Serena: Mis doscientas canciones (116)

[Visto: 680 veces]

Hay nombres que tienen karma. Un músicos que tienen un nombre kármico y, cuya música, lleva al cielo.

Duncan… ¡vaya nombre! Digno de un perro mascota… o poderoso nombre de pila de alguien con recursos.

Pero, ¿Sheik? ¡PM! ¡La locura!

Compré el primer disco de Duncan Sheik en 1997, por un tema que retumbaba en mi cabeza: Barely breathing (Apenas respirando) y, todo el disco, que nunca me hizo pegar gritos o brincos de emoción, me metía en un trance muy pero muy peculiar… como pocos.

Lentamente fui entendiendo que ese disco era un discazo. Que Duncan era un compositor intérprete fuera de este mundo… Entonces escuché Serena….

El problema para mí es que veo que tiene más discos… ni los venden en mi pinche país, ni la bahía pirata los ofrece. Apenas puedo respirar…

 

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *