Kalimán, el Profesor Zobek y Todd Green

[Visto: 2218 veces]

Cuando era niño hace varios años (ni siquiera recuerdo mi edad exacta en ese entonces) en los curiosos e ingenuos espacios de la televisión (una Televisa que apenas nacía y cuajaba) pude ver a un personaje que parecía la extraña personificación de un superhéroe de un cómic mexicano. ¡Sí! En México también hemos tenido héroes de las historietas semanales (Kalimán, el hombre increíble), y él -de quien hablaré- era El Increíble Profesor Zobek.

Kalimán, héroe del cómic Black&White hecho en México, con sus increíbles poderes mentales dominaba las provocativas portadas de esa revista que aparecía cada semana en el quiosco, y yo de niño las miraba y quedaba estupefacto. Tiempo después, un especie de émulo del lema “quien domina la mente domina todo” aparecía en la televisión en el único programa de variety que había en México, Siempre en Domingo (con el legendario, cuestionado, a veces sabio pero muchas veces ignrante Raúl Velasco). Zobek, era un atleta aventurero dedicado a la meditación que había llegado para realizar sorprendentes hazañas físicas de la resistencia humana… y yo en plena niñez, quedé tan sorprendido como cuando leía las internacionales y fantásticas aventuras de Kalimán.

20110825-kaliman.gif

Un domingo a eso de las siete (prime time en ese tiempo porque era aún asunto familiar tanto la hora como el día) Zobek tomó entre sus manos un directorio telefónico bien grueso y rip-rap; lo pudo cortar en dos. Otro día hizo como trescientas planchas (push ups) como si nada (creo que durante los comerciales se seguía transmitiendo su proeza para no dejar dudas. Y en cada caso, tanto el conductor Raúl Velasco como el Increíble Profesor Zobek insistían que el poder de la mente era determinante para logar esto.

Guau. Yo soñaba con llevar a dominar mi mente (para entonces dominar todo).

Un domingo, Zobek hizo una declaración; a la semana siguiente viajaría en un helicóptero y, sobre alguna parte de la ciudad, se arrojaría para caer de pie y sorprendernos más. Esto me dejo perplejo. La hazaña era en verdad la más grande jamás pensada (más sorprendente que Kalimán logrando eclipses de sol –bajo hipnosis sobre sus enemigos- o él mismo haciendo su truco favorito: el rictus mortis –bajar sus niveles vitales al ultra mínimo para que lo consideraran muerto por cierto lapso-).

Y llegó el Día D (o día Z o día K) y en verdad, al menos lo recuerdo, todo México esperaba por ese acto del brinco del helicóptero.

Unos minutos después, el radio y los noticieros de tv (que eran uno o dos en el país) difundieron la noticia que Zobek había muerto en su intento… y mi niñez sufrió una herida enorme que ni siquiera recordaba aún estaba latente. Por horas y días imaginaba la horrorosa escena de ver a Zobek caer por los aires para reventarse en alguna azotea (porque no imaginaba que chocara contra el pavimento o algún parque).

Nunca se vieron las escenas (eso creo) pero en mi mente quedaron talladas como si hubiera sido testigo presencial…

Hace unos días, en una exhibición aérea en los Estados Unidos (Michigan) un aeroacróbata llamado Todd Green vino a sacar los esqueletos de mi clóset…

Después de ver su accidente toda la noche soñé con él, y con Zobek. Me queda claro que tengo deudas pendientes con mi infancia… y quizá mi fobia a las alturas venga de este momento.

http://www.youtube.com/watch?v=wz8bKP-7IIA

Blog en defensa de la PUCP

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

Un pensamiento en “Kalimán, el Profesor Zobek y Todd Green

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *