He renunciado a mi FaceBook

[Visto: 696 veces]

Tengo 45 años. Desde los treinta compré mi primera computadora y contraté ese viejo servicio de internet vía teléfono y poco a poco me fui involucrando en ese “mundo virtual” con las relaciones que uno podía encontrar en la web.

Abrí mi primera cuenta FB hace unos tres años, y la cerré tiempo después. Pero este sitio fue, paulatinamente, dando tanto que hablar y se volvió tan famoso y popular que decidí darle y darme otra oportunidad. Quería formar parte de esa gigantesca comunidad global que tenía su FB.

Apenas dos meses más tarde, en mi cuenta alcancé los doscientos “amigos”, donde se incluían familiares, algún par de amistades verdaderas, pocos colegas de trabajo y, sobre todo, una gran mayoría de mis alumn@s.

Entonces, comencé a notar que:

Actualizar “mi estado” se volvió un discurso provocador e exhibicionista.

Mis amigos cercanos se alejaron físicamente y se “reforzaron” por la ventanita del chat.

Mis pocos familiares con quien mantengo contacto dejaron de telefonearme y me buscaban en el sitio o por los correos del FB.

Yo, por otra parte, comencé a husmear en las fotos de mis alumn@s, a vertir comentarios irónicos y vulgares…. y a dedicarle -cuando menos- un par de horas al día a este sitio sin tener una idea clara qué hacía.

Una tarde de ausencias llena de estímulos -y alejada de alcohol- reflexioné lo anterior…

Así que decidí firmemente volver a los cafés de mi ciudad taciturna. A contestar mi teléfono para escuchar cálidas voces. A reconquistar a mis amigos con charlas intelectuales de actualidad. A dejarme seducir con la banalidad de aquel que se quiera emborrachar conmigo. A mantener una sana distancia con colegas y alumn@s… y, todavía más-, a leer por horas y horas al día todos esos ensayos y novelas que he comprado en tantos y diferentes lugares.

Ahora te hablaré mirándote a los ojos, te llamaré por las noches y te buscaré en los portales.

Y si no me ves, espero que tú me busques… te lo voy agradecer tanto…

20110324-logofb.jpg

Puntuación: 0 / Votos: 0

2 pensamientos en “He renunciado a mi FaceBook

  1. Arturo

    Muy buena decisión eso de recobrar el espíritu natural que nos queda. Es muy cierto que el fbk mantiene a la gente en otro estado hasta irreconocible. La pregunta es ¿qué más nos deparará el futuro en la forma de comunicarnos?.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *