasta entonces y una de “las más letras más estudiadas” en la música… pero seriamente tocada por la poesía de William Blake (nada raro, los Héroes del Silencio hicieron lo mismo). Y, Felder y Henley se llevaron los créditos de la música… que es muy pero muy parecida a un tema de Jethro Tull… y con todo esto, la canción pegó como pocas en la historia.

Glenn Frey murió muy joven; 67 años. ¿Por qué los buenos se van antes? Es una cuestión que sigo preguntándome.

Glenn, vocalista de este tema eagle; uno de mis favoritos.

Escuchar sin prejuicio: de este tema de Jethro Tull salió la música de Hotel California.

Puntuación: 3.33 / Votos: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *