Archivo por meses: Octubre 2012

Vergüenza para ti, Juez Dredd: ¡La Redada!

Hace apenas unas semanas se estrenó en México la película “británica” Juez Dredd. Si bien nunca conocí el cómic ni tampoco tuve interés en ver la versión con Stallone (1995) por cuestiones de ocio, actualidad y una historia que me parecía prometedora (visuales, violencia, villanos extremadamente crueles) aunada la tecnología 3D pues fui a la sala de cine:

Un policía (juez y ejecutor) futurista tiene que entrar a un edificio de dos cientos pisos controlado por una vendedora de drogas (ojo, una mujer) que alentan la percepción humana para hacer sentir todo en cámara lenta (¡qué chido! ¿no?). La única ayuda que recibe el Juez será la de una aprendiz del oficio –que de hecho no pasó la prueba para ser “Juez”- pero como es una mutante que tiene poderes síquicos entre los dos lucharán contra toda la maldad criminal encerrada en semejante construcción haciendo uso de su coraje y las armas de destrucción que portan. ¡Ufffff!

Luego, ya en tiempo diferido chequé la información de dirección, producción y del chico Karl Urban donde al parecer la película era, de cierta forma, bien recibida. Y no voy a negar que la síquica me gustó como personaje y algunos detalles menores… pero no más.

Fui, la vi… y no me pareció que mi vida haya cambiado ni tantito. Pero, ¡bueno! Una tarde de cine es una tarde de cine.

Pues hace dos días compré un blu-ray llamado La Redada (2011) que ofrecía una premisa similar (aunque falsa porque no era comando de élite sino carne de cañón por el nudo de corrupción mismo de la historia); un edificio infernal, un comando de veinte policías de élite y un sanguinario villano. Y la película era indonesia… ¿qué es esto? ¡Nunca en mi vida recuerdo haber visto una película de tal país! Y claro que pensando esto los ingleses se la fulisaron descaradamente (vil remake)…

Descubrí entonces algo trascendental en mi vida: Hay vida después de Tony Jaa (Tailandia)… ¡y bastante!

http://www.youtube.com/watch?v=My02wp9fsho

¡I love you Iko Uwais!
Mi Twitter
Sigue leyendo