Archivo por meses: Julio 2015

El aberrante Mundo Jurásico

Había decidido no escribir más sobre cine… ni sobre más cosas (terminar una novela es tarea más que desalentadora) pero, acabo de ver una peli que había jurado no ver… aunque no pude con la tentación, navegué por La bahía pirata y zaz; en idioma original pero con subitítulos en coreano… aceptable definición, por cierto.

Los primeros cincuentaicinco minutos bastante entretenidos, a pesar de ser más de lo mismo, aun en mi pantalla LCD (ya algo pasada) y sin la absurda tecnología 3D pegué unos tres o cuatro brincos… nada mal, hasta entonces. Pero luego vino el resto.

Digo, es una película Hollywood y, no se le puede pedir INTELIGENCIA en su historia y detalles, sino perfección en sus gráficos digitales. Y eso es, sus imágenes son, simplemente, impecables. La historia, una estupidez.
Pero dejemos la historia de lado, porque sé que millones de personas estarían o estuvieron en el cine meándose de la emoción vacía de esta tontería. Solamente haré unas observaciones tipo comentario que molestarán a muchos aunque pocos me darán la razón:

1.- Mundo Jurásico, una superinversión ultramillonaria donde se tienen monstruos de 60 millones de dólares e instalaciones de trillones. ¿Quién pudo invertir tanto dinero en un proyecto destinado al caos –como en la primera parte, sin tener un matemático que lo asegurara-? ¡Un indio!

2.- Construir trenes de altura en la selva, tribunas a un lado de una fosa acuática que bajen automáticamente para ver la fosa rodeada de cristal ultra resistente… dios, ¡eso es tecnología y muuuuuuuuuucho dinero!

3.- Reptiles domesticados… ¡uy sí! ¿Por qué no? Peces reptíleos que brincan para comer sin necesidad de meter la comida al agua, ¿sentido del olfato ultra desarrollado o nomás están mirando a la superficie?

4.- ¿Por qué cuando los pterodáctilos salen –por primera vez en su vida- van búsqueda de comer humanos? Yo creo que ni siquiera saben qué es un humano para que en joda vayan al conglomerado.

5.- La chica dorada de la peli, ¡fantástica! Corriendo en tacones por la selva como atleta olímpica y, ¡sin soltar su celular! Capaz de entablar llamadas sin jadear ni tropezar entre las ramas y la maleza… ¡esa es una chica de verdad! ¡No chingaderas!

6.- El científico maloso y cínico que hizo los monstruos era chino, ¡tampoco era gringo! Pinches malos extranjeros tan ojéis y culéis, cero rubios made in the USA.

7.- El Mundo Jurásico está –supuestamente- en Costa Rica… y nunca vi a ningún tico como empleado, nadie hablando español, y todos los visitantes eran viles gringos con total ausencia de chinos, indios, japos, mexicanos, salvadoreños, brasileños, congoleses, vietnamitas o argentinos… ¿qué pedo con esto?

8.- Un dinosaurio nuevo, muy cool, hecho con genes de tuttifrutti… mero pretexto para revivir al T-rex y a los Velociraptores y hacer una batalla absurda entre ellos… con ayuda de la bestia marina… más mamadas no cabían en el guión… pero el público –seguramente- gritaba de la emoción.

9.- Al final, como siempre, el indio y el chino murieron, ¡pero los gringos no! Y el principio del caos comienza cuando los parientes estaban de visita, ni antes ni después, sino en ese preciso momento.

10.- Cuando el diplodocus muere y a la rubia se la sale una lágrima… ¡Jajajaja!

11.- El tipo nuevo en el Mundo se cae como de altura metros de altura y ni una torcedura saca, ¡qué poderoso!

12.- Total: Debo admitir que la vi toda, completa, que se me hizo súper pendeja pera la vi… y entiendo que la gente sin criterio (como 500 millones en el mundo) la alabarán como obra suprema del cine. Total, ya vendrá la segunda parte, como lo mismo que se hizo hace veinte años.

Recordar es vivir.

mj