Archivo por meses: agosto 2013

Enajeados

[Visto: 364 veces]

¿Por qué cada vez más y más gente anda así? No sólo en los transportes sino en la calle misma. No escuchan a nadie, ni a nada; sus sentidos de alerta están desconectados, están inmersos en un estado de letargo… se han vuelto ciudadanos inútiles, imposible pedirles ayuda, ni siquiera les puedes pasar tus monedas para pagar la combi. Si alguien pide la parada un segundo después ellos también la piden (como miserable eco) porque los demás no tienen espacio en su mente. Los que andan como zombis por la calle podrían ser atropellados, o asaltados… un sonámbulo por la noche es más ágil y consciente que ellos en el día.

¿Patologías de las tendencias de celulares? Mmmmm, para mí es gente que no quiere relacionarse más en carne y voz.

20130812-enajeados.jpg

Sigue leyendo

Estado del corazón: Mis 200 canciones favoritas (101/200)

[Visto: 362 veces]

Pues volviendo a postear sobre música. Recuerdo hace 27 años (¡válgame dios!) cuando una compañera de mis cursos de inglés -que tomaba en una bella escuela colonial ubicada en el mismísimo centro de mi ciudad- me llegó con unos casetes de Rick Springfield (australian born) y, tan pronto lo reproduje en mi cuarto se escuchó ese Intro que precedía a tan magnífico tema…

Si bien el tema original es del grupo Mondo Rock (1980), su interpretación original –exitosa en Australia- necesitaba más punche rockero y fue precisamente lo Rick le aporta 5 años después.

http://www.youtube.com/watch?v=i2DKPPBhSqo

 

 

 

Tema: State of the heart

Artista: Rick Springfield

Año: 1985

Género: Rock pop

Origen: Australia

Sigue leyendo

Yo NO vendo mi Know-How

[Visto: 416 veces]

josezavala_rayos.jpg

Hace rato que no publico, si bien mi blog sigue teniendo un (muy discreto) número de visitantes. Esta herramienta de la Web 2.0, en mi parecer, ya dio lo que tenía que dar, pero si decido continuar con comentarios más light, menos pretenciosos, al menos este mi aporte seguirá vigente.

Metido en mis embrollos como consecuencia del inicio de mi aventura de publicación y, cuando discernía con un amigo sobre la obtención de registros de DDAA y de ISBN él recordó que tuvo un docente que su fuerte era eso, todo un experto, así que dijo me conseguiría su número para comunicarme con él.

Así fue, y le llamé al conocedor.

Por su “asesoría” en su bufete me cobraría 1 500 pesos (120 dólares) ya que allí era un lugar con más personas presentes, pero “por fuera”, digamos en un restorán, su costo bajaba a 500 pesos, y bueno, tremendo comienzo al decir que tenía “dos caras”. Insistió, la reunión sería en sábado, que es un día familiar así que me pedía le asegurar lo antes posible si nos reuniríamos asunto que me pareció de cierta presión pero yo no dame mi sí. Entonces, me dijo algo que me dejó perplejo:

“La asesoría consiste en que te diga si sí puedes obtener tus registros. El “cómo” no te lo puedo decir ya que en eso consiste mi trabajo.”

Justo cuatro meses antes, una docente que tuve que hubo iniciado con éxito su carrera editorial me había bosquejado ese codiciado cómo. Si bien no le puse mucha atención ya que primeramente necesitaba tener mis libros terminados… y ahora estoy en ese momento. Regresaré con ella para anotar sus indicaciones: ir al DF, visitar Indautor con dos copias de lo que publicaré, luego pasar a una oficina de registro con un libro prototipo hecho para los datos del número de hojas, contenido, tipo de papel y si quiero código de barras o no.

Y digo, por lo anterior no voy a pagar 1 500 pesos… y no tengo ningún inconveniente de viajar al DF y seguir investigando cómo se tramita. No voy alimentar a un experto en vivir de la pasividad de los otros. ¡No, señor!

Sigue leyendo