Archivo por meses: Julio 2010

La Clubiza Naquiza

Hace unos trece años, recién llegado a un ciudad conservadora y sin desafíos, tuve la ilusión de crear (dirigir y editar) una revista que –según yo- revolucionaría el lento pensamiento de la nueva ciudad donde viviría por muchos años (hasta la fecha). Así que buscando colaboradores y socios comencé a solicitar artículos para producir el primer fascículo, el cual nunca nació siquiera.

Un amigo de mi ciudad natal, Luis, me entregó un borrador de su colaboración. Un intento de artículo “crítico” llamado La Clubiza Naquiza en donde describía al grupo social que asistía al mismo Club donde él –gracias a la membresía de su padre- era beneficiario.

Con graciosísimas metáforas y oxímorones describía a los otros socios y beneficiarios de las mismas instalaciones deportivas y sociales. Expresiones como: >Bronceados color leche, gemidos evocadores del coito (¡en la clase de aerobics!) y exhibición de inmensos vientres que eclipsaban la diminutiva genitalia de sus compañeros de ducha.

Penosamente su colaboración nunca fue publicada, porque hubiera dado mucho qué decir. Aunque personas que NI conocían el tema me recriminaron por su mal gusto y, sobre todo, por atentar contra la dignidad de otros. Individuos, claro, que siempre se han regido por su doble e hipócrita cara moral. Además, el autor de dicho tema era Luis (socio del club) no yo; y él nunca mencionaba el lugar exacto.

Han pasado casi doce años de esto. Luis ahora paga religiosamente su periódica membresía y es uno de los socios más carismáticos del lugar. De hecho, sin darse cuenta, Luis ha devenido alguien más de algo que cuestionablemente le llamaría La Clubiza Naquiza.

Aclaro, NO pienso apoderarme del término acuñado por Luis para referirse ahora a su grupo de entrañables personas que en ningún momento niego pueden ser muy simpáticos y agradables. La Clubiza es una trade mark de mi amigo. El asunto que me llamó severamente la atención son una serie de características evidentes que exhiben estas personas (las cuales gozan de mi respeto). Cualidades que posiblemente ellos desconocen y que justo esto se vuelve el motivo de mi reflexión.

Le Club

El primer gran aspecto a considerar es justo la aceptación. No se trata de llegar y comprar una membresía o rentarla. Una “recomendación” será siempre justa y necesaria para poder llegar a ser parte de una comunidad, que al menos, tendrán en común ser socios.

Porque la gente de Le Club es La Gente. Se niegue o no, hay una homogenización socioeconómica (porque cultural NO). El Señor X debe ser licenciado, Mr. Y en cambio es doctor… o ingeniero… y trabaja para Fulano o para la Secretaría o el Ministerio. Todos en Le Club tienen un título, grado, historia o antecedente, que deviene público en ese espacio… y que de cierta forma, es admirado.

De hecho, se me hace hasta difícil que Mr. Narco esté como socio, a menos que desde hace más de una década –y antes de ser lo que es- haya sido de los fundadores.

Ya que alguien se vuelve socio nace, como consecuencia, el sentido de identidad y pertenencia. La carga ritual se acepta y debe hacerse siempre. Ir a Le Club es ir a regalar cien sonrisas y 3 decenas de saludos. Esos ritos son, precisamente, los que fortalecen más a esa gente. Con esos detalles simbólicos muchos de ellos se sentirán mejor (dentro de lo bien o mal que pueden sentirse) y eso es parte del valor en sí.

Exhibicionista clubero

No importa ser rechazado en su grupo laboral, en su barrio, por sus compañeros de oficio o profesión. En las bellas instalaciones de toda esa área sociodeportiva siempre habrá algo así como afecto y aprecio: Membership required (obviously!).

Pero bien, ¿qué tan real es Le Club como espacio deportivo pro-calidad-de-vida?

Sin duda alguna, el hijo de algunos de los títulos que allí convergen termina siendo un atleta de respeto. No así sus padres. Si bien muchos de ellos terminan hallando en sus prácticas deportivas ese Gran Sentido de Vida.

Una realidad clubera

Veteranos son evidente sobrepeso que, jamás fueron constantes siquiera pero que ahora, en su cercana tercera edad insisten cada fin de semana en querer poder tener “una serie de éxitos” que no son sino victorias entre sus sucintos juegos entre su mismo grupo. Nueva vez el sentido de identidad y homogenización se presenta… Y mi amigo Luis forma parte de ello.

Tenista de Le Club por José Zavala

Así que entre sus charlas etílicas post-breve-momento-acción mencionarán nombres de super atletas de nivel estratosfera de una manera tan natural como si fueran rivales de circuito.

Pero en la otra cara, alguien que padezca alguna obsesión de sobresalir y que tenga la mala fortuna de perder sus match con alguien considerado a menos… o que falle por estar en una mala racha anímica, física o emocional por otros factores… se sentirá morir.

En Le Club, las nostalgias se viven intensamente.

Vapor y alcohol: What a beautiful combination!

Entonces, considerando que es esa clase “madura, centrada y económicamente acomodada” el principal motor que mueve a Le Club, se pudiera afirmar que de todas esas instalaciones con las que cuenta ese Cielo en el Suburbio de la Ciudad son solamente el Bar y el Vapor (ruso, turco y sauna) donde realmente se desquita el costo de Ser.

Si bien el concepto Bar puede desviarse a las mismas mesas allí a disposición ya que siempre será más barato llevar las botellas de vodka, tequila o ron (que parecen ser las bebidas más sport… ya que el whiskey o el brandy No se prestan a la “rehidratación” de la misma manera).

Qué mejor socializador que el alcohol. Y más confianza para contar los pormenores de la vida de uno mismo con alguien con quien te bañas completamente desnudo no puede haber. Así que Le Club se afirma como un excelente espacio para compartir, y confiar.

El Peligro de la Divergencia

Sin embargo, parece que todos los Le Club Members padecen la tendencia a pensar de manera similar, eso los mantiene unidos.

Diferir en una discusión (salpicada de tragos de vodka) puede ser motivo de rechazo, más que de discordia. Y las argumentaciones lejos de ser fundamentadas, se basan en frases patéticas como “yo fui Fulano de Tal y te puedo decir que eso es así”. Listo. Porque cuestionar el antecedente individual sería el atentado moral más inmoral. Las normas de Le Club son implícitas, y a pesar de su carácter No Explícito, TODOS las conocen.

El leit motif sigue siendo entonces la Homogenización. Somos iguales aquí adentro, y que los de allá fuera, ¡que se los coma un pez!

Cuestionable resultará entonces la presencia de algún experto en temas no convencionales. Asuntos ajenos a una clase preocupada más bien por el bienestar familiar; la permanencia de algo llamado prestigio; la reafirmación de su grupo de conocidos-sociales. Así que a dejar de lado la intelectualidad, la especialidad incomprendida y los caprichos más freak que algún inadaptado pueda darse como lujo.

LC o Lc

Algo raro le ocurre a Luis quien por muchos años ha gozado las caricias que Le Club (LC) le ofrece. Pero fuera de este campo de influencia él se debilita.

He fades like a flower cuando se le aparece un reto diferente a las dimensiones que LC le garantiza; su locus de control (Lc) y poder está available only in LC.

¿Para qué viajar y aventurarse si hay un lugar completamente seguro en el mundo? Su mundo, precisamente. Fuera de este medio conocido por él por más de una decena de años lo vuelve alguien muy vulnerable.

¿Cuántos members club han devenido seres completamente rutinarios?

Calidad de Vida (CV)

Si bien, un paradigma de calidad de vida involucra un sinnúmero de variables, al menos, disponer de un espacio seguro, calmo, limpio y con áreas adecuadas para hacer deporte tiene una repercusión en la CV… pero no necesariamente garantiza que quien esté allí se entregue a las oportunidades para efectivamente mejorar su vida en aspectos de salud, ocio y relajación.

Postal de Le Club

Quizá haya muchos individuos exponiéndose demasiado por practicar deportes que ya no son prudentes y eviten recurrir a unos más adecuados. Quizá haya mucha pasión por experimentar la deshidratación del calor en los baños, aunada a la del alcohol.

A manera de cierre

Creo que el concepto de La Clubiza Naquiza que Luis acuñó hace más de una década NO tiene validez actual. Si bien, las percepciones que lo llevaron a eso seguro fueron una realidad en ese entonces. Le Club es ahora the Little Heaven que todo mundo necesita para sobrellevar una existencia más agradable. Bueno, al menos aquellos cuya dependencia a la aceptación y aprecio de parte de los otros es necesaria. Y esto no es ningún defecto.

Pero, si alguien No reúne los requerimientos sociales o económicos… o peor aún, si alguien no siente esa necesidad social de la compañía, o su locura no puede ser entendida por una masa cuya media intelectual es, precisamente media; Le Club pudiera ser L’Infer.

Pero pudiera ser que LC sea una empresa irresponsable. Enormes vientres sexagenarios (al menos lo parecen) se duchan con agua caliente por demasiados minutos. Demasiados. Este líquido sobrecalentado puede otorgarles un placer que, al menos sus endorfinas no pueden ya. Una caldera no para de mantener caliente toda el agua necesaria: piscina, baños y muchas regaderas ubicadas en varias partes. Cientos de duchazos por día.

Refrigeradores, ventiladores, pantallas, enfriadores de agua, estéreos. Me cuesta creer que el pago mensual sea tan bajo para una empresa que seguro afecta su entorno. Quizá haya casas cercanas que no lleguen a tener agua, pero a LC no le faltará. Además, no se ve una influyente campaña que invite a la moderación de los gastos; cuando se puede pagar la cuota, lo demás no se considera propiamente.

Bueno, Luis Bello, este artículo fue sobrepedido para ti… Espero sea lo que querías para conocerte más. Te saludo desde Huaraz, Áncash, Perú; acá terminé y subí el artículo. Sigue leyendo

Un día en la vida (cover): MIS 100 CANCIONES FAVORITAS DE TODOS LOS TIEMPOS (25/100)

Yo adoraba A day in the life con los Beatles cuando tenía entre ocho y doce años. Era un tema que me encantaba y me servía para hacer mis pininos en el inglés. Para mí era una satisfacción poder decir junto a la voz de Lennon “now they how many holes it takes to fill the Albert Hall”. Claro que también me hizo investigar qué era eso de Albert Hall y otros asuntos culturales inherentes al tema.

Pero tenía trece o catorce años cuando me regalaron un disco de War

20100713-loveallaround.jpg
La portada del disco, nada glamorosa, nada marketera, me llamó la atención.

Nunca había escuchado una fusión tan extraña, porque War era eso: funk, hipster, rock, tropical, jazz latin, soul, rythm & blues y reggae. Géneros bastante negros y latinos mientras yo, por contexto, me tragaba todo lo blanco que dominaba las radios y las discotiendas. Además, la misma banda era un verdadero anuncio de Benneton, pero en formato más raw.

Pues para mi sorpresa los temas me fueron gustando, ¡y rápido! No necesité de meses para poder aceptar esa nueva onda, apenas en dos semanas yo adoraba ese disco. Cuatro temas del lado A y solamente dos en el B.

En el lado oscuro del disco venía dos temas de otros: Ni más que Lennon/McCartney y ni menos que Richards/Jaggers. Pero fue el A day in the life el que me dejó sin qué pensar siquiera.

Un cover, dentro de mi concepto, es otra manera de hacer tuya una canción. Así, que cualquier objetivo de sonar semejante es una falta. Si se desea parecerse, ¿para qué hacer entonces ese tributo?

Sin más qué agregar, les dejo este tema beatle interpretado guerreramente:

Autor: Lennon/ McCartney
Disco: Love is All Around
Año: 1976 (aunque son grabaciones hechas a finales de los sesentas)
Origen: L.A. California
Géneros: funk, hipster, jazz latin, soul, rythm & blues
Sigue leyendo

El Pulpo Paul y la Maldición Oranje

En mi cocina cada noche sale una cucaracha que opta por dirigirse a las proximidades del lavaplatos o a andar sobre las parrillas de la estufa. La he observado algunas veces y me llama mucho la atención cómo se comporta y toda su parafernalia antes de decidir en dónde de esas dos opciones cenar mis desperdicios noche a noche, quizá eso me ha detenido de dispararle una generosa dosis de gas insecticida. De pronto, entre sus elecciones encontré una lógica bien curiosa: si comía cerca del lavaplatos la mañana siguiente amanecería lloviendo (estoy en rain season); si se iba a la estufa por su parte, un brillante sol me acompañaría todo el día. Descubrí que esa cucaracha tenía cierto poder de predicción –al menos- sobre asuntos con cierta importancia en mi vida.

Para que un evento exista, debe ser retomado por los mass media y hacerlo global. Así que esas bonitas y prácticas predicciones de “mi” cucaracha no han sido por lo mismo, un evento de importancia. No se dan en este mundo mediatiazado. Son asunto mío –porque yo la veo- y de ella… (¿o será él?). Si tuviera interés en que esto tuviera cierta relevancia local, pues tendría que anunciarlo vía Twitter cuando menos porque además su acierto predictivo es apenas unas horas antes del evento.

Creo absolutamente que en este Planeta deben haber miles de animales con esas virtudes (porque ya decir “poderes” es demasiado cinematográfico y trillado), y muchas de estas criaturas adivinas tienen dueños que saben bien de ellas… pero como no existen para Youtube o el Cable TV; no existen simplemente.

Paul, el pulpo, en cambio existe. Creo que después de Forlán debió haber ganado algún premio de oro, un molusco quizá, ya que logró por mucho más tiempo una expectativa que alguna de esas selecciones “escogidas” de fútbol no pudieron. Este molusco cefalópodo (lo leí en Wiki porque jamás había usado este término) fue capaz de ir prediciendo algunos resultados que mantenían a miles entusiasmados por su capacidad de acertar.

Bueno, salieron los críticos detractores escépticos a asegurar que eran los colores o cierto patrón bla bla bla. Yo en verdad creí que se equivocaría (que si bien ya lo ha hecho) en la final de este Mundial y sin creer siquiera que ese molusco que se comió debió haber sido el de la otra cajita. Miré la final esperando que Holanda ganara “la máxima ambición” de la Televisión y no tanto del deporte en sí.

Bastaron unos cuantos minutos de juego para cambiar de opinión y desear que el pulpito no se equivocara. Más que juego de futbol parecía una batalla de kung-fu shaolín y poco a poco fui viendo que los holandeses eran más sádicos asesinos tipo nazi que los mismos alemanes de hace más de medio siglo.

Así que quizá el arrogante DT dutch se equivocó al pensar que a patadas salvajes ganarían la final, o los holandeses estaban demasiado presionados y durmieron mal pero en ese mal juego en verdad sentí justa la predicción molusco.

Pero recuerdo también un juego de Holanda en el torneo mundial pasado. Justo contra Portugal, donde uno de los jugadores oranjes golpeó brutalmente el muslo de la máxima decepción del soccer, y esa vedette lusa tuvo que abandonar el juego con lágrimas en los ojos (lágrimas que nuevamente en este mundial secretó cuando España los anuló por completo).

Bueno, bien por Paul y bien por España (aunque realmente los habitantes de este país –salvo músicos, escritores y gente de cine- nunca me han agradado por cierto)… pero mejor que ya terminó “la fiesta televisiva” que pudo tener en suspenso a millones, y generando fortunas por efectos de propaganda y coductismo consumista.

Mañana por la noche tendré que rociar con letal insecticida a mi cucaracha adivinadora porque saldré de viaje unos días y… me da desconfianza dejarla sola.

20100712-788px-Octopus2.jpg
Fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/File:Octopus2.jpg

Sigue leyendo

Guarda tu amor: MIS 100 CANCIONES FAVORITAS DE TODOS LOS TIEMPOS (24/100)

Del séptimo álbum como Jefferson Starship (curiosa banda psicodélica que primero fue Jefferson Airplane, luego evolucionaron a algo más hard y finalmente se afresaron y borraron el Jefferson), un tema extraordinario. Si bien lo tuve en un LP importado (porque en México nunca salió la edición nacional) me costó mucho encontrarlo en la web. En este video el arreglo no luce tanto como en la grabación en estudio NO voy a decir lo mismo del espléndido requinto y la base rítmica al final…

¿Y el resto del disco? Bueno, cuando lo quise conseguir sólo lo había en edición japonesa a 24 bits… ¡imagina cómo está!

Vamos sal y gánate al mundo, pero no pierdas tu alma mientras lo hagas, tu verdad está cambiando cada día, pero tu corazón te dirá cuándo mientes. Bueno, estás huyendo, de mí ahora, corriendo como si tuvieras una carrera que ganar, y ahora me dices que lo nuestro terminó y es tiempo de comenzar de nuevo.

Guarda tu amor y tu ternura, no te pierdas en la amargura, guarda esos sueños que tenías cuando empezamos, haz lo que tengas que hacer, pero no olvides del amor que conocimos, no te olvides de tu amor sólo porque hemos terminado.

Tú dices que no puedes decir lo bueno de lo malo, la confusión jaló las riendas y apretó tu alma, piensas que todo esto va tener sentido, que tus logros te van a volver alguien completo, siguiente, la siguiente confusión huyendo de alguien que se parezca a mí… detente y mira dentro de ti y dime, dime a quién ves.

Acá el enlace al tema de estudio: ¡Disfruta!

Autor: J. Sears & P. Sears
Disco: Modern Times
Año: 1981
Origen: USA
Géneros: hard rock, arena rock (70’s)
Sigue leyendo

Epidemias de Gordura: ¿Estás loco?

• Me encontré con Benjamín y su gigantesco vientre. Me preguntó qué hacía para –al menos- no verme obeso. Mi respuesta lo sorprendió al extremo; “No como ni pan ni tortillas”… “¿¡Estás loco!?” Fue su expresión.

• Jairo trabaja donde yo. Desde hace un año le detectaron principios de diabetes, nada raro para la tremenda obesidad que siempre le he conocido. De hecho, su hijo que es estudiante de medicina inició una campaña para prevenir la obesidad juvenil. Ni Jairo ha dejado de beber sus tres o cuatro gaseosas por día (la mitad son, según, Diet) y siempre lo he visto comer más que generosamente. Por su parte, su hijo nunca integró a su propio padre en sus eventos orientadores de la calidad de vida; de hecho, me parece que este incipiente médico NO ve la obesidad de su propio padre.

• Alberto tiene quince años. Él es esbelto y fuerte de cuerpo. Es buen futbolista y estudiante. Pero en su familia, todos los miembros mayores que él (padre, madre, herman@s) tienen una figura demasiado “redonda”. Parece ser que será cosa que abandone su competitividad temporal de este deporte para seguir ese paradigma… el cual me atrevo de definir sociocultural antes que de salud y calidad de vida.

• Elvira, cuando les mostraba unas fotos de los balnearios de Nicaragua que visité en vacaciones, me preguntó que por qué todos allá estaban “desnutridos”. La verdad esos individuos, sobre todo los varones, tenían un cuerpo por demás atlético con un porcentaje de grasa sorprendentemente bajo… así me pude ver yo hace veinte años… nunca los llamaría desnutridos, pero Emilia vive en un contexto donde ese físico no es común y hasta resulta raro.

• Voy a la bodega de la esquina por un garrafón de veinte litros de agua. Salvo dos o tres cosas todo lo que allí se vende es comida chatarra de poderosas empresas mexicanas que mueven un respetable capital en ventas.

• Salgo a la calle y en verdad l@s obes@s abundan. Cuando paso por la plaza del pueblo miro a una mujer con un vientre desproporcionadamente enorme, ella sin complejo contempla su reflejo en un vidrio… y entra a la paletería a pedir un cono de helado.

• México es el país que más gaseosas consume. Pero y por lo tanto es el que más botellas bota a la basura; casi no hay reciclaje: mares y ríos pagan por el negocio de la Coca Cola Company.

• El Negrito Bimbo solía ser uno de mis dulces favoritos. Hace una semana leí del poderoso efecto casi adictivo del azúcar en el organismo. El Negrito Bimbo tiene cantidades elevadas de azúcar industrializada. Es un bocadillo común y hasta recomendado en las escuelas (por el mismo Bimbo claro, y autorizado en las escuelas al menos por los directivos). Bimbo es mexicana.

20100703-negrito.jpg
¡Ahhh qué rico pastelito!

• Hace quince años las unidades deportivas y los gimnasios estaban llenos. Había que buscar la hora o el local menos concurrido. Ahora no. Parece que todos andan bebiendo cocas y comiendo tortillas mientras andan con su celular, i-pods o sus laptops.

Pero en Nicaragua están desnutridos…. ¿Estás loco?

20100703-chicho.jpg

Mi “desnutrido” amigo nicaragüense Franciso, que es tan alto como yo pero pesa veinte kilos menos… ¿Estoy gordo?
Sigue leyendo

Un nuevo chico en el pueblo: MIS 100 CANCIONES FAVORITAS DE TODOS LOS TIEMPOS (23/100)

Hay charla en la calle suena tan familiar, grandes expectativas todo mundo te mira, la gente con la que te encuentras todos parecen conocer, aún tus viejos amigos te tratan como alguien nuevo. Johnny vino recientemente, el nuevo chico del pueblo, todo mundo te quiere, así que no los decepciones. Tú miras en sus ojos cómo la música comienza a tocar, románticos perdidos, aquí vamos de nuevo, pero después de un rato tú estás mirando la otra forma, son esos corazones incansables que nunca se corrigen pues. Johnny vino recientemente, el nuevo chico del pueblo, ¿ella te seguirá amando a pesar que no estabas? Hay tantas cosas que debiste haberle dicho y noche tras noche te mueres por abrazarla, sólo abrázala, lágrimas en tu hombro. Hay charla en la calle y está allí para recordarte que no importa en qué lado estés, y aunque te vas alejando hablan a tu espalda, y no van a olvidarte hasta que alguien nuevo llegue en tu lugar. ¿Dónde estuviste? Hay un nuevo chico en el pueblo, todos lo quieren, ¿o no? Él la está abrazando y tú sigues por allí (Oh, dios), hay un nuevo chico en el pueblo, sólo otro nuevo chico en el pueblo… Todo mundo habla del nuevo chico… Yo no quiero escucharlo… Uuuuhhhhhhhhhhhhh.

Este tema llegó a mis manos en 1977, siendo el B-side del hiperfamoso Hotel California. Tremendo acetato de 45 rpp (revoluciones por minuto para aquellos que no conocieron ese formato de audio ahora casi extinto) el cual no me cansaba de tocar y tocar ambos lados una y otra vez.

Pero fue el lado B el que poco a poco me fue gustando más; una balada rock con tintes country que terminaba llevándome a suspirar con una letra tan simple como simpática. Yo creo que los Eagles, magnífica banda de excelentes músicos y compositores, se apoyaron de lo country en su inspiración, contexto y look más que en el mismo sonido de su música.

Así que no hay que olvidar los discos de este grupo angelino que tuvo su gloria a finales de los setentas y, que de allí, salieron grandes solistas que siguieron dando qué hablar diez y hasta veinte años después.

Autor: Henley, Frey y Souther
Disco: Hotel California
Año: 1976
Origen: USA
Géneros: rock sententas, country

20100702-Eagles-band-1973.jpg

Alineación original.

Curiosidades del crew en este tema:

Glenn Frey: guitarra y voz principal
Don Henley: batería, percusión y coros
Don Felder: guitarra líder
Joe Walsh: órgano, piano eléctrico
Randy Meisner: Guitarrón mexicano, coros
Sigue leyendo

La teoría del Gol Desmotivador (México es de Televisa)

Hay tres cosas que me tienen asqueado en estos días… bueno, son muchas más pero sólo deseo hablar en este artículo de cuatro: La siempre constante manipulación de la T.V. en la idiota población mexicana (me refiero a “la consumidora constante” de ella… digamos, un 90%); el incremento de una corriente fanática (ocasionada en parte por el Mundial); el aumento de la frustración nacional y cómo vemos lo solamente lo que queremos o sabemos ver… Creo que soy demasiado ambicioso, pero aquí voy…

En toda la historia de los Mundiales (vaya espectáculo generador de tantas situaciones y ciertas veces negativas) ha habido situaciones polémicas. Cualquiera las conoce, porque si no las vieron en directo las han visto en los “especiales” de la misma televisión. O sea, la polémica siempre ha existido.

La polémica de la polémica es que sólo es polémica cuando nos afecta nuestras expectativas, porque no puedo decir siquiera que intereses. Así que cuando la Mano de Dios se hizo presente –a mí- me pareció fascinante que haya sido contra los abuelos de Harry Potter, pero algunos años después, cuando se le marcó un penal a favor de Alemania en plena final contra Argentina grité de rabia e impotencia.

Cuando hace unos días México le metió un gol a Francia en evidente fuera de lugar me pareció de lo más insignificante y ni grité el gol porque ambas selecciones me generaban antipatía… ¡Ahhhhh! Pero en este país ese fue un “golazo” histórico…. Total. Cada quien ve lo que quiere (o le hacen creer).

Querellas sudacas

Rara vez veo el fútbol (porque en realidad no veo t.v.) ni cuenta me había dado que muchos mexicanos tuvieran tanto “pique” contra los argentinos. Debiera decir que muchos fanáticos y salvajes hinchas del fut mexicano le tienen querella y guerra cantada con ciertos hinchas de Argentina… Sí, así debe ser. Porque los galanes argentinos rifan en la basura de Televisa, porque los modelos de zapatos de catálogo son William Levy y otro que ni su nombre conozco… esto en un nivel, digamos, idiota.

En otro nivel más d-e-e-p pues la literatura argentina siempre ha sido venerada por acá. La música de este país siempre ha sido alucinante y revolucionaria para el consumo musical mexicano. Porque uno de los personajes más originales de la política mexicana nació por allá en el Sur… y porque finalmente se llevaron al jugador de fut que iba al Bar con su narcobala de recuerdo en la cabeza a Buenos Aires… ¡Uppss! ¿Argentina es más que fútbol pero todo vuelve al fútbol?

Cuando anduve de vago por ese país Ni siquiera me pasó ir a algún estadio… y lo que más recuerdo de por allá fue el Fernet Branca… (poor me!).

¿Y ese gol?

Bueno, si el gol que México le metió a Francia NO fue fuera de lugar fue por dos razones: Porque Televisa dijo que NO lo era y porque el árbitro lo dio por bueno¿O debo decirlo al revés?

Entonces, si Argentina sí pudo meterle el primer gol a México (ya que los jugadores mexicanos creen que llegando –y no anotando- se gana), ¿por qué se insiste tanto que fue Off-side? ¿Por qué no se acepta como gol y se deja el rencor y la polémica?

Yo no recuerdo argentinos que sigan llorando el penal contra Alemania en plena final…

Pero Televisa es de México… ¿o debo decirlo al revés?

Bueno, hasta un funcionario de gobierno salió involucrado en peleas contra los sudamericanos en pleno palco sudafricano… un funcionario de Turismo insultando y despreciando a ciudadanos argentinos… ¡Qué bueno que no era del Ejército!

Entonces alguien me contó que por cosas de la Copa América y Libertadores en donde México ha luchado “férreamente” contra los demonios de la Patagonia y que hasta ha eliminado a no sé quién. Por allí va la cosa entonces… ¿pero acaso estos no son asuntos menores? Aquella nación es Bicampeona Mundial, acá ni siquiera se ha llegado a los mejores ocho del orbe ni en las épocas de oro de la lontana nostalgia.

Pero, llegar a las peleas y a los rechazos, ¿no es patológico? Bueno, aunque creo que los mayores roces se dieron entre mis conacionales…

Bueno, resulta que dicen los fanáticos (esa mediocre especie ciega y acrítica que depende de Televisa) que México salió a dar el “campanazo”. Con toda su “potencia ofensiva” iba a destrozar a la Argentina, un equipo que según está lleno de falencias y para muestra bastaban las primeras jugadas de los primeros cinco minutos del juego….

En eso vino la maldición. Que ni cuenta se habían dado que era Off cuando la inoportuna pantalla gigante sacó la vil y descarada trampa en contra de la voluntad mexicana…

Y uno bien sabe que cuando uno ve semejante injusticia uno se desmotiva y ya nada puede salir… Por eso es que el defensa mexicano le entregó el balón al delantero argentino… eso es completamente entendible, por lo que pasó, la culpa fue del árbitro

Ok, listo, ya entiendo… ¿Entonces por qué no van y se pelean con el árbitro o los hinchas de su país? ¿Entonces el tercer gol de Argentina cómo pudo caer?

Y digo, bajo esa lógica estúpida en mi siguiente juego de ajedrez Por favor NO me comas piezas por que me vas a desmotivar y entonces perderé… No porque tú seas mejor sino porque YO soy Más pero me desmotivo y saco mi lado perdedor…. Aunado a todos mis fracasos personales, laborales y materiales pues te puedo declarar la guerra…

México Lindo y Querido… me das lástima que tengas televisión…y te la pases media vida enfrente de ella.

20100702-frustrado.jpg
Sigue leyendo