Vera Cruz, el western original de hace casi 60 años

[Visto: 1578 veces]

¡Guau! Tengo 46 años y desde niño pude ver muchas películas –algunas inolvidables- aunque muchas otras no. Pero por esta marca indeleble, me apasiona ver cine… sobre todo aquel que nunca pude ver.

Es como una espinita en mi alma y corazón. O quizá algo más grande, como una deuda de vida… como ese detalle a lograr para seguir vivo, creciendo.

Hace un mes apenas, pude por fin ver Los siete magníficos (1960, remake adaptado de Los siete samurai reconocida como una de las películas más grandes de todos los tiempos) y, bueno, fue ver a Kurosawa a color y en Cuernavaca, México. Nada mal, sobre todo cuando la película original me costó unos cuatro dólares. Y justo mirando el bonus material de este film salieron muchos asuntos en cuestión…

20111113--vera-cruz.jpg

Mucho control en la filmación sobre “eso que proyectaría” la película ya que Vera Cruz (1954) había dado una muy mala imagen de México y su historia… What the fuck???? Eso bastó para que esta película fuera mi obsesión.

Dirigida por Robert Aldrich (que en mi cuestionable sabiduría) es un activista gay y tremendamente misógino por la manera de representar magníficos personajes femeninos llenos de conflictos y rencor. Gary Cooper y Burt Lancaster (que de niño los llegué a ver en algunos films) eran los fetiches machorros de esta película… así que, primeramente la busqué en original (porque el cine original se ve mejor que el pirata, y no es anuncio) pero rebasaba mi rango de aceptación de 10 USD por película antigua. Amazon, también algo cara… así que el Utorrent me hizo el favor.

20111113-22dvd600.jpg

Unos mercenarios de la apenas extinta Guerra Civil USA, allá por 1866, bajan a México a venderse al mejor postor que, obviamente, resultó ser el Emperador Maximiliano (y los malos todos los juaristas)… ¡Listo! Eso bastó. Nunca pero nunca nunca había visto un guión donde un “monstruo” de la histeria de México y el súper santo casi Dios Benito Juárez (al menos su ejército de indios acelerados) fueran el rival… ¡La locura!

La “mexicana” Sarita Montiel mostrando lo peor de las mujeres y lo mejor de las mexicanas (unas interesadas en el dinero por encima de todo, jajaja) y una francesa igualita a la mexicanita: ¡Festín!

Los escenarios súper exóticos: magníficos clichés de iglesias semiderruidas en pueblos casi abandonados (daría mi alma por hallar ahora algo así, solitario y tomar mil fotos) y una ruta a caballo junto a la Pirámide del Sol (IMPRESIONANTE) enmarcan la historia de manera fascinante.

Según los que saben de cine (yo solo repito), este western crepuscular, o sea, de vaqueros ruines y dirigidos por intereses económicos (y no con ejes axiológicos virtuosos). Según pues, que de aquí Sergio Leone se inventó los arquetipos cinematográficos de la talla de El Bueno, el Malo y el Feo.

Conclusión: Creo que hace más de medio siglo, en mi país, la gente se dolía de cualquier cosa… ¡Jajajaja!

Recomendada por mí.

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *