Archivo por meses: Julio 2014

Justicia futbolística (Mundial 2014)

Acaba de terminar “la fiesta del fútbol” y me siento satisfecho. Solamente en España 1982 pude pasar tanto tiempo mirando partidos y disfrutando equipos, jugadores y sus jugadas. En este periodo las condiciones de horario y de trabajo me permitieron ver varios partidos que me interesaron (un par vía streaming del internet).

Por un momento me sentí emocionado por la escuadra de mi  país. Pero, como siempre (y este siempre no me refiero a la constante eliminación en los octavos) todo lo que gira en torno al equipo nacional (al que no me atrevo a llamarlo El Tri porque el marihuano de Alex Lora se puede molestar… aunque el mexicano no sea el único Tri en América siquiera) es inflado por las televisoras y le hacen creer a “la culta población mexicana” (teleadicta y con otras adicciones más hard) que tuvimos el mejor D.T., el mejor portero y el mejor delantero (aunque solo en el primer juego).

Desde el inicio de los juegos vi que “los dos favoritos de América” (¡Dios! ¿Debo entrecomillar todo?) no traían ni los talentos ni los esquemas para ser considerados tales. De Brasil poco voy hablar; ¡pobres! ¿Qué se puede esperar de un equipo que apostaba a Neymar como un auténtico crack? Jamás estará a la talla de Romario, Bebeto, Ronaldinho, Zico y muchos más.

Argentina tampoco mostró mucho. Sin embargo, su match final fue épico, peleado y muy entretenido (a eso se le llama irse con la frente en alto, no como la vedette de CR7 que rompió el único y absurdo récord de cambiar de peinado en cada uno de los tres juegos).

¿Qué le depara a ese jugador erróneamente considerado “el mejor”? Ese que todos los comentaristas decía que le tomaba dos segundos cambiar el rumbo de un partido. Se vino de España perdiendo todo pero ganando el mayor contrato del fútbol que yo pueda recordar. ¿Acaso apostó a volver como campeón del mundo y mejor jugador del Mundial y con eso justificar los mil euros que gana por cada diez minutos de vida (no me hagan mucho caso con esta estadística)?

Los mejores equipos no pudieron llegar más lejos por cuestiones de filosofía y religión en el fútbol; hasta que leí una serie de ensayos llamados Dios es redondo (Juan Villoro, 2007) pude pasar mi nivel de comprensión… ¡y en este Mundial la justicia se hizo!

20140713-diosredondo.jpg

Sigue leyendo

Miguel y los Mecánicos: Discos para manejar en carretera (2)

En el año de 1985, Mike Rutherford (guitarrista del que alguna vez fue tremendo grupo de rock progresivo, y luego poco a poco devinieron pop) se agrupó con unos músicos jóvenes y decidió lanzar su nuevo proyecto personal (ya llevaba dos) para interpretar canciones que, inclusive, estaban coescritas por los otros Genesis…

El resultado NO tuvo madres y, a casi treinta años de haber sido realizado este dico sigue siendo impecable.

20140712-mm.jpg

Ideal para manejar en día nublado.

Sigue leyendo

Por la belleza de Wynona (veinte años después)

Quizá los jóvenes de ahora no lleguen a entender cómo cambias las juventudes a través de la historia. Y ciertamente la historia camina cada día más deprisa.

Hace veinte años un melómano como yo viviendo en una ciudad de hace veinte años tenía dos opciones para “conseguir” música; comprarla (si es que en las todavía existentes cinco o seis discotiendas de la ciudad había los discos) o buscar a otro fan musical y que permitiera grabar las audiocintas.

20140704-caset.jpg

En esas condiciones, conocer a un discófilo que viniera de una gran ciudad, o que tuviera contactos, o mejor aún; que haya vivido un tiempo en los USA era lo máximo que le podía pasar a uno.

Yo veía algunos programas de televisión, en ellos se presentaban temas de discos exquisitos de cantantes impecables… pero, ¿de dónde o cómo iba yo a conseguir un disco dadas mis condiciones? Recuerdo mis viajes a Guadalajara o México y un disco importado costaba casi tres veces lo que uno nacional, ¡imposible!

Hace veinte años miraba un programa llamado Dominique (el nombre de una afamada conductora de FM en la ciudad de México) cuando presentó al músico Daniel Lanois (al que vagamente conocía por ser uno de los productores de U2) y un tema de su disco For the beauty of Wynona (1993)… y quedé fascinado por lo fino de su composición/intepretación, pero, nunca escuché ese disco… hasta hoy.

20140704-daniel-lanois---for-the-beauty-of-wynona---cd-album-490466.jpg

Es que anoche me puse a recordar estos eventos y en la bahía pirata sueca comencé a encontrarme con tantos deseos, caprichos y recuerdos.

No tuve que ir a Guadalajara, ni pagar cuatros veces (ni nada, de hecho) y algunos discos de Dave Stewart, de Santana y del mismo Lanois ya forman parte de mi acervo personal para escuchar yo solo conmigo mismo.

Sigue leyendo

In your dreams: Discos para manejar en carretera (1)

¡Jajaja! ¡Sí! Intentaré una nueva categoría, una nueva inquietud que, por ahora, me tiene muy concentrado.

Pero ya no pondré metas (creo que debo como ochenta canciones de la categoría anterior más reciente).

Pero entrando al asunto; ahora que por cuestiones de trabajo tuve que adquirir un vehículo, y que además suelo rodar las malogradas y muy maltratadas carreteras mexicanas por encima de las ciudades, estuve pensando en la necesidad de tener una road selection que difiera de la música que uno puede escuchar deteniéndose en los semáforos y gritándole a los drogadictos limpia parabrisas que no estén molestando.

En la ciudad valen mucho las canciones sueltas, jugo de hits, popurríes, the best of... y combinaciones bizarras que permitan lidiar con el tráfico y las imprudencias humanas de la mejor manera…. Pero en carretera es otra cosa; es el despegue, el ascenso, el crucero, el descenso, y el aterrizaje (¡y ya no fumo marihuana!).

Así que, aquí viene la primera propuesta:

La diva del rock, la ex de Su Majestad Lindsey, la ex frot-woman de los inolvidables Fleetwood Mac, la primadonna que ha vendido más discos que todos los grandes de México juntos y multiplicados por diez (bueno, allá no tienen tanta piratería). Y la bruja Stevie (bruja, sorcerer y warlock en el buen sentido) hizo mancuerna con el eurrítmico Dave Stewart y ¡oh! ¿sorpresa? Claro que no fue ninguna sorpresa que sacaran tremendo disco.

¡A manejar!

20140703-front.gif

Stevie Nicks (& Dave Stewart)

IN YOUR DREAMS

2011

Sigue leyendo

¡No te olvides de mi blog!

¡Ufffffffffffff! Después de un par de meses sin visitar siquiera mi propia página, anoche tuve la curiosidad por entrar y administrar comentarios…. ¡ohh, sorpresa! ¡Los había!

Algunos, como siempre, irrelevantes; otros, como algunas veces, curiosos e interesantes… y nunca falta el visitante indeseado, nefasto, negativo.

Así que después de aceptar a todos (menos uno) me volvieron a venir esas reflexiones de los últimos meses. Aquí las presento:

1.- ¡Mira que perdí tu teléfono!

Me dijo una persona a la que yo estimaba mucho. Había quedado alguna vez de llamarme para otra de nuestras deliciosas reuniones pero nunca más volvió su llamada. Justo esto ocurrió en un momento que atravesaba por un “evento mayor” (quizá exagero en el alcance de este término -ver mi blog de estrés docente-) y su llamada y reunión hubieran sido tan importantes para mí. Pero “perdió mi número” y con esto, nuestro contacto.

Digo, ¿es posible perder el “contacto” con alguien cuando pierdes su teléfono? ¿Con Facebook, Instagram, Twitter y más de algún correo electrónico? Y más aún, con un blog con mi nombre y que se encuentra en los primeros resultados de la primera búsqueda que se haga en internet.

Es más curioso ver cómo el tiempo afecta la distancia entre las personas, como en cuestión de meses o, máximo un año, a alguien se le quita el deseo de encontrarse con “un mejor amigo” o, por el contrario, renacen las intenciones de volver a ver a “algún personaje menor”.

Bueno, si perdiste mi número no te preocupes, porque si yo también perdí el tuyo “we are even”. Pero si perdiste tu número realmente, aquí sigue mi blog.

20140702-dsc_4835.jpg

2.- Mientras haya visitas, habrá efímeros y recurrentes retornos

¡Vaya que es curioso re-postear! Parece que hubiera olvidado el cómo… asunto menor, claro, porque el qué es lo más importante para un blogger.

Desde hace tiempo me propuse dirigir mis esfuerzos mentales a otro tipo de productos. En un mes tendré mi tercer (y quizá hasta cuarto libro) libro para publicar… y vienen todas las dificultades y sinsabores de esto; publicar. ¿Por qué publicar en un mundo donde ya nadie lee (libros)? ¿Cómo publicar cuando los recursos para esto son elevados y los apoyos tan selectivos?

Aunque finalmente, la satisfacción y sentimiento de logro de tener un texto “completo” (es decir, con todos los elementos  y recursos que pueda llevar un libro) es enorme.

Pero entre lapsos de ocio o de sequía intelectual en mi producción literaria seguiré con breves y no tan estériles retornos a este blog.

20140702-dsc_4837.jpg

3.- Cuando quieren volver los idos…

Reconozco que él era mi admirador (hablando en términos de mi blog) más ferviente del Perú. Lo afirmo porque comentaba mis posts y me buscó para amistad feisbuquera.

Claro que él (¡como yo!) tenía toda “una personalidad”. Peruano (y eso ya son grandes ligas), estudiante de psicología (club fiesta) y también estudiante de otra carrera donde -como en psicología- solo entran los que buscan un derrotero (league premier) y bueno, para sorpresas con eso bastaba.

Le reconozco que por cuestiones de edad me aportaba asuntos para mí ignorados (él fue quien me explicó que era un meme hace un par de años…. ¡y me recomendó Proyecto X!), reconozco que mis temas predilectos salían de su alcance (cuando me dijo que U2 tenía solamente dos o tres canciones buenas)… pero él ya me perdonó…. ¡y yo ni lo recordaba!

Pero el otro ido, un individuo que tiene su clóset lleno de monstruos y esqueletos; ¡que no me venga con mamadas!

Sigue leyendo